Conectarse

Recuperar mi contraseña





Últimos temas
» » Registro de PB
Vie Mayo 11, 2012 9:47 pm por Aaron J. Jones

» » Registro de Nombre y Apellido
Vie Mayo 11, 2012 9:47 pm por Aaron J. Jones

» » Registro de Grupo
Vie Mayo 11, 2012 9:37 pm por Aaron J. Jones

» » Registro de Voz
Vie Mayo 11, 2012 9:36 pm por Aaron J. Jones

» Una tarde normal siempre puede convertirse en una tarde señalada (Abraham) +18
Lun Feb 27, 2012 7:32 pm por Christine E. Willer

» Anuncio N°4: Primera Limpieza del Foro
Dom Feb 26, 2012 9:56 pm por Cameron L. Abrams

» Step-sister...I'm looking for you, now! {0/1}
Mar Feb 21, 2012 12:20 pm por Bambi S. Marsden

» Y PERRY? / BUSCANDO A NEMO! (1/3) {and more}
Mar Feb 21, 2012 12:07 pm por Bambi S. Marsden

» Conociendo...nos....[ Jack & Tom]
Lun Feb 20, 2012 4:29 pm por Tom McHale

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 25 el Lun Ene 23, 2012 3:46 pm.








Image and video hosting by TinyPic






Image and video hosting by TinyPicUniversité FourvièreLonelyHeartsClubFinite IncantatemImage and video hosting by TinyPicCzenE4.pngSecrets of hogwartsBSRol Anatomia de GreyWorlds Collide: The AftermathImage and video hosting by TinyPicLive Your DreamRXJ DarkRomanceImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicTeatro de los vampirosTwilight MoonNew York LivePhotobucketHogwarts Night RPGLa Galia del LirioInternado Convetry Foro RolPhotobucket This is my destinyRUN AWAY RPGSleeping BeauttyPanem GamesForo rol Life you think you hadAshley


Glee Second Generation por Jude D. Hudson & Kirsten St. James, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported


AGRADECEMOS A:
Glee Argentina
Google Images
Tumblr
Wiki Glee
A Thousand Fireflies

Pete Wentz y yo somos dinamita juntos {Charles}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pete Wentz y yo somos dinamita juntos {Charles}

Mensaje por Jeremie O. Evans el Mar Ene 24, 2012 2:24 pm

La sala de música del McKinley era su lugar preferido del instituto; y lo sería de la ciudad si no fuera por el fuerte de cosas chachis que se había montado en su casa. Sus posters, vinilos, discos, su amado Marvolo, libros y más libros, algún comic, figuritas, frikadas como el anillo de Salzar Slytherin edición especial o una figurita de Kurt… Pero en ambos sitios había una cosa en común: podía ser el mismo. Las clases habían terminado, y ya solo quedaban allí animadoras, deportistas practicando con sus compañeros y otros clubes. En realidad, en esos momentos ya no quedarían ni muchos de ellos. Era tarde y hasta el Glee Club se había ido ya; pero él se había quedado. Había traído a Marvolo, su bajo, para tocar algo y que todos lo conocieran y vieran; estaba orgulloso de él como si fuera un hijo. Y al irse todos, se le había antojado quedarse algo más para practicar. Había mirado con ojos golosos a la guitarra que tenían allí, pero no quería herir a Marv. Sí, también conocía los fundamentos de la guitarra; no era tan bueno, pero podía defenderse. Tenía el volumen bastante bajo, pero la tentación le venció y le dio más caña a los amplis. Ya estaba, uno de sus arranques por los que le llamaban “tiro al aire”. Las notas graves retumbaban por la clase y hasta algunas se paseaban por el pasillo pese a que la puerta estaba cerrada. Se había decantado por algo de Fall Out Boy, Dance Dance, pues el bajo le encantaba en todas sus canciones. Rock antiguo; la nueva música contenía cada vez menos bajo y batería. Todo era voy y guitarra. Y bueno, sonidos electrónicos; mezclas y remixes. Puaj.

Dam, dam, dam, daam. Da-dam. Dam, dam, dam, daam. Sus notas eran claras y certeras, adoraba esa canción y como el bajo la abría. Cada nota lo metía más en la canción, y hasta en el videoclip que había visto en la baja calidad de los ordenadores de hace décadas. Una sonrisa tonta se le puso en los labios y no pudo resistirlo. Abrió la boca y todo salió solo. —She says she's no good with words but I'm worse. Barely stuttered out "A joke of a romantic" or {just} stuck to my tongue—canturreó de pronto, en un torrente, como en la canción, como tan bien lo había hecho Patrik Stam. En su cabeza le acompañaban el resto de instrumentos, y además podía ver con él a los integrantes. Incluso al atractivo Pete delante suya dándole la aprobación, como si quisiera que se la dedicara a él. Casi podía ver una sonrisa picara en sus labios. En ese momento se arrepintió de haber dicho “she” como en la canción y no tomar las riendas y poner un “he”.—Weighed down with words too over-dramatic. Tonight it's "it can't get much worse" Vs. "no one should ever feel like..."—tomó aire unos segundos sabiendo lo que se le venía encima antes de emocionarse por completom dentro del videoclip con todo el instituto aclamándole y solo los ojos de Pete en la cabeza.—I'm two quarters and a heart down, and I don't want to forget how your voice sounds. These words are all I have so I'll write them so you need them just to get by…—esa parada del ritmo tan fuerte, esa respiración acelerada. La voz de Patrick se mezclaba con la suya propia, los dos la tenían aguda, él más que el cantante, pero quedaban bien acopladas. Su corazón iba a mil por hora, como si todo eso fuera verdad, como si estuviera en medio del video. Haciendo las gilipolleces y tonterías de ello, salvo que solo encima del escenario.

Dance, Dance! We're falling apart to half time. Dance, Dance! And these are the lives you'd love to lead. Dance, this is the way they'd love, if they knew how misery loved me…—acabó con una sonrisa socarrada en sus labios. Otra vez el bajo era lo que más sonaba. Se sentía azorado por todo, como si de verdad la fama le hubiera llegado de pronto. Estaba rojo, respiraba con algo de dificultad y no lograba dejar de sonreír. Todo continuó así, el segundo párrafo y el siguiente estribillo los cantó con la misma sonrisa tonta y socarrada, seguida, sin pararse a pensar un segundo.—Why don't you show me the little bit of spine You've been saving for his mattress, love…?—hasta imitó el corazón que Patrick dibujaba en el video. Y en ese momento, el Pete que lo miraba desde abajo enamorado e convirtió en un chico más joven y rubio, atractivo, pero no de la misma forma. Charles. Eso no le hizo parar, sino cantar con más intensidad. Su corazón estaba desbocado y la única manera de continuar y no explotar era seguir cantando. Le veía, allí abajo, con sus preciosos ojos, mirándole como si no hubiera nada más hermoso en el mundo… y eso le podía. Le superaba. Pero el final de la canción llegó, y conforme daba las últimas notas esa imagen iba desapareciendo, como un fundido en negro de las películas. Hasta que dejó de tocar el bajo y toda la realidad le cayó encima con una brutalidad extrema. No se atrevía a abrir los ojos, no quería; aun veía esos ojos y si abría los suyos propios eso se iría, y no quería… no.



Jeremie Oliver Evans
I'm not like them but I can pretend. The sun Is gone but I have a light. The day is done but I'm having fun. I think I'm dumb or maybe just happy. My heart is broke but I have some glue, help me inhale bend mend it with you.

¿Vamos ahí atras... y...?:

Jeremie O. Evans

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pete Wentz y yo somos dinamita juntos {Charles}

Mensaje por Charles M. Newman el Mar Ene 24, 2012 4:53 pm

Había muchas razones por las cuales Charlie adoraba el fútbol americano, una de ellas era sin duda que podía desquitar todas las presiones del día, desde tareas kilométricas, hasta simplemente desahogar sus problemas emocionales, todo sobre el descubrimiento de su sexualidad, que llevaba afrontando quizás más tiempo del que se había dado cuenta. Siempre pasaba por su mente, en ocasiones como una discusión acalorada consigo mismo, o en forma del rostro de uno de los miembros del "club de losers". Siempre podía usar toda la violencia que surgía de su desesperación y ser uno de los jugadores defensivos más efectivos, sacar volando a uno de sus compañeros y hacerlo aterrizar con rudeza sobre el pasto intensamente verde del campo. Además, sobre-exigiéndose como lo hacía, se aseguraba de no tener ninguna reacción sospechosa mientras se duchaba con sus compañeros.

Él no podía ser gay, era alto, masculino y fuerte, jugaba fútbol americano y no sentía ninguna clase de emoción en particular escuchando a Gloria Gaynor o Abba, ni siquiera le gustaba "How deep is your love" de los Bee Gees. Aunque dentro de sí mismo sabía que eso era una tontería, que la única cosa que tenían en común todos los gay, era que gustaban de su mismo sexo, pero eso venía implícito en la definición del concepto "Gay". En fin, que mientras pensaba en todo ello, alguien se había aprovechado para regresarle el favor y tlackearle sin motivo. El mundo desapareció por un par de segundos tras de sus parpados, sintiéndose atontado por el golpe, reanimado por el entrenador tiempo después.

Tras una visita obligada a la enfermería, para al menos conseguir un trapo con el cual limpiarse la nariz que había comenzado a sangrar abundantemente. Decidió regresar a casa así como estaba, con el uniforme, lleno de tierra y sudado. Pero algo le había guiado lejos de la salida de la escuela y hasta el auditorio de la misma. Una voz energética y el sonido del bajo lo habían hipnotizado, obligándolo a simplemente obedecer la voluntad de su curiosidad. Primero se quedó en la entrada, sin lograr ver del todo a quien cantaba, aunque no fuera necesario, Charlie conocía esa voz. Pronto avanzó con pasos silenciosos, deslizándose por el pasillo corto hasta finalmente verlo, justo cuando Jeremie trazó un corazón en el aire, haciéndolo sonreír involuntariamente.

Se quedó de pie, simplemente viéndolo actuar y disfrutando de la música, sin interrumpir en ningún momento. Siendo franco por un momento, Jer era apuesto, con la melena castaña y el cuerpo larguirucho. Sus dedos manejándose con naturalidad en las cuerdas del bajo. El color rojo resultado de la exaltación y del esfuerzo que se había posado en las mejillas pálidas y en el cuello, alcanzando parte del pecho. Deseó poder tocar un poco, aliviar el calor que seguro esa piel irradiaba, o simplemente alimentarla.

El casco golpeó uno de los asientos accidentalmente, logrando interrumpir el momentáneo silencio en el que se había sumido la sala después de la canción. Pronto los ojos de Charlie tuvieron que encontrarse con los de Jeremie. Carraspeando, incómodo, se limitó a bajar la pequeña toalla manchada de sangre, para luego asentir. -"Eres bueno"-comentó, inmediatamente encogiéndose de hombros como para restar importancia a su declaración. Se removió incomodo en su sitio, regresando la toalla a su nariz como si de un niño castigado se tratar. Negándose a afrontar la mirada clara del muchacho de preciosa voz. Carraspeó y tomó asiento en el primer lugar que encontró.

Generalmente habría aprovechado para darle un empujón o dirigirle alguna mirada amenazante, incluso alguna palabra hiriente, pero en ese momento estaban solos, y tenía la nariz sangrando, así que decidió que de momento, mientras ambos estuvieran a esa distancia prudente, no le haría nada. Sólo quería descansar un momento antes de marcharse y hacer como si nunca lo hubiese visto, como si esos minutos no los hubieran transcurrido juntos, como si el defensa de los Titans no hubiese decidido pasar un rato con un loser del Glee club.


Just call me Charlie.

Hey, I've been waiting for you:

Charles M. Newman

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pete Wentz y yo somos dinamita juntos {Charles}

Mensaje por Jeremie O. Evans el Jue Ene 26, 2012 1:51 pm

El golpe. Mínimo, apenas audible en su burbuja de fantasía a punto de explotar. Ese golpe de dos cosas de plástico chocando finalmente fue el “pof” que la destrozó. Abrió los ojos como aquellos domingos a las tres de la tarde después de una fiesta salvaje. Y entonces, nada más abrirlos, se quedó allí de pie, tenso como si le hubieran lanzado un Petrificus Totalus. Apenas podía jurar que el chico que tenía delante fuera de verdad. Al ver la toalla con la sangre brotando de su nariz no pudo evitar dar un tímido paso hacia delante, para volver a pararse un segundo después. ¿Qué pensaba hacer? Acercarse y curarle la herida como si de un guerrero herido y su princesa se tratase. Lo más probable sería entonces que el chico le empujara o alejara de él con un “no me toques, marica”. Pero en el momento en el que sus ojos se conectaron, notó esa chispa, como si la electricidad pudiera volar a través de ellos. Amaba esos ojos. Lo primero que había visto de él y de lo que se había enamorado; podría haber sido un gordo granudo, un chuloplaya, un rebelde con cresta punk… pero había sido un Titan con un cuerpo de ensueño y un atractivo más que visible. Sus palabras le dejaron en una especie de conmoción. ¿Bueno? Lo normal hubiera sido algo como “fracasado, ¿por qué torturáis gatitos aquí dentro?, oh, espera, ¿eso era tu voz?” o algo así, no sé, los jugadores eran bastante originales cuando querían. Pero un piropo, o bueno, algo amable no era lo que esperaba. Casi le hizo querer sonreír, sonreírle.

Pero era uno de los jugadores de football; allí tendría que haber gato encerrado. Dejó el bajo colgando de la banda, dejando que el peso descansara en el hombro y libreando las manos. Aun así, una aun se quedó acariciando el mástil. Sus ojos lo escrutaban en busca de alguna respuesta a qué hacía allí. Pensó en responderle un “gracias”, más por educación que por otra cosa. Pero su cabeza estaba llena de “Qué vergüenza, que vergüenza…”. No le gustaba cantar en solitario por algo. Bueno, en solitario sí, él SOLO sin nadie delante. No él SOLO con alguien delante. Detestaba su aguda voz. Y aun más, estaba muerto de vergüenza porque hubiera sido Charles quien le encontrara cantando emocionado una de FOB. Al menos el rojo del esfuerzo y la excitación disimulaban el rojo de la vergüenza. Observó cómo se sentaba y le negaba la mirada. Tenía curiosidad, mucha curiosidad por saber que leches hacía allí. Y aun más en saber quien coño le había hecho sangrar. Puede que el señor jugador no le tratara especialmente bien, pero Jer estaba coladito por él, y si midiera un palmo más de alto y espaldas, iría a romperle las piernas a quien hubiera destrozado su cara de esa manera. Luchaba con todas sus fuerzas por no acercarse a él, coger el pañuelo y ayudarle. Sería raro, se delataría a sí mismo frente a uno de los Titans. No muchos heteros se ponen a hacer ese tipo de cosas.

Finalmente suspiró y dejó el bajo en su soporte. Se arremangó las manos y se acercó a él.—Anda, sube la cabeza o te vas a desangrar.—comentó como si fuera un profesor viendo que sus alumnos no saben ni sumar. Movió las manos lo más lentamente posible para que viera que no era una “amenaza” y se pusiera nervioso. Le agarró la cabeza y la subió de manera que quedara mirando el techo totalmente. SI seguía con la cabeza baja, no dejaría de sangrar.—Y luego dicen que el deporte es sano…—comentó para sí mismo. Estaba temblando, lo sabía, pero solo las piernas. Y aun así apenas se podía notar. Estaba nervioso. Se sentía profundamente idiota. Soltó la cabeza del chico, esperando que la dejara así, mirando al poco interesante techo hasta que dejara de ser un grifo de sangre. No sabía que decir, pero no quería irse.—Eso que cantaba era Fall Out Boy, por si te interesa.—añadió asintiendo con la cabeza lentamente. La posición de los ojos del deportista le daba la posibilidad a él de comérselo con los ojos disimuladamente, y no la desperdició. Observó un poco de sangre en su mano y sacó con la otra un pañuelo del bolsillo para limpiársela. —¿Puedo preguntar cómo te los has hecho? ¿No lleváis casco o algo?—preguntó levemente interesado, era más para cerrar aquel silencio incomodo.



Jeremie Oliver Evans
I'm not like them but I can pretend. The sun Is gone but I have a light. The day is done but I'm having fun. I think I'm dumb or maybe just happy. My heart is broke but I have some glue, help me inhale bend mend it with you.

¿Vamos ahí atras... y...?:

Jeremie O. Evans

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pete Wentz y yo somos dinamita juntos {Charles}

Mensaje por Charles M. Newman el Jue Ene 26, 2012 3:44 pm

Por el rabillo del ojo logró ver como Jeremie daba un paso, para luego detenerse en seco como si de pronto sus piernas hubiesen decidido salvarle de cometer un error estúpido. Si bien en un primer momento el corazón de Charlie había saltado, amenazando con salirse por su garganta, se alegraba del mismo modo de que el otro chico hubiese decidido que la distancia era mejor al menos de momento. Así, además, le daba tiempo de admirar el cuerpo delgado del chico, su rostro perfecto aún sonrojado. Le gustaba verlo de lejos, y ahora que se había dado un encuentro fortuito, podía apreciarle mejor de cerca sin tener que cubrir el deseo de su mirada con algún acto violento o alguna palabra hiriente. Charlie deseó que simplemente volviera a cantar, el silencio le estaba martillando los oídos y la tensión era tal que se sentía que se podría cortar con un cuchillo.

Limitandose a sentir la mirada del otro chico en él, tratando de mantener la calma porque Jer tenía ese efecto en él, lo hacía enloquecer y Charlie no estaba acostumbrado a eso, mucho menos a saber que le gustaba, no podía manejar las cosas adecuadamente, lo que le obligaba a comportarse como un imbecil con la unica persona en ese colegio que realmente le importaba. De todos modos, incluso si sus sospechas eran ciertas y Jeremie resultaba ser gay, seguro él nunca se fijaría en alguien que le arroja granizados en la cara, lo empuja contra casilleros o tiene la maldita costumbre de tirarle los libros antes de entrar a alguna clase.

Se tensó cuando el otro chico depositó con cuidado el instrumento que momentos antes había estado tocando, en el soporte. ¿Qué estaba pensando? ¿Acaso ya iba a marcharse y a dejarle ahí solo? No era como si realmente debiera importarle, incluso si Charlie fuera él, ya se habría marchado, pensando que no iba a arriesgarse a ser víctima de otros abusos en un lugar que se suponía, estaba libre de estos. Charlie era el intruso en la sala que el club de Jeremie adoraba.

Su corazón comenzó a latir tan fuerte que por un momento se preguntó seriamente si Jer sería capaz de escucharlo. Sin encontrar su mirada con la otra, pronto fue forzado a levantar la cabeza, apenas llevandose un vestigio de los ojos del otro antes de encontrarse con el aburrido color uniforme del techo. Frunció el ceño ligeramente, deseando preguntarle quién demonios se creía que era, pero guardó silencio. No pudo menos que sonreír burlón por el comentario respecto al deporte -Es sano.-declaró, ahorrandose el decir que quizás demasiado rudo para quien temía romperse una uña.-Además, es divertido.-añadió, encogiéndose de hombros, quizás estar cerca de romperse la nariz no era divertido, pero correr y hacer pases, bloquear. Eso era divertido, le generaba una producción de adrenalina que lo hacía olvidarse de los problemas.

Una parte de sí mismo se sintió decepcionada cuando las manos de Jeremie abandonaron su cabeza, al menos aún podía sentir el calor que había dejado, y como el tacto había desacomodado su cabello suave. Sin embargo, se quedó con la mirada hacia el techo, aceptando la excusa para no mirarlo a los ojos, esperando no ahogarse en su propia sangre. Bufó en voz baja al escuchar de nuevo la voz de Jer, indicando el grupo del que procedía la canción.-Lo sé, quizás no estoy en el club de perdedores, pero sé de música.-bueno, había superado su racha máxima de no dirigir insultos a Jeremie, y al menos ese último había sido más bien indirecto. Cerró los ojos para relajarse, pensando que nunca había hablado tanto con el otro, además de sentirse algo impresionado porque no se sentía raro hablar con él, bueno, si bien algo le revoloteaba en el estómago, le echaba la culpa al hambre tras la práctica.

-Cuando me quité el casco para dar un respiro, un idiota me ha empujado por la espalda como si su vida hubiese dependido de eso. -respondió con sequedad. Vamos, que no le gustaba que Jeremie pensara que fácilmente lo lastimaban, o que era idiota y no sabía cómo cuidarse. No era una buena manera de mantener cualquier vestigio de admiración que pudiese tener, no era que pensara que eso era posible al menos de parte de Jeremie, y por supuesto, tampoco era como si Charlie quisiera que Jer lo apreciara o admirara. -¿Por qué estás aquí solo? Creí que ustedes sólo cantaban estando juntos.


Just call me Charlie.

Hey, I've been waiting for you:

Charles M. Newman

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pete Wentz y yo somos dinamita juntos {Charles}

Mensaje por Jeremie O. Evans el Vie Ene 27, 2012 12:55 pm

No contestó a lo del deporte. No valía la pena ponerse a discutir. El deporte no era sano, era estúpido y contraproducente. Admitía que el deporte era bueno también porque los ya de por sí agresivos deportistas descargaban algo de mala hostia allí, pero igualmente, el deporte no era sano. No, él lo había practicado y se había roto bastantes cosas por él. Por no decir la gente sumamente competitiva, que parecía no poder vivir son ganar, sin ser el mejor. Nunca había conseguido entenderlos. A él le gustaba mucho ver deportes de todo tipo en la TV, pero practicarlos… ah, no, de eso ya hacían unos años y estaba feliz por ello. Seguía manteniendo su talla simplemente controlando lo que comía y yendo andando a todos los sitios que pudiera. Deportes no; de contacto menos. Una partidita la billar o al futbolín y pa’casa. Y sinceramente, el billar no se le daba nada mal. En el futbolín no era tan bueno. Recordaba con cariño años pasados en el equipo de su colegio, incluso los amigos que allí había hecho. Pero en el instituto jugar al futbol era sinónimo de ser un depredador y un winner. No se arrepentía de no haberse apuntado. En el primer año podía haberlo hecho, y su estado físico entonces no había sido malo; pero había preferido el Glee Club y no se arrepentía lo más mínimo. El football americano era un deporte bastante estúpido; en cambio la música lo tenía todo. Aquel club era como su familia; una extensión de ella. Su tribu, por decirlo de algún modo. El Glee club era un poco de cordura en un mundo de locos; de autenticidad entre tantas apariencias; de sueños en medio de pesadillas.


Sus siguientes palabras le hicieron arrugar la frente, y hasta fruncir levemente el labio. Ya la había cagado, el rubio no había dicho ni tres frases y ya lo había dicho. No podía evitarlo, ¿verdad? Era un Titans y ellos no dejaban Gleek con cabeza.—Bueno, discúlpame. A mí y mis amigos perdedores.—contestó con tono molesto.—Pero pensé que FOB era algo antiguo para tus gustos. Una banda alternative de la primera década del dos mil. Hace casi cuarenta años. Pensé que eras más de tías semidesnudas, sin importar que dejeran realmente. Al menos eso aparentas.—finalizó encogiéndose de hombros. Aun estaba molesto. Tal vez se hubiera pasado un poco, pero no se arrepentía. Él había empezado. No eran perdedores; sino simples incomprendidos, como lo había sido Kurt Cobain en su época. O Oscar Wilde. Ambos ídolos suyos. Aunque, bueno, algo era algo. Conocía a FOB, una de sus bandas preferidas. Eso casi le hizo sonreír, pero recordó aquel “perdedores”. Estaba acostumbrado; en su cabeza no se podía llamar de otra manera a ellos, ¿no? Pero eso no le disculpaba. Al contrario; eso decía mucho de él. De aquel chico que le sacaba casi veinte centímetros de alto, y seguramente otros tantos de ancho. Jer se sentía minúsculo al lado de los Titans, especialmente de los defensas. De cualquiera de ellos que pudiera taparle el sol solo con ponerse delante. Se humedeció los labios rápidamente, nervioso. Y sin saber por qué se encontró mirando sus manos: tan grandes, misteriosamente sexys. Se las imaginaba recorriendo su cuerpo. Y eso le gustaba.

Escuchó como se había hecho lo de la nariz y bajó el tono de molestia. Una sonrisa entre critica y sarcástica se le formó en los labios.—Y yo que pensaba que todos erais amiguitos.—comentó con cierta malicia. Touché. Él se metía con sus amigos, y el señorito recibía una réplica igual. Pero entonces volvió a hablar y se sintió hasta mal. Era idiota, sin duda alguna, Jer era tonto perdido. Por unos momentos de amabilidad y se estaba deshaciendo. Pero, ¡era tan mono! Ojalá siempre fuera igual. Otro gallo hubiera cantado entonces.—Bueno, antes estábamos juntos. Se han ido, y me he quedado un rato yo solo.—se encogió de hombros de nuevo y se sentó en la silla de la lado a la del jugador. En otras ocasiones habría elegido una silla a más distancia, pero se decantó por justo la de su derecha, para que a su vez no le clavara el codo en la cara, pues con la otra mano parecía aguantar aun el pañuelo. Pero había dejado de ser un grifo para parecer más aun arroyo medio seco.—¿Puedo preguntar por qué estás tan simpático?—dijo por fin. La verdad es que era lo primero que se había pasado por su cabeza cuando simplemente había dicho aquel “eres bueno”. No tenía sentido. Habían hablado de un par de temas “superfluos” y era como aquellas típicas frases de cortesía entre los elfos y humanos, los reyes y sus allegados. Le recordaba al protocolo que siempre leía en los libros de fantasía épica. Ahora quería la verdad. No se fiaba ni un pelo; por muy a gusto que se sintiera con él en esos momentos.




Jeremie Oliver Evans
I'm not like them but I can pretend. The sun Is gone but I have a light. The day is done but I'm having fun. I think I'm dumb or maybe just happy. My heart is broke but I have some glue, help me inhale bend mend it with you.

¿Vamos ahí atras... y...?:

Jeremie O. Evans

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pete Wentz y yo somos dinamita juntos {Charles}

Mensaje por Charles M. Newman el Vie Ene 27, 2012 2:14 pm

No había sido necesario verlo para saber que había tocado un punto sensible, lo que no esperaba es que Jeremie se atreviera a responderle. Abrió los ojos y frunció el ceño, sintiendo que la sangre le hervía con cada palabra que recibía, pero controlándose. Si ese encuentro de palabras se hubiese dado en un lugar más público, seguramente le habría empujado y amenazado. Ahora, sin embargo, eso no estaba dentro de las cosas que deseaba hacer, estaban solos, se había sentido a gusto hablando con él, y no quería marcharse todavía, incluso si era peligroso. Ademas, Charlie sabía que esa agresividad la tenía bien merecida, aunque no sabía cómo sentirse respecto a la implicación de sus palabras. ¿Era bueno o era malo que Jeremie lo considerara hetero? Una parte de sí mismo se dijo que era excelente, otra estaba más bien decepcionada, pero quizás -él esperaba- eso fuera sólo porque el chico, al igual que todos en la escuela, se dejaban ir por las apariencias, o al menos eso pareció de acuerdo a sus palabras.

Bajó el brazo con ira contenida por el comentario que siguió a la explicación de porqué le sangraba la nariz. Se enderezó y miró con dureza a su acompañante. Desvió su mirada después, limpiándose la nariz con brusquedad, pero sin atentar con hacerla sangrar de nuevo. No iba a decirle que amigos los podía contar con una sola mano, y el único amigo que tenía en el equipo era Hudson, no quería hacerse pasar por alguien que merecía lástima, no lo era y no quería que Jeremie pensara de esa manera de él. Prefería que le mantuviera en la casilla de grandulón imbécil, que tenía por pasatiempo ver mujeres semidesnudas y golpear nerds y demás tipos de perdedores.

Le miró de nuevo cuando escuchó la pregunta, ahora más tranquilo y suspiró. -Éste es tu lugar.-respondió con un encogimiento de hombros.-No tendrías que cuidarte aquí también de que alguien te agreda, cuando es algo así como el hogar de tu club. Así como ustedes no van al campo, nosotros no deberíamos venir aquí a molestar. -respondió entre murmullos roncos, reticente a decirlo con toda claridad, pero seguro Jeremie podría entenderlo bien debido a su cercanía. Depositando la toalla sobre una de sus rodillas, miró hacia el piano, luego el bajo y la guitarra. Por ahí había algo que supuso era una trompeta o algo así. Una armónica sobre el piano.

Golpeteó sus dedos contra sus piernas con ritmo, recordando una canción bastante vieja. Si él había entrado al santuario de los chicos del Glee club, y había atrapado a uno de ellos cantando, suponía que estaría bien. Sin embargo, ya después tendría que advertirle que lo que había pasado ahí, ahí se quedaba. Para el resto del colegio y del mundo, ellos seguían siendo tan enemigos como siempre. Charlie seguiría arrojándolo contra casilleros, tirandole granizados del sabor que sabía que le gustaba.

Yesterdays, how quick they change
All lost and long gone now
It's hard to remember anything moving at the speed of sound
Moving with the speed of sound


Quizás sólo su madre y su hermano sabían que Charlie podía cantar, lo hacía bien aunque su voz no era algo extremadamente increíble. Sólo salía con libertad, como si tuviese una propia mente que se aprovechaba de esas escasas ocasiones en las que se le permitía salir. La canción era lenta, quizás incluso melancólica, pero era una de sus canciones favoritas de Pearl Jam, llamada Speed of sound. No se atrevía a mirar a Jeremie, no quería ver si estaba sorprendido, enfadado, asqueado o algo similar a eso. Simplemente se le había antojado cantar, si él se había escabullido para escuchar cómo cantaba, al menos así quedarían a mano.

And yet I'm still holdin' tight to this dream of distant light
in that somehow I'll survive
But this night has been a long one
Waiting on a sun that just don't come


Just call me Charlie.

Hey, I've been waiting for you:

Charles M. Newman

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pete Wentz y yo somos dinamita juntos {Charles}

Mensaje por Jeremie O. Evans el Lun Ene 30, 2012 4:25 pm

Sus palabras le pillaron bastante por sorpresa. Estaba siendo algo más que simpático: encantador. Y hasta sincero. Decidió que otro día sería el apropiado para las preguntas, pero lo que no se podía perder era que estuviera tan majo. No, con lo que le gustaba no podía permitirse desperdiciarlo o lo lamentaría el resto de su vida.—Si te puedo ser sincero, conseguís que no nos sintamos seguros nada más que en casa. Y si tienes una hermana hija de puta, ni eso.—contestó en un tono parecido al del jugador. Se acababa de sincerar de una manera que no había tenido planeada. Pero era también una buena oportunidad de hacerle ver que no estaba bien lo que hacían; ya que había podido llegar al chico “normal” que seguramente todos los jugadores tenían dentro. No quería fastidiarla o hacerle sentir culpable, solo que supieran lo que se sentía. Pero lo de su hermana sí que se le había escapado. Bueno, todos sabían que Caitlin era “La Zorra” por excelencia; y que además no se llevaba espacialmente bien con ninguno de sus hermanos: ni con Jer, ni con Dory. Pero ninguno podía suponer que se llevaban tan mal. Se encogió de hombros sin sopesar que él no estaba siguiendo los hilos de su conversación, pero poco le importaba. A lo mejor, ni lo había notado. Con suerte no lo habría hecho.

Cuando empezó a cantar lo primero que se le vino a la cabeza, fue sin duda que su voz le era perfecta: tan hermosa como él. Y además tenía aquel toque dulce que Jer siempre conseguía ver en sus ojos, pero en su expresión. Su voz a él le decía muchas cosas, pues esa era su especialidad: ver el alma de la gente por como cantaba. Tal vez debería de haberse planteado crear una discográfica. Por el momento, su futuro seguía siendo incierto. Lo segundo que notó de su canción, fue que sin duda la conocía. Pearl Jam. Otra banda que le gustaba mucho. Precursores del grunge como Nirvana, salvo que sin el mismo éxito mediático… seguramente porque no habían desaparecido tan rápido como habían llegado. Su mandíbula casi se desencaja al abrir la boca como un idiota. Estuvo tentado de gritarle de todo: desde lo bien que lo hacía, a lo imbécil que era por no estar en el Glee Club, a lo buen mentiroso que podía ser metiéndose con los Gleeks por algo a él parecía también gustarle… pero se calló porque no quería que parase de cantar. Tenía miedo, porque si en ese momento le miraba directo a los ojos vería mucho más de lo que él quería mostrarle. Porque si se fijaba en lo que su mirada significaba, se encontraría con un chorro a presión de amor arcoíris. Si ya le gustaba, al escucharle cantar -y además a Pearl Jam- se podría decir que empezaba a plantearse ponerle en un pedestal para poder adorarlo cuando le apeteciese; que sería casi todo el tiempo, por cierto. Tenía la boca seca, por lo que la cerró.

Su mente estaba tan confusa, que estuvo a dos segundos de lanzarse a besarlo. Gracias a Dios, o a lo que fuere, él seguía cantando y eso había engañado a su subconsciente de nuevo para que no le callara con sus labios. Pero en ese instante de duda su mitad racional había tomado de nuevo el control. También en sus ojos. Respiró hondo, y tragó. Observó un segundo a su bajo para terminar de tranquilizarse mientras el jugador terminaba su canción. Finalmente así lo hizo, y Jer sintió que odiaba el silencio por no poder competir con la hermosura de la voz de Charles. Si éramos sinceros, no tenía ni idea de qué decir. Tragó saliva de nuevo, a sabiendas de lo horrible que era que no te dijeran nada. Envidiaba su voz. Era perfecta: ni tan aguda como la suya, ni tan grave que le imposibilitara cantar algo más pop.—Tú sí que eres bueno.—comentó pro fin, aun algo atontado. Le habría gustado añadir algo más, pero aquel chico había metido una nube en su cabeza que le había dejado en un éxtasis parecido al de la verdadera droga. —¿Pearl Jam?—preguntó al segundo aun incrédulo. Una sonrisa medio estúpida se le cruzó pro los labios, estaba tan sorprendido como encantado. Soltó una pequeña carcajada que liberó bastante el tenso ambiente. Y entonces la risa se le fue sola. No se reía de el jugador, si no de sí mismo; y eso lo constataba el que no mirara a ningún sitio, sino más allá de él.—Solo te falta decirme que te pajeas escuchando Nirvana y lo sentiré por tu reputación, pero te convertirás en algo parecido a mi amigo.—comentó dándole una palmada en la espalda y volviendo a reír. No, realmente aun no había caído en lo que acababa de soltar. Bueno, ya caería el pobre Jer, por el momento estaba aun en su nube.



Jeremie Oliver Evans
I'm not like them but I can pretend. The sun Is gone but I have a light. The day is done but I'm having fun. I think I'm dumb or maybe just happy. My heart is broke but I have some glue, help me inhale bend mend it with you.

¿Vamos ahí atras... y...?:

Jeremie O. Evans

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pete Wentz y yo somos dinamita juntos {Charles}

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:58 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.