Conectarse

Recuperar mi contraseña





Últimos temas
» » Registro de PB
Vie Mayo 11, 2012 9:47 pm por Aaron J. Jones

» » Registro de Nombre y Apellido
Vie Mayo 11, 2012 9:47 pm por Aaron J. Jones

» » Registro de Grupo
Vie Mayo 11, 2012 9:37 pm por Aaron J. Jones

» » Registro de Voz
Vie Mayo 11, 2012 9:36 pm por Aaron J. Jones

» Una tarde normal siempre puede convertirse en una tarde señalada (Abraham) +18
Lun Feb 27, 2012 7:32 pm por Christine E. Willer

» Anuncio N°4: Primera Limpieza del Foro
Dom Feb 26, 2012 9:56 pm por Cameron L. Abrams

» Step-sister...I'm looking for you, now! {0/1}
Mar Feb 21, 2012 12:20 pm por Bambi S. Marsden

» Y PERRY? / BUSCANDO A NEMO! (1/3) {and more}
Mar Feb 21, 2012 12:07 pm por Bambi S. Marsden

» Conociendo...nos....[ Jack & Tom]
Lun Feb 20, 2012 4:29 pm por Tom McHale

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 25 el Lun Ene 23, 2012 3:46 pm.








Image and video hosting by TinyPic






Image and video hosting by TinyPicUniversité FourvièreLonelyHeartsClubFinite IncantatemImage and video hosting by TinyPicCzenE4.pngSecrets of hogwartsBSRol Anatomia de GreyWorlds Collide: The AftermathImage and video hosting by TinyPicLive Your DreamRXJ DarkRomanceImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicTeatro de los vampirosTwilight MoonNew York LivePhotobucketHogwarts Night RPGLa Galia del LirioInternado Convetry Foro RolPhotobucket This is my destinyRUN AWAY RPGSleeping BeauttyPanem GamesForo rol Life you think you hadAshley


Glee Second Generation por Jude D. Hudson & Kirsten St. James, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported


AGRADECEMOS A:
Glee Argentina
Google Images
Tumblr
Wiki Glee
A Thousand Fireflies

All sparks

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

All sparks

Mensaje por James R. Raymond el Sáb Ene 28, 2012 10:26 pm

Algo que nunca se habría esperado encontrar en Lima era tíos buenos. Vamos, que siempre que salía se encontraba a al menos un chico de buen ver. Eso no evitaba que extrañara mucho su ciudad natal y la ciudad de sus sueños, la extrañaba enormemente, pero tampoco era como si no pudiera disfrutar de los pocos placeres que un lugar como Lima diera ¿cierto? Por eso mismo se encontraba en uno de sus lugares de entretenimiento favoritos además del pequeño teatro más al centro. Los bolos eran al parecer una diversión común en todos los jóvenes y los de Ohio no eran la excepción, además, precisamente en esos días era atendido por un muchacho que le parecía increíblemente atractivo. Suponía que no por el hecho de que él sentía tal magnetismo hacia él no quería decir que el rubio sintiera lo mismo por él, sin embargo siempre podía arriesgarse un poco y además estudiarlo para ver si había una posibilidad, por mínima que fuera, de ser correspondido.

La semana había sido buena, de eso no se podía quejar, por lo que su humor era justo el adecuado para poder pasar un buen rato, además de que la caminata hacia el lugar había sido amena aunque la había hecho solo con un cigarrillo en los labios, para James de todos modos no había mejor compañía que esa, aunque intentaba no fumar demasiado para no destruir su voz o sus pulmones. Se guardó la colilla del cigarro dentro de una bolsa de la vieja chaqueta de cuero y se la ajustó antes de entrar. Ahora sus pasos lo llevaban directamente al chico de cara bonita y cuerpo de infarto. Le dedicó una sonrisa ligera antes de dar una vuelta alrededor aunque realmente no estaba viendo nada, sólo se esforzaba para parecer casual.

.-Parece que hoy los demás han preferido irse de fiesta, ¿cierto?-comentó por la falta de gente que había, la mayoría sentados y unos pocos tratando de tumbar todos los pinos. Se volvió para volver a ver al chico.-Pero eso está bien, ¿no? Así no tienes que sentirte presionado por atender a todos los clientes rápido. -indicó, aún sonriendo de lado, con esa sonrisita que siempre parecía seductora aunque natural.

Ahora lo que esperaba era que el chico no le considerara extraño por ponerse a conversar con él, la verdad era que había tenido intenciones de hacerlo desde la primera vez que había ido ahí con unos nuevos amigos y su hermano gemelo. -Aún tienen números grandes, ¿verdad?

James R. Raymond

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 28/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All sparks

Mensaje por Brandon P. Abrams el Dom Ene 29, 2012 7:42 am

Sábado por la tarde.Podía ser considerado como uno de los días perfectos de la semana, ya que es cuando la mayoría de los jóvenes salen de fiesta con sus amigos. Sin embargo, Brandon tenía que dedicar su tiempo durante los fines de semana a trabajar...no por obligación, más bien por convencimiento. Era un chico muy independiente de sus padres, y le gustaba ganar su propio dinero para comprarse sus cosas. Además, pensaba que ya tenía cierta edad como para andar pidiéndole dinero a sus padres cuando quería salir. Bastante habían hecho ya con criar durante esos dieciocho años tanto a él como a su mellizo, sin olvidar al pequeño Cameron que vino después. No le gustaba abusar de la confianza que le ofrecían las personas, así que, nada más pudo, buscó un trabajo. No estaba cualificado para realizar cosas en las que el sueldo fuera muy elevado, pero de todas formas lo que ganaba le bastaba para sus pequeños caprichos, que no eran muchos.

Observó detrás de la barra a la gente que entraba y salía del local. Tocaba un día tranquilo, pues no llegaban a ocuparse todos los canales como a veces sucedía. Su mirada se posó en la entrada, concretamente en un chico que llevaba varios fines de semana pasando por ahí. Él no solía fijarse mucho en las personas que frecuentaban el establecimiento, pero aquellos ojos claros eran muy difíciles de olvidar. Trazó la línea que llevaba desde la entrada hacia el mostrador con la mirada y la apartó disimuladamente en el momento en la que el joven empezó a hablar.

- Está bien que de vez en cuando el día esté tranquilo... así tengo menos trabajo. - No era un vago, pero simplemente a veces iba allí tanta gente que no daba a basto con lo que hacía. - Sí... aunque depende, si me dices tu número puedo buscarlo. - Contestó con esa amabilidad que siempre le caracterizaba. Le exigían que de cara al público debía ser simpático, siempre que pudiera y mostrar su mejor faceta. Aunque a él eso no le hacía falta, era social por naturaleza y le encantaba entablar conversación con personas aunque no las conociera. - ¿Hoy has venido solo? - Preguntó dándose cuenta de que aquella pregunta quizás estaba fuera de lugar. Con ella lo único que hacía ver es que su presencia no le pasaba desapercibida y que se había fijado en él en más de una ocasión. suspiró y trató de arreglarlo. - Digo, creo que las últimas veces has venido con tus amigos... O quizás me equivoque. - Se encogió de hombros mientras miraba de manera distraída a la gente jugar, para así notarse menos nervioso por sus meteduras de pata.



Brandon Peter Abrams Pierce

Brandon P. Abrams

Mensajes : 92
Fecha de inscripción : 24/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All sparks

Mensaje por James R. Raymond el Dom Ene 29, 2012 2:45 pm

La idea del trabajo no era algo que personalmente se hubiese preguntado, al menos no mientras aún seguía estudiando, eso no quería decir que por alguna razón iba a menospreciar al otro chico, por el contrario le parecía genial que alguien tan joven tuviese la voluntad de hacer una tarea que muchos consideraban un castigo. James prefería tener la libertad de vagar y tener tiempo suficiente para dedicarse a Vocal Adrenaline y a forjar su propio futuro que lo guiaría a Broadway. Por un momento se preguntó si acaso Brandon tendría aspiraciones de salir de Lima, o si tan solo se quedaría aquí, donde la gente estaba llena de tantos prejuicios y una falta de imaginación total. No veía como alguien como el otro chico, no deseara salir de ese pueblo para ir a algún otro sitio, a hacer lo que fuera, pero lejos de Lima.

Justo cuando iba a responder con su número de calzado, vino la siguiente pregunta que por poco le hace levantar una ceja. Al parecer había sido observado sin realmente notarlo, y ahora, más por un descuido que por otra cuestión, el otro chico se había delatado. Ahora, la cuestión quizás era si lo había visto a él o a su hermano, aunque esperaba que el rubio tuviese la habilidad suficiente -esa que no siempre se tiene- de saber encontrar la diferencia que individualizaba a dos gemelos.No se preocupó por eso en ese mismo instante, contento como estaba de saber que de alguna manera había atraído la mirada Brandon. Se quedó callado por un momento cuando escuchaba como el guapo empleado se corregía a sí mismo. Con una sonrisa ligera, James siguió la mirada del otro justo a tiempo para ver como alguien fallaba en el intento de tirar un único pino.

-Mi hermano se ha pasado a visitar a mi madre y los amigos con quienes veníamos eran más bien suyos.-explicó con calma, preguntándose si Brandon ya sabía sobre su fama, aquella le he estaba evitando tener amigos. ¿Cómo era posible tenerlos cuando la amenaza constante era que saltaran sobre ti para violarte? Al menos Raymond no los culpaba. Como fuera, si es que el rubio ya sabía de los rumores o no, estaba deseando no dejarle escapar, por eso encontró sus ojos azules con los otros, igual de brillantes, y sonrió.-Si confiesas que me has visto, ¿Por que después haces como si no lo hubieras hecho?- preguntó con curiosidad, no tenía intención de ofenderle en ningún momento, aunque ciertamente se estaba aprovechando de que el chico parecía lo suficientemente amable como para no tomarlo demasiado en serio. Sin embargo concedía que quizás la mejor manera de abordar ese tema habría sido cuando el turno del otro se hubiese terminado, con el fin de poder hablar mejor. Recargó sus manos en la superficie de madera del mostrador, esperando a por una respuesta que quizás no llegaría como la quería.

Sonrió una vez más, esta vez con un dejo de misterio y desvió la mirada.-¿Te molesta si conversamos un poco?-propuso, dejando de lado la pregunta, sólo para que el rubio tuviera más tiempo para pensar al respecto o con el fin de relajar un poco el ambiente, no quería dejar en evidencia a nadie, si bien él era una persona abiertamente bisexual. No le daba vergüenza alguna el que se supiera esa parte de su identidad, por el contrario, mejor dejarse de secretos y ser honestos desde un principio, James no quería terminar solo y amargado sólo porque se negó a sí mismo la oportunidad de encontrar a alguien que le hubiese podido complementar, hombre o mujer, no importaba. Tampoco deseaba cumplir con la silenciosa -a veces no tanto- norma social de casarse con una mujer, si la verdad era que estaba enamorado de un hombre. ¿Qué pensaría Brandon al respecto? Apenas habían cruzado un par de palabras y James ya quería preguntarle tantas cosas, quería conocer que había detrás de esa cara atractiva, saber de sus gustos, de sus opiniones, de sus miedos, pero claro, para eso se necesitaría mucho más tiempo, de todos modos, James le daría todo el tiempo que Brandon quisiera.

James R. Raymond

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 28/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All sparks

Mensaje por Brandon P. Abrams el Dom Ene 29, 2012 3:12 pm

No sabía muy bien qué hacer, así que mientras el chico se decidía si decirle su número de calzado o no, busco por debajo del mostrador lo que parecía ser un trapo, para empezar a pasarlo por la mesa intentando concentrarse en lo que se suponía que era "su trabajo". Entre tantas cosas, tenía que mantener su puesto de trabajo limpio. Y ya, de paso, se mantenía fuera del contacto visual con el otro joven. No sabía muy bien como había empezado todo, si él jamás se había sentido atraído por una persona del sexo masculino... Trataba de despejar su cabeza, de no darle vueltas a ese pequeño problema que se había instaurado en su cabeza y que no lo dejaba dormir por las noches. ¿Por qué me tenía que pasar esto precisamente a mí? Yo, que no me puedo permitir el lujo de mirar a un hombre, se repetía constantemente. Aunque por mucho que lo hiciera no podía evitarlo, y en los últimos días tenía que reconocer que era mayor el número de hombres en los que se había fijado, que el de mujeres. Mejor dicho, creía incluso que estaba perdiendo interés en estas últimas, y el simple hecho de pensarlo le aterrorizaba.

La voz del joven lo sacó de sus pensamientos, lo cierto era que se había quedado como en las nubes con el trapo de limpieza en la mano., sin reaccionar ni moverse. Parecía, seguramente, un completo estúpido delante de él. Guardó el trapo sin si quiera haberle dado demasiado uso y se apoyó en la encimera, concentrado en observar a las personas jugar. - Es cierto... tu hermano. - No había caído en que tampoco había venido con su hermano. Brandon pensaba en ese tópico de que los gemelos están tan unidos que hacen todo juntos y no pueden pasar el uno sin el otro, como le ocurría a él con su mellizo, así que le extrañó no verlos a los dos. No obstante, no era quién para preguntarle ni para meterse en su vida, aunque la duda continuase estando ahí.

Se tensó un poco y le miró de reojo sin saber muy bien por qué había formulado aquella pregunta. Se había dado cuenta perfectamente de sus intenciones y el cambio que había dado en la conversación para disimular. Tendría que empezar a andar con más cuidado si no quería volver a verse descubierto. - Es difícil no fijarse en vosotros... Sois exactamente iguales. - Se escudó rápidamente en un falso interés por el tema de los gemelos, esperando así resultar airoso de esa situación. No le apetecía dar explicaciones sobre lo que hacía, más aún cuando a veces ni comprendía su comportamiento. Estaba confuso.. ¿la gente no entendía eso?

Suspiró profundamente y se volvió para mirarle esta vez de forma directa. - No, para nada... ¿por qué iba a molestarme? - Dijo mientras esbozaba una pequeña sonrisa. - Nunca viene mal un poco de compañía en estas noches de trabajo... tan solitarias. - Acabó por decir mientras observaba como un grupo de adolescentes se acercaban para devolver los zapatos utilizados. Con su habitual amabilidad se despidió de todos y recogió rápidamente cada cosa en su lugar. Ya estaba acostumbrado a todo aquello y lo hacía casi de manera automática. Después volvió a apoyarse sobre la barra echando un vistazo a su alrededor. Cada vez se encontraban más solos.



Brandon Peter Abrams Pierce

Brandon P. Abrams

Mensajes : 92
Fecha de inscripción : 24/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All sparks

Mensaje por James R. Raymond el Dom Ene 29, 2012 3:49 pm

Al parecer no le llamaban tanto la atención si Brandon no se había percatado que hoy estaba sin su hermano. No dijo nada al respecto aunque sonrió por dentro. Quizás no era nada fuera de lo normal, sentir curiosidad por un par de gemelos idénticos, pero olvidarse de eso ahora que veía solo a uno, o bien podía ser que su cerebro estaba intentando darle señales inexistentes de una posible atracción de parte del rubio hacia él. ¿Qué mas daba? De todos modos si su cerebro estaba jugando con él y eran sólo alucinaciones suyas, iba a disfrutar del momento, así terminara en medio de golpes por habersele insinuado a un chico heterosexual con ese cuerpo de muerte que aseguraba una gran fuerza contenida. James en lo particular detestaba la violencia, él había nacido para el arte, particularmente el escénico, y para él las peleas deberían de estar restringidas a la actuación, aunque sabía que ese era otro sueño, la humanidad sin violencia era imposible, siendo que de hecho la agresividad era instintiva y la racionalidad -o la falta de ésta- lo tornaba todo al deseo de hacer daño hasta las ultimas consecuencias sin tener una base real de justificación, contrario a los animales que solía atacar cuando veían amenazadas su hogar, su familia o a sí mismos.

-No lo somos tanto.- respondió entonces, dejando de lado la extraña necesidad de divagar que su mente poseía. -Quizás físicamente sí, de todos modos, yo soy James y él es Roger. Yo uso estás viejas botas. -levantó un poco la pierna para mostrarle una desgastada bota de estilo militar.-Y él prefiere usar zapatos, siempre boleados. -indicó.-Ahora que si me preguntas a mi, te diré que yo soy más simpático y mucho mejor conversador.-le guiñó un ojo con naturalidad, era una de sus manía nunca aceptadas, afortunadamente sus guiños lucían bien, no como muchos que al intentar cerrar uno de los ojos, cerraban también el otro, o simplemente parecía que guiñaban la mitad del rostro. A James le resultaba muy simpático. Como fuera que sea, esperaba que Brandon no se sintiera ofendido, pero si llegaban a ser amigos, el rubio se daría cuenta de que eso era algo completamente natural en él.

Se alegraba de que su ahora compañero de conversación, hubiese tenido la suficiente buena voluntad para aceptar platicar con él, no había sido particularmente respetuoso y se culpaba por ello, pero era imposible no intentar coquetear con el chico cuando tenía esa cara que le transmitía hasta cierto punto un grado de inocencia. Su apariencia no escondía el hecho de que seguramente Brandon era un buen chico, que había sido excelentemente criado. Contrario a él, James había sido criado también de una manera excelente, pero el modo en el que insistía vestirse y comportarse, lo hacían parecer una especie de rebelde sin causa, flojo y desinteresado de todo lo que había a su alrededor excepto él mismo. Suponía entonces que quizás el otro chico podía tener la habilidad de ver más allá de la tapa del libro, para adentrarse a las páginas, y James no tendría reparos en dejarlo ver que había ahí, no tenía miedo ni tampoco reservas, quería ser conocido aunque eso supusiera un grado de vulnerabilidad. Era un soñador, no pensaba que alguien que pudiese ver más allá de su rostro, fuera a hacerle daño.

Iba a hacer una pregunta justo antes de que se acercaran los chicos a dejar los zapatos, lo que le dio la oportunidad de ver a Brandon en la actitud que tomaba para trabajar. Ya lo había visto antes, pero era diferente verlo como cliente a verlo como alguien externo. Le sonrió a los chicos que se marchaban y aguardó a que estuvieran los suficientemente lejos para regresar su mirada a la de Brandon. Notaba que cada vez se quedaban más solos, en cierto modo lo estaban ya, porque el resto de los clientes estaban concentrados en su juego. -¿Estás estudiando en el McKinley? -preguntó con curiosidad, nunca lo había visto en el Carmel, así que suponía que tendría que estar en Dalton o en McKinley, pero con ese cuerpo tan macizo suponía que estaba en ese último y que quizás era parte de alguno de los club deportivos que ahí había, quizás hockey o americano.- He escuchado muchas cosas de ese colegio, particularmente que los equipos que practican deportes tienen mucho presupuesto. -comentó.

James R. Raymond

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 28/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All sparks

Mensaje por Brandon P. Abrams el Dom Ene 29, 2012 4:18 pm

Mantuvo su posición, apoyado en el mostrador hasta casi tumbarse en este, escuchando lo que el chico le iba contando mientras miraba como poco a poco el local iba desalojándose. - Sí... lógico. - Fue lo único que dijo. Él ya suponía que por el hecho de ser físicamente iguales no quería decir que también lo fueran en personalidad. Es más, los gemelos que él había conocido en su corto período de vida eran prácticamente polos opuestos. Como siempre, sabía que generalizaba y que quizás aquella regla de tres no se debía aplicar a todos los casos, aunque sí que era lo más común. En su caso, Brent y él eran mellizos y físicamente no se parecían ni en el color de los ojos. También en personalidad eran polos opuestos, mientras él era pacífico, tranquilo y huía de cualquier cosa que se asemejara a una pelea, a Brent le había tocado ser el malo de la pareja. - Yo también tengo un hermano... no gemelo, pero sí mellizo. No nos parecemos en nada, probablemente si nos vieras ni se te pasaría por la cabeza que somos hermanos. - Esbozó una pequeña sonrisa mientras llevaba una se sus manos al bolsillo trasero del pantalón y sacaba su móvil. - Creo que debo tener una foto por aquí. - Se concentró en teclear rápidamente en el móvil en busca de la foto perdida. Parecía un crío cuando se emocionaba hablando de su familia, que para él significaba tanto. - ¡Aquí está! - Le puso la pantalla del móvil delante, con una foto en la que salían ambos hermanos, junto a su hermano menor, Cameron. Esa foto siempre la llevaba consigo, era una de sus favoritas en familia. Podía parecer un poco ligado a sus seres queridos pero así era, de los tres hermanos era el que había resultado más pegajoso y familiar.

No quería ponerse muy pesado con el chico, ya que cuando de su familia se trataba podía tirarse horas y horas hablando sin cansarse en ningún momento. Más que amor, sentía admiración hacia ésta. Se alegró por el cambio de conversación ya que creía que estaba resultando un poco pesado y ridículo, seguro que nadie estaba tan "mimado" como él lo estaba. - Sí, voy al McKinley... ¿Y tú? - Preguntó, pues no recordaba haber visto su cara por los pasillos, así que no sabía por qué conocía su asistencia a ese instituto. - Es cierto eso.... sobre todo el equipo de animadores se lleva mucho presupuesto. - Comentó sin demasiado interés, pues una de las cosas en las que se sentía en la obligación de participar era en el equipo de fútbol de su instituto, en el cual mantenía su puesto por no perder su popularidad. "Guardar las apariencias", había sido su lema toda la vida. Había puesto todos sus esfuerzos en dar al público una imagen distorsionada de sí mismo por el simple miedo que tenía a ser juzgado y que lo desplazaran o lo tratasen con rechazo. No soportaría jamás eso.

Cuando llevaban un rato conversando, el encargado y jefe de Brandon se acercó hacia donde estaban los dos jóvenes y saludó al rubio con la mano. "¿Aún no te has ido? Ya sabes que a partir de esta hora puedes hacerlo, ya me quedo yo al cargo. Vete y diviértete, ¡es Sábado!" , dijo mientras dirigía una mirada a James y después a Brandon y se marchaba con una sonrisa en la cara. Tenía suerte de tener un jefe tan simpático. Mayor, pero simpático. Al menos entendía que era un adolescente y que, como éstos, tenía derecho a salir de fiesta. - Bueno... mi turno a terminado, como oíste... Ahora bien podemos irnos cada uno a nuestra casa y acabar la velada aquí, o puedes invitarme a cenar, como gustes. - Al momento que se dio cuenta de lo que había dicho lo acompañó con una pequeña carcajada, tampoco quería que se sintiera en la obligación de hacerlo. - Es broma, simplemente podemos salir a dar una vuelta... Si no tienes nada mejor que hacer. - Lo miro con una pequeña cara de súplica característica de los niños pequeños, que venía a decirle indirectamente que no lo dejara solo.



Brandon Peter Abrams Pierce

Brandon P. Abrams

Mensajes : 92
Fecha de inscripción : 24/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All sparks

Mensaje por James R. Raymond el Dom Ene 29, 2012 5:02 pm

Le miró con agradable sorpresa cuando Brandon le comentó que él tenía un hermano mellizo. La siguiente sorpresa fue ver cómo el rubio estaba dispuesto a mostrarle una fotografía de ellos, nunca se lo habría esperado porque a fin de cuentas ellos realmente no se conocían, de todos modos, la pequeña sonrisa y la emoción con que buscaba a través del telefono, con los ojos azules brillantes, simplemente conmovió a James.-Que monada.-pensó, mientras en sus labios se formaba una sonrisa más abierta. A cada minuto que pasaba, sentía como si fuese descubriendo más y más el corazón de oro que seguramente Brandon tenía. Le pareció inocente y muy tierno, y eso no había menguado el sentimiento de atracción relampagueante que sentía por él, por el contrario, parecía que aumentaba con cada gesto que el rubio demostraba. Se sentía tonto por estar tan embobado, pero al menos pudo disfrazarlo con la genuina curiosidad que tenía por ver al mellizo de Brandon, cuando éste le mostró la pantalla del móvil. Escaneó la fotografía de los tres hermanos y asintió.-Tienes razón.-se rió entre dientes- Pero se ven muy unidos los tres.-comentó con sinceridad.-El pequeño debe ser tu hermano menor ¿cierto? -se rascó la cabeza.- Que suerte, a mi me hubiera gustado tener un hermano o hermana menor para poder mimarle.-confesó.- Roger no se deja querer.-bromeó con la risa en los ojos.-Es una muy buena foto, gracias por mostrármela.

Contrario a lo que cualquier podría pensar, realmente el gesto había significado bastante para James, la familia solía ser un espacio de la vida de cualquiera que solía permanecer privado y protegido hasta que hubiese realmente confianza, y James no podía evitar pensar -en cierto modo ilusionarse- que Brandon estaba seriamente considerándolo alguien que podía aspirar al menos a una buena amistad, o que al menos le generaba suficiente confianza para poder ver una foto tan personal. -Por cierto-indicó, antes de poder detenerse y soltando la verdad sin haberse dado tiempo para detenerse de ser tan franco.-Tú eres el más majo de los tres.-se dio un golpe mental por ser tan impulsivo, pero sin arrepentirse porque a fin de cuentas era la verdad, y no era como si pudiese retroceder el tiempo para poder solucionar la posible metedura de pie.

-Yo voy al Carmel.-respondió con facilidad, aunque era bien sabido que los grupos corales del McKinley y del Carmel eran enemigos que luchaban para ganar el premio nacional de coros. -Ya veo, me han dicho que tienen a las mejores porristas del país.- se encogió de hombros, sin darle importancia tampoco.-En el Carmel la mayoría del presupuesto se lo lleva nuestro grupo coral. Vocal Adrenaline.-comentó, sonriendo entusiasmado.-Yo soy parte de ellos.-agregó.-Somos muy buenos, quizás algún día podrías pasarte al Camel para escucharnos.-propuso aunque quizás no hubiese sido lo más adecuado, además, no se imaginaba a Brandon como alguien que estuviese particularmente interesado en cosas así, sin embargo no iba él a ponerse a juzgar por apariencias, cuando él mismo había sido una especie de 'víctima' de ellas.

Poco después de que la plática se había formado con facilidad entre ambos, llegó un hombre, aparentemente pasado de sus años de madurez y vestido de manera casual; saludando con familiaridad a Brandon. Le dirigió un ligero asentimiento, esperando no haberle causado problemas al rubio, afortunadamente contrario a eso, el hombre le dio permiso al rubio de poder irse, lo que de inmediato alertó a James. Lo siguiente fue como una tormenta de emociones, primero algo de decepción cuando escuchó que Brandon decía que podían irse cada quien a su casa, pero en cuanto dijo lo de la cena, la emoción y la diversión se abrieron paso. No pudo evitar soltar una carcajada limpia. -Invitarte, ¿eh?-la sonrisa abierta demostró que tan sólo estaba jugando. La sonrisa cedió con naturalidad cuando notó la carita de niño suplicante del rubio, que seguro mataba a los ojos gigantes del gato con botas en cuanto a poder convencer.-Vamos a comprar algo de comer y podemos pasear mientras comemos. ¿Te parece bien?-propuso emocionado y de excelente humor.-Yo invito.-le guiñó un ojo y se frotó las manos, entusiasmado.-Ve a cambiarte el uniforme si quieres, ya te espero yo aquí.

Se acomodó la chaqueta gastada de cuero y metió las manos en los bolsillos, afuera estaba haciendo algo de frío y el local estaba calentito gracias a la calefacción, seguro resentirían el cambio de temperatura.

James R. Raymond

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 28/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All sparks

Mensaje por Brandon P. Abrams el Dom Ene 29, 2012 5:30 pm

Tras la partida de su jefe, Brandon se apresuró a recoger todo lo que había quedado por medio con una rapidez inusual en él. Quizás, después de tanto tiempo había conseguido una pequeña motivación con algo y debía darle las gracias a ese chico que acababa de conocer. Si no hubiese aparecido, probablemente hubiera recorrido el mismo camino de vuelta a su casa, encerrándose de nuevo en su mundo y tratando de olvidar aquél pequeño "problema" que le atormentaba desde hacía unas semanas. Salir le venía bien, podía tratar de despejar su cabeza e incluso conseguirlo, manteniendo la mente ocupada. Tenía que decir que él no era el tipo de personas que suele ir con la primera persona que se cruza por la calle, pero, definitivamente, el chico había causado confianza en él y le había contado cosas que podrían considerarse muy personales. Al momento que se agachó para recoger lo que le quedaba le echó una disimulada mirada de reojo. ¿Qué de malo podría ocultarse tras aquella sonrisa? Seguramente nada. Estaba por guardar unos zapatos y tal era su despiste mientras lo miraba que fue a tirar unos cuantos al suelo, haciendo el suficiente ruido como para que él se percatase del desastre que había formado. - Dios, qué torpe soy. - Enrojeció furiosamente y trató de ocultar su estado vergonzoso tras el mostrador, apurándose por recoger todo con rapidez. Genial, estaba seguro que con cada gesto que realizaba parecía más estúpido e imbécil delante de él. - Bueno, ya está, voy a cambiarme. - Esbozó una ligera sonrisa nerviosa y se perdió rápidamente en dirección a los vestuarios.

Una vez allí, cerró la puerta y suspiró pesadamente. Tenía que empezar a controlar su forma de reaccionar, la mayoría de las veces sus nervios le jugaban malas pasadas... Se dirigió con parsimonia hacia la taquilla donde guardaba su ropa y la colocó sobre el banco. Se desnudó lentamente, como si tratase de alargar el tiempo que tenía para enfrentarse de nuevo a la realidad, y después la guardó en la misma bolsa donde llevaba su ropa. La ropa que había llevado antes de ponerse a trabajar no era muy " de vestir" que digamos. Como siempre vestía ropa deportiva, la que le otorgaba mayor comodidad...y pensaba que en esa situación no era la más apropiada. Ahora empezaba a preocuparse por su vestuario y echaba de menos tener a mano una camisa, o algo decente. ¿Cómo iba a salir con él con eso? Resopló, no le quedaba de otra, al menos si llevaba vaqueros. Junto con una sudadera blanca. Se miró al espejo antes de salir... Bueno tampoco estaba demasiado mal ¿No? Recogió todo y lo volvió a guardar en la taquilla, mientras salía y volvía al encuentro del chico.

- Por cierto, no te lo he dicho antes... pero me parece muy buena esa idea que propusiste. - No pudo evitar esbozar una amplia sonrisa al darse cuenta de que el chico aún continuaba ahí, esperándole. Él ya había pensado que quizás debía haberle avisado antes de irse a cambiar, y que al salir se podría haber marchado. - Siento no haberte avisado. - En ese momento lamentó haberse ido con tanta rapidez debido al ataque de vergüenza que había sufrido. Caminó lentamente hacia la puerta y se paró antes de salir del local, girándose para mirar al chico. - ¿Vamos? - Dijo sin perder la sonrisa en ningún momento, a la espera de que el joven se uniese con él en la salida. - ¿Y... dónde me vas a llevar? - Había dado por hecho que el guía durante aquella noche iba a ser él, Brandon solo iba a dejarse llevar. Dicen que lo más importante no es el lugar, si no la compañía. Y la verdad a él le parecía que estaba bien acompañado.

Off: lamento la caca de post >.<



Brandon Peter Abrams Pierce

Brandon P. Abrams

Mensajes : 92
Fecha de inscripción : 24/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All sparks

Mensaje por James R. Raymond el Dom Ene 29, 2012 6:23 pm

Se había dado la vuelta un momento, preguntándose a dónde llevaría al chico una vez que estuvieran fuera del local del bolos, estaba considerando preguntarle si acaso él era vegetariano o vegano, o simplemente como el resto que bien podían comerse un buen filete. Sin contar con que no sabía si le gustaba la comida basura o si prefería comer algo más sano, como una ensalada o algo así. Afortunadamente el ruido de los zapatos al caer lo trajeron de vuelta de su cerebro que pretendía sumirse en una marea de pensamientos que no hacían más que provocarle más hambre. Su mirada se dirigió con rapidez y alcanzó a notar el vestigio de una cara roja de vergüenza. Evitó a toda costa sonreír porque Brandon podía ser tremendamente adorable. Para no avergonzar más todavía al chico, desvió la mirada a tiempo para que no se diera cuenta de que había mirado, y asintió aunque quizás no le había dirigido esas palabras a él, sino a sí mismo. Sus ojos se deslizaron por la espalda amplia, hasta donde ésta perdía su nombre. Incluso si hubiese querido, no podía sentirse mal por estar mirándole de esa manera sin que el chico lo supiera, era humano y sin duda Brandon eran una tentación, pensar que pronto lo tendría sólo para sí mismo era algo que lo tenía emocionado, pero que pronto le recordó aquella pelea mental que tenía por tomar la decisión correcta del lugar al que lo llevaría para comprar algo que podrían comer mientras caminaban.

Una vez planeadas las diversas opciones, miró hacia la puerta del vestidor en el que el rubio se había perdido un par de minutos atrás. ¿Era cosa suya o se estaba tardando? No era que estuviese demasiado impaciente, pero realmente la emoción parecía hacer que pareciera eterno el tiempo antes de poder hacer aquello que tan entusiasmado le tenía. Se recargó en el mostrador, pareciendo relajado, pero preguntándose si acaso el otro chico se había arrepentido de ir con él, no es como si pudiera culparlo, pero realmente deseaba equivocarse. Justo cuando comenzaba a sentirse más inquieto, la puerta se abrió con un suave crujido y de él emergió el chico. Sonrió sin poder evitarlo y se metió las manos dentro de los bolsillos de la chaqueta, para después torcer los labios en una mueca satisfecha por la apreciación de Brandon hacia la sugerencia que antes había hecho, quizás ridículamente orgulloso de sí mismo. Alzó las cejas por las disculpas y negó con calma.- No te disculpes, no pasa nada.-se encogió de hombros para restar aún más importancia al asunto, realmente no le había molestado en lo absoluto que no le avisara, él mismo le había recordado que tenía que hacerlo.

Por cierto, Brandon lucía encantador en su ropa normal, los vaqueros parecían ajustarse bien en las partes que lo requerían, pero a la vez lucía lo suficientemente flojo para asegurar comodidad, y la sudadera blanca asentaba el color rubio de su cabello y el azul claro de sus ojos. Lucía excelentemente y James tuvo que esforzarse para poder arrancar sus ojos de él con el fin de no incomodarlo, sin embargo, ciertamente quería que quedara claro que al menos él estaba atraído, incluso si aún no deseaba escuchar, si se daba el caso, que el rubio le indicara que no tenía interés alguno en los chicos. Esperaba en verdad que eso no pasara.

La sonrisa amplia que Brandon le ofreció fue suficiente para centrarlo y a la vez hacer que se quedara observando con deleite ese bello gesto, las sonrisas así le quedaban excelentemente y James sentía que el corazón se le agitaba. Le gustaban los chicos que sonreían, pero sin duda el rubio tenía una excepcional que alcanzaba sus ojos, no todos podían sonreír así. De modo que le devolvió la sonrisa, animado y con un par de zancadas lo alcanzó hasta las puertas del local.-Claro, vamos.-respondió y abrió la puerta de cristal, dejándolo salir primero a la fresca noche, el viento revolviendo un poco los mechones morenos una vez que él también estuvo afuera. Arrebujándose inconscientemente en su chaqueta, rió entre dientes.- Eso tendría que ser una sorpresa.-indicó con tono de travesura.-Pero antes iremos a conseguir algo de comer. ¿Te apetece una hamburguesa? ¿O quizás un emparedado o algo?.-preguntó.-Podríamos comer algo dulce también.-sugirió otra opción, sentía que su estomago estaba por quejarse. ¿Cómo había salido de casa sin comer para ir a los bolos?


Off: A mi me ha parecido encantado (:

James R. Raymond

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 28/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All sparks

Mensaje por Brandon P. Abrams el Dom Ene 29, 2012 6:50 pm

Al joven parecía haberle dado igual el hecho de que Brandon no avisase. Tenía su lógica pues, después de todo, era el rubio el que se le había propuesto lo de la invitación a cenar. Él simplemente se había limitado a aceptar, cosa que no sabía si era por cortesía o porque simplemente le apetecía pasar un rato disfrutando de su compañía. Le daba demasiadas vueltas innecesarias a la cabeza. Siempre le pasaba, por cualquier tontería ya estaba pensando mil cosas y la mayoría de ellas negativas. Le daba suma importancia a lo que otras personas pudieran pensar de él, por lo cuál siempre andaba intentando adivinar los pensamientos contrarios. Sea como sea, todo el mundo tenía que tener una opinión positiva de su persona, si no no se encontraba cómodo. No le gustaba desagradar a los demás, y mucho menos que hablaran mal de él a sus espaldas. Se esforzaba hasta puntos extremos por llevarse bien con todo el mundo, aunque su simpatía era algo natural. Lo único que no tenía que fingir. Estaba siempre dispuesto a ayudar a todo el que se le pusiera por delante, lo conociese o no.

Esbozó una leve sonrisa al darse cuenta de lo que pensaba él que era un gesto bastante cortés, el abrir la puerta a la espera de que la otra persona salga primero. Realmente, estaba empezando a parecerle un chico bastante amable y eso le agradaba. El cambio de temperatura se hizo demasiado notorio, pues el interior del local gozaba de calefacción durante todo el día y a penas era necesario utilizar ningún tipo de abrigo. Sin embargo, en el exterior hacía demasiado frío, a consecuencia de que la noche ya había caído y él, instintivamente, rodeó su propio cuerpo con sus brazos, pues como nunca sentía la necesidad de utilizar una chaqueta, siempre se la dejaba en casa. Si tenía intención de mantenerse al aire libre, necesitaba antes pasar por su casa a coger algo de abrigo. De lo contrario, iba a morir congelado. - ¿Te importa si primero pasamos por mi casa? No creo que resista demasiado con este tiempo. - A pesar de que la temperatura de su cuerpo siempre se mantenía elevada, el contraste que hacía con el frío de la noche no era demasiado bueno y podía conseguir con ello resfriarse. No era un buen período para faltar a clases, ni a los entrenamientos.

Empezó a caminar calle abajo, con las manos metidas en los bolsillos de su sudadera. Su casa no quedaba demasiado lejos. Mientras caminaba, no pudo evitar echar una mirada de reojo a su acompañante. Por suerte la zona que transitaban estaba poco iluminada, y poco podría darse cuenta del acto que acababa de ejecutar. Hasta ahora no lo había estudiado con claridad, simplemente se había limitado a no cruzar la mirada con la de él, por miedo a que empezasen a temblarle las piernas. Sin embargo, no podía negar que el chico tenía un gran atractivo. Mordió levemente su labio inferior y negó con la cabeza, apartando rápidamente la mirada, esperando que el chico no se hubiera dado cuenta de su acción.

- Por cierto... No te lo he dicho antes. - Dijo tratando se romper el silencio que se había creado. - Pero me da igual la comida... Soy muy flexible, me gusta todo. - Aunque con él si que podría darse una buena cena... Sacudió la cabeza tratando de ahuyentar esos pensamientos que solo le hicieron sonrojar levemente. Gracias, señora oscuridad, que ayudas a disimular el sonrojo. Gracias.



Brandon Peter Abrams Pierce

Brandon P. Abrams

Mensajes : 92
Fecha de inscripción : 24/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All sparks

Mensaje por James R. Raymond el Dom Ene 29, 2012 8:06 pm

Notó que no era el único que había resentido el cambio de temperatura, quiso abrazarle por un momento, pero no se atrevió a hacerlo, Brandon ya había sido muy gentil con él como para ahora sobrepasar las barreras del espacio personal. Generalmente lo habría hecho sin importarle, pero respetaba al chico y además, aún necesitaba tiempo para ver qué sucedía entre ambos, por ahora ambos eran amistoso el uno con el otro, lo que estaba bien al menos de momento, si resultaba que Brandon no estaba interesado en chicos, aceptaría sin duda ser su amigo, aunque dudaba poder quitarle los ojos de encima. James estaba hablando tanto como casi siempre, pero cuando el rubio le pidió que fueran a su casa, se recordó que tendría que haber estado más al pendiente suyo, estaba haciendo frío y Brandon había estado mucho más tiempo en el establecimiento que él, su cuerpo había sido tomado por sorpresa mucho más que el suyo.

-Claro, vamos. No me gustaría que cogieras un resfriado.- respondió y le siguió el paso, pensando que de todos modos el rubio se vería lindo todo agripado. James usaba bufandas para protegerse la garganta, como cualquier profesional lo haría, sólo que él tenía otros modos de destrozarsela que no implicaban exponerse a temperaturas bajas. Y eso era fumar. En ese momento hubiese sacado un buen cigarrillo para ayudar a su cuerpo a asimilar el frío, pero Brandon parecía ser un deportista, y no quería tampoco arrastrarlo a ningún vicio, al menos no uno que no los envolviera a ellos dos bajo sábanas. Sacudió la cabeza para alejar los pensamientos que se habían formado en su cerebro, maldiciéndolo porque cuando no divagaba, mostraba una serie de imágenes que no hacían nada para ayudarlo en ese momento. Las hormonas eran una cuestión de cuidado, así como eran las responsables de que ambos fueran agradables a la vida, también provocaban esos pensamientos que lo hacían desear saltarle encima y comérselo. Se concentró en sus pasos, sus botas gastadas apenas hacían ruido mientras él caminaba. Con el fin de ser capaz de enfriar su mente y poder hablar, porque en ese momento sentía que si abría la boca, iba a decir alguna barbaridad y eso no era recomendable en ese momento.

Sintió la mirada de Brandon en el costado de su rostro, pero no hizo ningún gesto para indicar que sabía que era observado. Ahora su mente estaba corriendo, preguntándose porque el chico le miraba. En lo general, James dudaba que alguien que quisiera sólo amistad, se tomase un momento para apreciar las facciones del otro, al menos no entre chicos. El rubio, sin embargo, podría ser diferente a ese estereotipo y se sentía con la libertad de ver bien a su posible nuevo amigo. No se sintió incómodo, sino más bien satisfecho de poder conseguir una mirada. Con el rabillo del ojo pudo ver como sacudía la cabeza, y todo estuvo un poco más claro. Aún necesitaba tiempo para conectar las cosas, pero por ahora creía que Brandon necesitaba tiempo, ¿Por qué otra razón habría sacudida la cabeza de ese modo? Al menos ahora James consideraba que realmente sí había cierta atracción de parte de ambos, lo que le agradaba, y estaba dispuesto a llevarle el paso al rubio si era necesario.

Intentó no pensar nada sucio cuando la palabra 'Flexible' apareció. -Que bien, podríamos comprar unas hamburguesas, a fin de cuentas siempre están abiertas. Y una soda o una cerveza. Lo que te apetezca más.-sonrió, no sabía si Brandon ya tendría la credencial que validaba la mayoría de edad, pero él si que la tenía y solía comprar cervezas y cigarros cuando pasaba un rato con su hermano y las amistades. Ahora mismo ellos tenían mucha libertad porque su madre estaba en el hospital la mayor parte del día, y su padre aún estaba en Nueva York, arreglando las cosas para poder crear su propia firma e instalarse en Ohio, donde decidió que quería quedarse para pasar una vejez relajada.-Entonces, sé que te llamas Brandon, lo he leído en ese gafete que usas cuando estás en el trabajo, pero ¿cuál es tu apellido? -preguntó curioso. Quería saber más de él, ¿Y qué mejor manera para no forzar las cosas, que simplemente pasando tiempo conociéndose el uno al otro.

Cuando finalmente llegaron hasta una casa con fachada encantadora, James se volvió para mirarlo.-¿Está es tu casa? Es linda. Yo vivo a unas tres calles de aquí -comentó, señalando la dirección, calle abajo, con una sonrisa, así sería mucho más sencillo poder encontrarse para volver a pasar algo de tiempo juntos.-Puedo esperarte aquí si lo necesitas, quizás no te sientes cómodo metiendo extraños a tu casa sin siquiera saber su color favorito.-le dijo, divertido, deteniendose en el camino que daba a la entrada de la casa, podía ver que estaba sola, además de que las luces estaban apagadas, no había autos aparcados, aunque quizás había alguien, pero la luz no se veía en las ventanas que daban a ese lado de la vista.

James R. Raymond

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 28/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All sparks

Mensaje por Brandon P. Abrams el Lun Ene 30, 2012 11:26 am

Poco camino quedaba por recorrer para que llegaran hasta su casa. Por suerte, su trabajo no quedaba demasiado lejos de ésta y con un pequeño paseo llegaba todos los días, sin necesidad de tomar un taxi o un autobús. No todo el mundo podía decir lo mismo, cuando la mayor parte de los trabajos quedan bastante lejos de los hogares. Agradecía en el fondo que no fuera así, pues si había algo que no soportaba era el transporte público, que te obliga a perder tiempo de tu vida, tiempo que a veces no sobra, y que no nos devolverá nadie jamás. Su interés en esos momentos estaba concentrado en llegar con éxito a su domicilio, sin ningún tipo de distracción. No quería permitirse el lujo de volver a centrar su mirada en el joven que le acompañaba, pues la cosa podría empezar a tornarse sospechosa y entonces sería cuando empezaría a perder los nervios. - Hmmm... sé que dirás que puedo parecer un poco tonto, pero la palabra "alcohol" no aparece en mi repertorio... - Como buen deportista que cuida su salud no tomaba ningún tipo de bebida alcohólica. Hasta en ese aspecto era considerado un buenazo, aunque otros simplemente lo consideraban gilipollas. No le importaba, era un chico sano: no fumaba, no bebía. Sabía perfectamente que podía pasárselo igualmente bien sin necesidad de esas cosas. Y se sentía muy orgulloso de ser una de las pocas personas abstemias.

Cuando quiso darse cuenta ya se encontraba delante de la fachada amarilla que reconoció como su casa. Llevó sus manos automáticamente a su bolsillo trasero del pantalón, en búsqueda de las llaves. Siempre las ponía en el mismo sitio, pues tendía a perderlas con facilidad. Introdujo la llave correcta en la ranura y abrió la puerta, quedándose apenas en la entrada, dándose la vuelta para mirar al chico. - Puedes pasar, si quieres... Ahora mismo no hay nadie... Mis padres están de viaje y mis hermanos... habrán salido, supongo. - Dejó las llaves en la cajita que tenía en la entrada y se dirigió hacia las escaleras. - Como si estuvieras en tu casa... - Esbozó una pequeña sonrisa y subió apresuradamente los escalones hasta llegar a su habitación. Aprovechó que estaba delante de su armario para quitarse la sudadera y cambiarla por una camisa. Informal, pero un poco más arreglado. Buscó su cazadora de cuero y se colocó delante del espejo a tamaño real que tenía en su habitación, arreglándose un poco el pelo con las manos. Mucho mejor, ¿dónde va a parar? Recogió todo lo que puso por medio, ya que era muy maniático con el orden en su habitación. "Limpieza y orden", dos palabras que para él siempre estaban muy presentes.

Bajó los últimos tres escalones de un salto, como si de un niño pequeño se tratara, pues en algunos aspectos podía considerarse aún demasiado infantil, y se colocó de nuevo delante del joven. - Ya podemos irnos. - Sonrió ampliamente mientras se dirigía hacia la salida y cerró la puerta una vez que ambos estuviesen fuera. Aún notaba algo de frío pero nada comparado con lo mal que lo había pasado antes. Qué diferencia. Empezó a caminar sin rumbo, la verdad es que no tenía ni idea de a qué lugar iba a llevarle, así que simplemente andaba por andar. - Por cierto, si mal no recuerdo me preguntaste mi apellido... Abrams, me llamo Brandon Abrams. - Asintió para darle fuerza a su respuesta, sin perder la sonrisa en ningún momento. - Tengo 18 años, y como ya sabes voy al instituto McKinley donde juego en el equipo de fútbol, además de trabajar los fines de semana en el Bowling. También sabes que tengo dos hermanos, Brent y Cameron... - Hizo una pausa aprovechando ese momento para pensar. - Sabes mucho más tú de mí que yo de ti... ¿por qué no me cuestas tú algo? - Preguntó con curiosidad. Realmente podían aprovechar aquél momento para conocerse mejor, y dejar de ser dos "extraños".



Brandon Peter Abrams Pierce

Brandon P. Abrams

Mensajes : 92
Fecha de inscripción : 24/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All sparks

Mensaje por James R. Raymond el Lun Ene 30, 2012 2:57 pm

Le miró con un dejo de sorpresa, usualmente los chicos de su edad estaban ansiosos por probar, por excederse, pero parecía que ese no era el caso de Brandon y por alguna razón, le gustaba. Quizás era porque él era bastante diferente, él era vicioso, le gustaba fumar y beber, aunque no en exceso, eran uno de esos placeres que se daba sin importar cuán tontos sabía que eran, especialmente el fumar cuando lo que él quería era cantar. Le sonrió entonces y asintió.- No me parece tonto, por el contrario, me alegra. - indicó, pensando que quizás después el rubio vería que él era más bien del tipo que prefería tener la mente nublada a veces, pero que no lo juzgaría por ser la persona sana que de hecho debían ser todos.-He visto mucha gente cometer tonterías debido al efecto del alcohol, así que me parece que eres inteligente por saber lo que no te conviene.-explicó con sinceridad, no quería pensar en Brandon metido en problemas sólo por beber, afortunadamente no tendría que hacerlo, más bien tendría que tratar de seguir esos pasos para poder librarse de esos vicios que tenía. Quizás no se conocían de mucho, pero James ya admiraba esa parte de Brandon.

Lo observó mientras abría la puerta y se frotó la manos en la tela del pantalón, en cada costado de sus piernas.-De acuerdo. Gracias.- respondió entonces y entró con él, quedándose apoyado en la puerta una vez que Brandon la cerró, confortado porque dentro del lugar el frío no estaba tan presente como en el exterior. No quiso pensar la invitación de Brandon como de otra clase, como la de arrancarle la ropa en el hall de entrada y hacerle todo lo que iba deseando en el suelo o en el sofá de la casa. Se alegró de que Brandon se hubiese marchado rápido, porque él solo tenía cierto grado de control en sí mismo y hoy parecía que ese auto-control estaba más bien escaso. Miró a su alrededor, deseando saber un poco más de lugar que había visto crecer al chico. Se sentía como un buen lugar, y juzgando por lo mucho que Brandon parecía querer a sus hermanos, seguro que en esa casa de ambiente hogareño, realmente se había desarrollado una familia feliz y unida. Sonrió para sí mismo, pensando en su propia familia y lanzó un suspiro, pero sus recuerdos se vieron interrumpidos cuando escuchó los pasos del chico bajando la escalera, se volvió para verlo y tragó saliva. La camisa y la chaqueta le quedaban que ni pintadas y se veía incluso más guapo que antes. Sintiendo la garganta y los labios secos de deseo, intento humedecerse los labios de manera disimulada.

Rió entre dientes cuando lo vio saltar los tres últimos escalones, en verdad era un chico adorable. -Genial.-esta vez lo dejó abrir la puerta porque era su casa, y salió primero para dejarle cerrar. Mientras caminaban calle arriba, lo examinó un momento para ver si ya no pasaba el frío que antes lo había estado atormentando, y sonrió cuando notó que al parecer ahora estaba lo suficientemente abrigado. Alzó las cejas al escuchar su apellido, le gustaba. Abrams era un apellido diferente, al parecer judío, pero a él eso no le importaba a menos que fuese la religión que profesaba él y su familia. Escuchó la información que Brandon le daba, entusiasmando, para después sonreír divertido.-El misterio me hace más guapo.-dijo divertido, y le tomó del codo con gentileza para indicar que girarían en ese momento a la izquierda para ir al lugar que conocía y que esperaba que aún estuviese abierto. Lo soltó con lentitud y de poca gana, pero se recordó que tenía que respetar el espacio personal. ¿Qué pasaba si Brandon era como un venado, que a la mínima señal de alerta, prefería correr lejos?

-Vale, veamos.-hizo mueca de pensar por un momento.-Mi apellido es Raymond, y mi nombre completo es James Richard Raymond. Sé que suena a nombre de drama barato, pero siempre podemos culpar a mis padres.-se encogió de hombros serio, pero era evidente que estaba bromeando.-También tengo 18 años, y voy al Instituto Carmel. Soy parte del grupo coral que tienen, Vocal Adrenaline. -él no sabía la clase de trato que en el McKinley le daban a su propio grupo coral, en Carmel ellos eran los reyes.-Mi hermano se llama Roger, mi madre es cirujana y mi padre abogado, nos mudamos a principios de año escolar, pero mi padre sigue en Nueva York para arreglar sus asuntos antes de venir aquí. -comentó, para después sonreír con entusiasmo y determinación.- Mi futuro es Broadway. Y si eso te parece gay, la verdad es que soy bisexual. Mis padres y mi hermano lo saben, así que realmente no me preocupa qué piense el mundo.-finalizó, debía contenerse porque a veces hablar de sí mismo solamente era demasiado tentador, de todos modos, tenía más deseo de escuchar de Brandon que de hablar de sí mismo y su ego enorme.

-Ya te he dicho mi futuro, aunque ahora mismo es más bien un sueño.-se rascó la cabeza ligeramente, revolviendo un poco el cabello negro abundante que coronaba su cabeza.-¿Quieres decirme el tuyo?-preguntó, curioso. James se podría imaginar a Brando ejerciendo muchas profesiones, desde ser un jugador profesional de Fútbol, un doctor, quizás alguien dedicado a los negocios. Un profesor, hasta académico en alguna universidad.

James R. Raymond

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 28/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All sparks

Mensaje por Brandon P. Abrams el Lun Ene 30, 2012 3:37 pm

No pudo evitar el sonreír. Realmente había muy poca gente (aunque él no había conocido aún a nadie) que tuviese ese pensamiento. Lo más normal es enfrentarse a personas que piensen que por ser abstemio ya no sabes divertirte. A Brandon ese tipo de personas en cierto modo le daban pena, pensaba que era triste que una persona no supiera divertirse sin tener que recurrir al alcohol o a las drogas. Realmente, muchos no eran conscientes de los peligros que corrían al exponerse a tales sustancias. No obstante, él nunca daba charlas a nadie, ya de por sí le consideraban un aburrido como para encima estar dando charlas de moralidad. - No sé si seré inteligente o no, solo sé que no necesito ni alcohol, ni drogas para ser feliz. - Bastantes problemas tenía ya como para sumarle un posible coma etílico o cualquier desgracia derivada de la bebida. No lo haría nunca, lo tenía bastante asumido.

Le pilló un poco de imprevisto el gesto que ejecutó el chico para guiarle, pues estaba a punto de tomar la dirección contraria. No opuso resistencia alguna y se dejó llevar hacia donde el chico le dirigía. Turbado, así se encontraba. Y eso que el contacto no había sido en exceso pero le había dejado un poco a cuadros. No obstante, trató de no darle importancia y esbozó una pequeña sonrisa. - ¿Más aún? Y yo que ya creía que no se podía. - Indirectamente ya le había dicho que le parecía guapo y se tensó un poco ante tal metedura de pata. Genial, lo que le hacía falta, que empezase a parecer que tenía comportamientos bipolares. De pronto estaba bien, y de pronto se ponía nervioso.

Agradeció que pronto empezara a contarle cosas sobre su vida y lo escuchó atentamente, aunque su mente no podía dejar de pensar en lo mal que estaba actuando y lo poco disimulado que estaba pareciendo. Al final conseguiría echar a perder todo lo que le había costado mantener con tanto esfuerzo. Sin embargo, cuando escuchó la palabra "bisexual" su cara se puso blanca sin poder evitarlo. ¿Qué me estás contando? Llevaba casi dos horas manteniendo conversación con un chico que tenía inclinaciones hacia otros chicos... Estaba seguro de que se había dado cuenta de muchos gestos que él había ejecutado hacia su persona. Ahora era cuando debía andarse con más cuidado que nunca. - Vaya... se te ve muy seguro de lo que quieres, eso está bien. - Esbozó una sonrisa algo nerviosa, mirándolo por unos segundos pero desviando después la mirada, a consecuencia de los nervios que se habían instalado en su ser.

Suspiró un par de veces tratando de recuperar la calma. Tenía que parecer como que no le había importado lo que le había dicho. Que para él eso había pasado desapercibido. Sin embargo, no podía dejar de darle vueltas a la cabeza. ¿Qué intenciones sería las que tendría aquél chico con él? Tonto había sido al haberse insinuado de aquella forma, en cierto modo ahora al analizar su comportamiento podía haberse interpretado como que estaba intentando ligar con él, y no era así... Resopló, no podía mantenerse callado por más tiempo, si no iba a darse cuenta de que le pasaba algo. - ¿Mi futuro? ¿Quieres que te sea sincero? - No esperaba una respuesta, en realidad no supo por qué formuló esa pregunta. - La gente tiene muchas expectativas puestas en mí, sin embargo... ni quiero dedicarme al fútbol, ni a la medicina, ni si quiera ser abogado... o económico. - Todas esas eran las cosas a las que le habían dicho que podía aspirar, pero él tenía muy claro lo que quería. - Sin embargo, desde siempre he querido ser profesor... La filosofía me tira mucho. - ¿Un loco? Quizás eso estaba pareciendo con su confesión. Ya que pudiendo aspirar a estudiar lo que quisiese al tener ese CI tan elevado, se conformaba con lo más sencillo.



Brandon Peter Abrams Pierce

Brandon P. Abrams

Mensajes : 92
Fecha de inscripción : 24/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All sparks

Mensaje por James R. Raymond el Lun Ene 30, 2012 5:12 pm

El saber que no era necesario consumir drogas o alcohol para ser feliz, era ya una demostración clara de que el chico era inteligente y sensato, particularmente porque la adicción a dichos vicios eran generalmente, al menos en un principio, por imitación. No que fuera una ley, pero James consideraba que la mayoría de las personas metidos en esas cosas lo habían hecho por imitar a alguien, o porque la sociedad lo fomentaba. Incluso él mismo sabía que había comenzado cuando le dio curiosidad probarlo al ver a su padre, después había decidido seguir por propia voluntad, o quizás más bien, porque el vicio le había ganado y se había vuelto adicto a fumar y a beber algo de vez en cuando. Le gustaba la sensación de calma que el cigarro le dejaba, y el calor que el alcohol proporcionaba cuando hacía frío, o una buena cerveza fría para soportar el calor seco que en ocasiones había en Lima.

Sonrió para sí mismo por el comentario de Brandon, no habría podido ser más evidente, pero no iba a demostrar lo satisfecho y contento que eso le había hecho sentir. El rubio era un chico tímido aunque en ocasiones parecía que frases reveladoras simplemente se le escapaban de la garganta. Decidió no decir nada al respecto para no avergonzarlo más, quizás después podrían retomar eso, pero no sería en ese momento, cuando Brandon no estaba preparado en lo absoluto. Sólo le dirigió una pequeña sonrisa de agradecimiento y nada más.

-No sé si esté bien, mi padre no lo acepta del todo, pero lo tolera. Tanto lo de mis aspiraciones a Broadway, como mis preferencias. -se encogió de hombros.- Es mi vida, todos deberíamos hacer con nuestras vidas lo que sea necesario para ser felices. Al menos eso es lo que yo creo.-sonrió y continuó caminando, dándole su espacio para asimilar lo que había dicho. Si James estaba en lo correcto, Brandon no estaba siquiera cerca de aceptar que podía desarrollar cierta atracción para con los chicos, y él no tenía deseos de presionarlo más de lo que seguramente él ya estaba, o al menos eso esperaba. No le haría daño con intención. No iba a poner en marcha ningún plan para seducirlo y después dejarlo. Su fama no correspondía a sus acciones, al menos no la mayoría del tiempo, y no quería hacerle daño. Si algo surgía, ese día o quizás después, eso iba a ser algo que sucediera con naturalidad, nada artificial, James iba a ser sincero y esperaba que el rubio también lo fuera. Que se hicieran amigos, pero incluso para eso, Brandon necesitaba saber quién era él, y su bisexualidad era una parte, si no crucial, al menos sí importante de lo que lo constituía como persona. No iba a renunciar a esa parte de su identidad por nadie, ni siquiera por sí mismo, así que lo mejor era simplemente no ocultarlo.

No respondió a la pregunta retórica, sólo estaba contento de que el chico hubiese recuperado el habla, que ya comenzaba a preocuparse por lo que iba a suceder a continuación. Afortunadamente Brandon había decidido responder su pregunta sobre su futuro. Lo cierto era que de cualquier modo lo había sorprendido, porque había enlistado las profesiones en las que en un primer momento él había pensado que el rubio pudiese desear ejercer. No pudo evitar sonreír con simpatía porque el chico no parecía querer dejar de sorprenderlo. .-Filosofía.- repitió con cuidado, mirando al frente con una sonrisa ligera en los labios. -Debes tener una mente muy abierta.-comentó.-Yo no podría estudiar eso, ¿Sabes? El tener que cuestionar todas y cada una de mis creencias, para luego poder hacer lo mismo con las creencias de la sociedad, es un trabajo demasiado duro. Quizás soy algo cabeza-dura, no lo sé., pero me gusta tener algunas creencias que no estén justificadas, no me importa si son falsas o no. Simplemente no podría abrirme a la posibilidad de aceptar que no son correctas. -se rió entre dientes, divertido, para luego cruzarse de brazos y mirarlo.- Me gustaría verte enseñando filosofía. -sentenció con un asentimiento ligero.

Se lo podía imaginar en algún auditorio, los chicos olvidándose de hacer notas, demasiado absortos en medio de la discusión filosófica que un Brandon mucho mayor, estaría explicando.-¿Has leído algo de filosofía?-preguntó entonces, sonriendo de nuevo, esperando que así el rubio pudiese relajarse nuevamente en su presencia. Caso contrario tendría que hablar seriamente con él, para hacerle saber que no iba a forzar nada, aunque esperaba realmente que simplemente el plan funcionara y hablando de filosofía todo se calmara un poco, porque James a veces era torpe con las palabras. Pronto bajó la velocidad de sus pasos.-Es aquí.-señaló el lugar en el que de momento sólo se veía una ventanilla de servicio iluminada. -El menú está justo ahí.-indicó y se paró frente a éste. Leyendo lo que había disponible, había toda clase de hamburguesas.-Pide lo que quieras, hoy yo invito.


Me has dado un momento de emoción profesional *-*

James R. Raymond

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 28/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All sparks

Mensaje por Brandon P. Abrams el Lun Ene 30, 2012 5:50 pm

No lo estaba escuchando. ¿Para qué negarlo? Su cabeza en esos momentos se hallaba demasiado nublada. No sabía por qué se había permitido perder el control de la situación de aquella forma... Jamás lo hacía. Lo que más le desconcertaba era el hecho de que el joven parecía no poner interés en sus palabras ¿Acaso le daba igual? Y si se daba cuenta ¿Por qué lo ocultaba? ¿Qué estaría pasando por su cabeza ahora mismo? O lo que realmente le preocupaba ¿Qué estaba pensando de él? ¿Qué imagen tan errónea... (o más bien acertada) se estaba forjando de su persona? Quería dejar toda esa tormenta de dudas que se asentaron en su cabeza, poder huir de ellas y no volver nunca a esas cuestiones. Sin embargo, su pequeña mente no hacía más que darle vueltas a lo mismo. ¡Diablos! ¿Por qué era una persona que se preocupaba absolutamente por todo? ¿Por qué no se limitaba simplemente a vivir, a disfrutar del momento, sin preocuparse por el qué dirán los demás? Era consciente de que estaba desperdiciando tanto su vida como su adolescencia, fingiendo ser alguien que en realidad no era... Pero no podía evitarlo, o más bien nunca lo había intentado. Empezaba a cansarse de que su vida fuera un cúmulo de mentira sobre mentira. Las palabras del chico sonaban en su cabeza "deberíamos hacer con nuestras vidas lo que sea necesario para ser felices." ¿Era feliz? La respuesta no tardó en llegarle a su mente. No. No lo era. Y si seguía por ese camino jamás lo sería.

- Cada uno tiene derecho a ser lo que quiera ser... - Sí, una frase estándar... pero no era una mentira. Él había decidido por voluntad propia que quería ser popular, y eso implicaba tener que rechazar a ciertos aspectos de su vida que se la truncaban. Él lo había querido así y ahora estaba sufriendo las consecuencias de sus decisiones. Si ahora todo cambiaba, conseguiría no más que adjudicarse el ser el centro de atención y sobre todo de burlas, durante lo que le quedaba de estancia en el instituto. ¿Lo quería? No. Quería pasar el poco tiempo que le quedaba de una forma cómoda, no siendo señalado al caminar por los pasillos. Una vez fuera del instituto ya decidiría qué hacer con su vida. Definitivamente, era lo mejor.

Supuso que le extrañaría la elección de su carrera y no pudo evitar soltar una pequeña carcajada. Lógico, nadie jamás pensaría que un chico como él, que realmente podía tener lo que quisiera, se decantaría por ese camino. - Bueno, yo creo que más bien estás hablando de la labor de un filósofo y a tanto no creo que aspire... Yo con ser capaz de impartir clase en secundaria me doy por satisfecho. - Su verdadera vocación era la enseñanza, y de entre todos los cursos se había decantado también por la secundaria. ¿Más difícil? Sí. ¿Un reto? Que no lo dudes. - Simplemente, creo que es la asignatura que mejor se me da... Tendría más facilidad a la hora de tener que explicar algo de eso. - Aunque la biología y la química también se le daban bastante bien, pero le resultaba bastante aburrido. Se paró justo delante del local cuando el chico anunció que habían llegado, y se distrajo leyendo el menú, aunque suponía que había lo que en cualquier hamburguesería. - Tampoco te creas que como demasiado por la noche... Con una hamburguesa con quedo mediana me conformo. - Soltó una carcajada, realmente en un sitio así poca cosa ligera podías encontrar.

Off: ¿Y eso? XD



Brandon Peter Abrams Pierce

Brandon P. Abrams

Mensajes : 92
Fecha de inscripción : 24/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All sparks

Mensaje por James R. Raymond el Miér Feb 01, 2012 2:24 am

Ser feliz era una tarea maratonica para algunos, para otros las cosas parecían ser más sencillas. James no sabía del todo si lo era, en ocasiones se sentía tranquilo y satisfecho, disfrutando de las pequeñas cosas de la vida, en otras ocasiones se sentía profundamente melancólico, a veces sin aparente razón. Suponía que era algo normal, especialmente porque la felicidad estaba construida para sentirse después de los momentos difíciles, o al menos eso era lo que él creía, sin haberlo pensado demasiado porque estaba ocupado pensando en cómo sería su vida en Broadway. Como fuera que sea, no iba a ponerse a hablar de eso con un chico tan guapo como Brandon, jugar la carta del melancólico o del bohemio no era algo que le gustara particularmente, aunque no tendría muchos reparos en ser sincero si la ocasión se daba, más adelante en el tiempo si es que el rubio decidía darle una oportunidad para ser buenos amigos.

-Es cierto, pero no todos tienen la valentía de ejercer ese derecho.-sonrió ligeramente divertido, no sin un poco de ironía, porque en su corta vida, él mismo había visto ceder a muchas personas a dejarse envolver por las expectativas de otros, renunciando a lo que verdaderamente deseaban. A veces se preocupaba de que su hermano fuera uno de ellos, dejando de lado lo que fuera que realmente quisiera hacer, para sacrificarse y convertirse en el padre de ambos. La vida era un juego de decisiones, incluso las de los demás influían, y James a veces pensaba si acaso el haber elegido Broadway habría influenciado, o tal vez decidido, que su hermano aceptara cumplir el capricho de su padre. No quiso pensar en ese momento al respecto, porque ese tema era sensible, tanto que ni siquiera se había animado a hablarlo con su gemelo. Decidido a mejor enfocarse en la compañía que representaba el otro chico, se dejó reconfortar por su voz y su carcajada, no importaba que esa última estuviese cargada con algo que le supo a una diversión irónica. ¿Cuánto peso habría en esos hombros? No lo sabía, pero sí quería ayudarle si Brandon se lo permitía, al menos quería estar ahí para él.

-La labor de un filósofo quizás es más que eso. -dijo divertido y asintió a sus siguientes palabras, ahora se lo imaginaba con un montón de muchachos, todos discutiendo respecto a alguna cuestión. Sería bueno verlo, dar clases en secundaria era un trabajo difícil, tratar de imprimir el entusiasmo por algo en esas mentes dispersas debía ser toda una misión. -Entiendo, si eso es lo que te gusta, debes hacerlo. Seguro que puedes hacer lo que quieras.-asintió un poco, sonriendo.-Maestro de filosofía.-dijo para sí mismo y sonrío más.-Sí, definitivamente suena bien .-le guiñó un ojo y golpeó con suavidad su hombro contra el de Brandon. Leyó con cuidado los nombres de las hamburguesas y luego dirigió su mirada al otro chico.-¿Seguro? Yo iba a comprarte medio establecimiento si así lo deseabas.-bromeó y se dirigió a la caseta para pedir la hamburguesa, pidieron una de pollo, después se recargó en la pared.-Estarán en un par de minutos. ¿No te gustaría llevar algunas para tu familia?-preguntó con interés.

Respiró profundamente, disfrutando del aire fresco y se estiró.- Cada navidad me gusta leer 'El Principito'-comentó de la nada, sus ojos azules en los del Brandon.-También me gusta ver 'Grease' y bailar como Danny Zuko.-se rió de sí mismo, preguntándose qué estaría pensando el rubio de él en ese momento, porque bailar como Travolta podía ser algo extremadamente risorio para cualquier que no amara cualquier tipo de músical como James lo hacía. -También me gusta ver 'Forrest Gump' y sufrir cuando mueren Bubba, la madre de Forrest y Jenny.-suspiró, para luego frotarse las manos, sintiéndolas heladas.

Off: Porque yo estudio Filos xD

James R. Raymond

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 28/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All sparks

Mensaje por Brandon P. Abrams el Miér Feb 01, 2012 6:26 pm

Se quedó reflexionando sobre lo que el joven le había dicho. Una vez más sus palabras lo hacían perderse entre múltiples pensamientos y darle un montón de vueltas a las cosas. Él mismo era una persona que no era capaz de mostrarse al mundo tal y como era. Ya no solo en lo referido a su sexualidad, era el hecho de esforzarse día a día por parecerse a lo que que querían que fuese, a satisfacer las exigencias que le demandaba la sociedad. Pero en cierto modo, era por elección propia, nadie le había obligado a ser lo que era, nadie le había obligado a tomar aquella decisión. Bien podría haberse rebelado contra la sociedad, y simplemente decidió seguirle la corriente de manera libre y voluntaria. - Sí, pero el derecho está ahí... Pueden tomarlo o dejarlo, pero está siempre presente. Tú puedes ser lo que quieras. Una cosa diferente es que decidas ser lo que quieren los otros que seas. Libertad tienes para ello. - En cierto modo había hecho indirectamente referencia a su caso. ¿Justificarse? Quizás era lo que quería al emplear aquellas palabras, ya que sabía de sobra que no estaba actuando de forma correcta.

- Sé cual es la labor de un filósofo... por eso mismo te digo que mi interés en sí no es hacer filosofía, solo enseñarla. - Contestó, una vez más insistiendo en que su interés estaba en la enseñanza. ¿Sería un buen profesor? No sabía lo que podía depararle el futuro, pero lo que sí estaba claro es que iba a esforzarse hasta los extremos por conseguir ser uno de los mejores. - ¿Tú crees? No me pega demasiado. - Soltó una pequeña carcajada mientras observaba como efectuaba el pedido, que en cuestión de pocos minutos ya tuvieron delante de sus narices. Qué eficacia, pensó. Seguramente ya estaban más que acostumbrados a atender al público. - ¿Mi familia? Oh, no creo que sea necesario. - Agradecía que, de todas formas, hubiese pensado en ellos. Suponía que ya era abusar de su confianza. Además, estaban saliendo a cenar ellos dos, no sus hermanos. Si querían una hamburguesa, que se buscasen la vida y se la comprasen ellos mismos.

Nuevamente se hizo notorio el cambio de temperatura al salir al exterior. Si no salía de esa con un resfriado sería un gran milagro. Giró la cabeza cuando el chico comenzó, de nuevo, a hablar, escuchando su relato con sumo interés. Eran cosas insignificantes pero que parecían tener bastante valor para la otra persona. Además, si se las estaba contando era porque tenían algún significado especial en su vida. Le encantaba que las personas fuesen abiertas con él y le contasen hasta los detalles más pequeños de su vida. - ¿Te cuento un secreto?... A mí también me gusta Grease. Es una de mis películas favoritas.- Dijo bastante avergonzado por su confesión mientras disminuía el volumen de su voz, simulando que realmente le estaba contado un secreto, para después soltar una carcajada. - Aunque no lo parezca, adoro los musicales. - Decidió que le había llegado su turno, que ahora debía ser él quién tendría que sincerarse con el chico, contando algún pequeño detalle de su vida. - ¿Sabes? También me gusta cantar en mis ratos libres... aunque claro, nadie ha conocido de mí esa faceta. - Lo cierto era que no dejaba que nadie le escuchase cuando cantaba y solía hacerlo cuando se quedaba solo en casa. Consideraba que no tenía el talento suficiente como para tener público mientras cantaba, era demasiado inseguro y no creía demasiado en sí mismo y en su capacidad. - También toco el piano. Desde hacer tiempo ya. - Hizo una pausa, quizás se estaba excediendo en información.


Off: yo estuve a punto xD



Brandon Peter Abrams Pierce

Brandon P. Abrams

Mensajes : 92
Fecha de inscripción : 24/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All sparks

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:49 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.