Conectarse

Recuperar mi contraseña





Últimos temas
» » Registro de PB
Vie Mayo 11, 2012 9:47 pm por Aaron J. Jones

» » Registro de Nombre y Apellido
Vie Mayo 11, 2012 9:47 pm por Aaron J. Jones

» » Registro de Grupo
Vie Mayo 11, 2012 9:37 pm por Aaron J. Jones

» » Registro de Voz
Vie Mayo 11, 2012 9:36 pm por Aaron J. Jones

» Una tarde normal siempre puede convertirse en una tarde señalada (Abraham) +18
Lun Feb 27, 2012 7:32 pm por Christine E. Willer

» Anuncio N°4: Primera Limpieza del Foro
Dom Feb 26, 2012 9:56 pm por Cameron L. Abrams

» Step-sister...I'm looking for you, now! {0/1}
Mar Feb 21, 2012 12:20 pm por Bambi S. Marsden

» Y PERRY? / BUSCANDO A NEMO! (1/3) {and more}
Mar Feb 21, 2012 12:07 pm por Bambi S. Marsden

» Conociendo...nos....[ Jack & Tom]
Lun Feb 20, 2012 4:29 pm por Tom McHale

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 25 el Lun Ene 23, 2012 3:46 pm.








Image and video hosting by TinyPic






Image and video hosting by TinyPicUniversité FourvièreLonelyHeartsClubFinite IncantatemImage and video hosting by TinyPicCzenE4.pngSecrets of hogwartsBSRol Anatomia de GreyWorlds Collide: The AftermathImage and video hosting by TinyPicLive Your DreamRXJ DarkRomanceImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicTeatro de los vampirosTwilight MoonNew York LivePhotobucketHogwarts Night RPGLa Galia del LirioInternado Convetry Foro RolPhotobucket This is my destinyRUN AWAY RPGSleeping BeauttyPanem GamesForo rol Life you think you hadAshley


Glee Second Generation por Jude D. Hudson & Kirsten St. James, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported


AGRADECEMOS A:
Glee Argentina
Google Images
Tumblr
Wiki Glee
A Thousand Fireflies

¿Destino o coincidencia? {Lawrence Rumsfeld}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Destino o coincidencia? {Lawrence Rumsfeld}

Mensaje por Ethan L. Iliroid el Dom Ene 29, 2012 7:25 pm

Dicen que las personas se alejan por algunar razón. Por accidentes, por asesinatos o por simple vejez los humanos estamos destinados a morir.
¿A donde van cuando la muerte toca sus puertas?.
La pregunta de siempre y que probablemete nunca se sabrá la respuesta.

Sentado sobre sus rodillas, encima de la nieve, sintiendola con sus dedos mientras su mirada esta fija en un simple pero muy importante pedazo de piedra. En ella grabado el nombre de Marietta Heinsworth, su madre.
Sus recuerdos de aquel día trágico para su pequeña familia corren con mucha fluidez. Mucha más que cualquier lindo recuerdo de su infancia. La escena del hospital, la noticia de la muerte de su madre recibida por su tio y no por su padre que se encontraba herido. Todo las palabras de aquel día y el silencio de los siguientes lo mortificaban todavía.

Y aun así tenía las fuerzas y el valor necesario para pararse en aquel lugar guardían de tantos seres queridos y charlar con su madre. Contarle lo que le sucedía en la escuela, sus problemas, sus alegrias y sus mayores secretos.
Movía la cabeza de vez en cuando como afirmandose a si mismo, siempre con una sonrisa y una que otra pequeña risa causadas por la agradable conversación que tenía en esos momentos. Sin duda, su mejor amiga y confidente era su madre que para el aun vivía... dentro de su mente.

Las conversaciones que mantenía eran en verdad muy reales, pareciera que estaba hablando con una persona a su lado. Una... ¡persona de verdad, de carne y hueso!. Quizá gracias a estas charlas Ethan podía hacer sus actividades diarias y al mismo tiempo mantener una buena sonrisa para que sus conocidos lo siguieran viendo como un ejemplo, como un perfecto ser humano digno de seguir hasta la muerte.

En ocasiones una pequeña lagrima se le escapaba. Rápidamente limpiaba todo rastro de ella y seguía hablando, sin importarle que alguien lo tomara por loco y... ¿quién lo haría?. No es que las personas fueran al cementerio a juzgar a la gente, a hacer una fiesta o un desfile de modas. La mayoría estaba igual que el.
Dejó entonces el ramo de flores que cuidadosamente había elegido para su madre. Se levantó sacudiendo la nieve de su pantalón, satisfecho por tan agradable conversación que había tenido. Obligado se despidió de su madre y dando un paso hacía atrás, se topo con un tipo. No fue nada agradable lo que sintió, y más aun sabiendo lo que ocurre cuando un hombre se coloca malvadamente detrás de otro, nada bonito... tenlo por seguro.

Rápidamente se aparto, más por instinto que por otra cosa. Se giró sobre si mismo para ver al gracioso tipo que quería tomarle el pelo en el lugar menos indicado para hacerlo. -¿Qué te has creído?- Dijo con más tono de amenaza que de pregunta.
Ethan no era un chico problemático, claro que si esa extraña sensación de un tipo detrás tuyo aparece así de repente, la cosas pueden cambiar un poco. Además de que el amor a la madre, más grande que al amor hacía la camiseta estaba presente. -Lo has hecho mal, te has equivocado de persona, ¡cabrón!- Añadió sujetándolo del abrigo que llevaba, más que listo para defender su "orgullo" ante su madre... hmm...

Ethan L. Iliroid

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 28/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Destino o coincidencia? {Lawrence Rumsfeld}

Mensaje por Lawrence Rumsfeld el Lun Ene 30, 2012 2:07 am

Era Jueves por la mañana, y aún quedaban algunas cajas por abrir. Simplemente era imposible respirar todo el polvo de aquella vieja casa. Algunos insectos muertos regados por el piso. Con hormigas muy bien organizadas sobre el "cadáver". Mientras veía esa asquerosa escena varias preguntas estúpidas pasaban por mi mente... "¿A dónde era toda esa "comida"? ¿La acomodarán muy cuidadosamente como en aquella película para niños de una lucha entre hormigas y saltamontes?"

Tomé la escoba y comencé a quitar la tierra casi adherida al suelo. El piso de la casa estaba repleto de cuadros blancos decorados con líneas, y en las esquinas habían algunos espirales y lineas acomodadas para formar un rombo al juntarse con los demás cuadros colindantes. Sí, no era mi diseño favorito. Pero ya estaba aquí.
Tomé el "sagrado instrumento hogareño" con fuerza para limpiar el armario. Lancé el polvo con tanta fuerza hacia mí, que no pasó mucho antes de que me diera un ataque de estornudos. <<¡Genial!>>. Pensé para mí. Decidí sentarme, y esperar a que pasara. Finalmente se detuvieron los estornudos. Gemía mientras el dolor en el estómago desaparecía. Giré la cabeza, y vi unos cuantos libros apilados en la esquina del armario. Los saqué cuidadosamente evitando el polvo para evitar otra situación dolorosa.

Entre los libros se encontraban varios cuadernos de dibujo muy viejos. Era posible saber que llevaban un buen tiempo ahí. Las páginas de los mismos tenían un color amarillento y sucio. Contenían unos bosquejos muy buenos, a mi punto de vista. También había un directorio telefónico. Y por simple curiosidad lo revisé en la letra R. <>. Pero, vaya, yo era de las personas que tienen suerte de sufrir ese tipo de coincidencias desagradables. <> Era increíble. Podría acaso éste ser el destino? Pude sentir cómo mi corazón latió tan fuerte como si quisiera expandirse hasta romper mis costillas. ¿Cuántos Patrick Rumsfeld podría haber en Estados Unidos?

Tomé mi teléfono y marqué ese número. La verdad no sabía en qué estaba pensando. ¿Qué se supone que diría cuando él contestaría? Lo más probable sería que colgara el teléfono rápidamente. Tenía demasiada curiosidad por él, a pesar de mi odio.
Timbraba el teléfono, y no fue hasta el tercer timbre cuando alguien respondió. Alejé mi odio por los nervios y lentamente me acerqué. La voz que escuché enseguida fue la de una mujer, eso me relajó un poco.
-Disculpe, es la casa de Patrick? Patrick Rumsfeld?.
-Hmm... No, aquí no... Oh, quizás estés buscando al anterior inquilino. ¿Eres algo de él?-la voz de la mujer sonaba algo angustiada.
-Sí,...-Hice una pausa, y haciendo una mueca continué.-...soy su hijo.

La mujer me contó lo que a ella le habían dicho al rentar esa casa. Que Patrick había estado implicado hace mucho en un accidente automovilístico. Que había acabado de una persona más, aparte de la suya. Y que uno sobrevivió. Me dio sus nombres, y el nombre del cementerio donde ella sabía que estaban sepultados.

Después de terminar la charla, me levanté algo entumido. Mi mente, estaba repleta de pensamientos. Pero ninguno de compasión por el difunto que suponía, era Patrick.. No supe cuánto tiempo me había tomado esa llamada. Escuché el tono familiar de la voz de mi mamá preocupada llamándome, pues no había hecho ningún ruido por bastante tiempo al parecer.

Decidí ir al cementerio.
-Iré a tomar un paseo. Quiero ir conociendo el lugar. No tardaré.-Advertí a mi madre.
Tomé un abrigo de tela gruesa que me pudiera proteger del frío invernal. Aún caían copos de nieve, y no me quería resfriar. Llevaba un tipo de mapa de la ciudad en el gran bolsillo del abrigo. Solo en caso de que me perdiera y no recordara por dónde había caminado.
Afortunadamente di con el lugar. Los caminos del cementerio estaban cubiertos por una ligera capa de nieve. Caminé y caminé observando los nombres de varios difuntos. "Mary Thompson: Amada esposa y madre", "Andrew Edgehill: Amado hijo" eran algunas de las criptas que meditaba mientras caminaba. <<¿Cuántas historias están descansando aquí?>> << ¿Qué muerte tan trágica habrían tenido, o qué enfermedad destruyó poco a poco su vida?>>

El lugar estaba casi vacío. Solo veía unas cuantas personas caminando tristes. Unas más con flores en sus manos.
Por fin había encontrado la cripta que buscaba. "Patrick Rumsfeld. Descanse en Paz"
Pasé un buen tiempo ahí, descargando todos mis sentimientos hacia él. Era algo cruel el enfrentarlo cuando estaba muerto. Nunca me habría animado a hacerlo en vida. Aún no estaba seguro si en realidad había sido el Patrick que yo pensaba. Pero aunque no fuera él esa persona al menos eso me había relajado por un rato.

Seguí caminando por los estrechos pasillos, ido en mis pensamientos, como de costumbre. Cuando me detuve al leer otra cripta. <> pensé. Me detuve a contemplarla, y después de un rato e di cuenta que tenía a un chico más o menos alto sujetándome con gran fuerza del abrigo. No entendía qué lo había molestado.
En mi mente imaginé una escena llena de palabras anti-sonantes de mi parte. Algo muy diferente a lo que en realidad salió de mi boca...
-P .. Perdona. Es que, ese nombre... Hmm... ella tuvo que ver algo con mi padre.-Decía mientras levantaba mis manos a la altura de mi cuello para zafarme de su opresión. Repase después de un momento lo que había dicho, deseando que no lo malinterpretara. << Estúpido, ¿¡qué has dicho!? >>. Me dije a mí mismo. No era muy bueno al tener que crear oraciones. Muy seguido daba a entender cosas que en realidad no quería decir. . .
-Pienso que no es necesaria la violencia. ¿No podríamos discutirlo charlando?-Me limité a responder con un tono de angustia y sin fuerza en la voz.



Lawrence Rumsfeld

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 28/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.