Conectarse

Recuperar mi contraseña





Últimos temas
» » Registro de PB
Vie Mayo 11, 2012 9:47 pm por Aaron J. Jones

» » Registro de Nombre y Apellido
Vie Mayo 11, 2012 9:47 pm por Aaron J. Jones

» » Registro de Grupo
Vie Mayo 11, 2012 9:37 pm por Aaron J. Jones

» » Registro de Voz
Vie Mayo 11, 2012 9:36 pm por Aaron J. Jones

» Una tarde normal siempre puede convertirse en una tarde señalada (Abraham) +18
Lun Feb 27, 2012 7:32 pm por Christine E. Willer

» Anuncio N°4: Primera Limpieza del Foro
Dom Feb 26, 2012 9:56 pm por Cameron L. Abrams

» Step-sister...I'm looking for you, now! {0/1}
Mar Feb 21, 2012 12:20 pm por Bambi S. Marsden

» Y PERRY? / BUSCANDO A NEMO! (1/3) {and more}
Mar Feb 21, 2012 12:07 pm por Bambi S. Marsden

» Conociendo...nos....[ Jack & Tom]
Lun Feb 20, 2012 4:29 pm por Tom McHale

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 25 el Lun Ene 23, 2012 3:46 pm.








Image and video hosting by TinyPic






Image and video hosting by TinyPicUniversité FourvièreLonelyHeartsClubFinite IncantatemImage and video hosting by TinyPicCzenE4.pngSecrets of hogwartsBSRol Anatomia de GreyWorlds Collide: The AftermathImage and video hosting by TinyPicLive Your DreamRXJ DarkRomanceImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicTeatro de los vampirosTwilight MoonNew York LivePhotobucketHogwarts Night RPGLa Galia del LirioInternado Convetry Foro RolPhotobucket This is my destinyRUN AWAY RPGSleeping BeauttyPanem GamesForo rol Life you think you hadAshley


Glee Second Generation por Jude D. Hudson & Kirsten St. James, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported


AGRADECEMOS A:
Glee Argentina
Google Images
Tumblr
Wiki Glee
A Thousand Fireflies

Hay alguien ahí? {Josh}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hay alguien ahí? {Josh}

Mensaje por Indiana S. Flannagan el Vie Feb 03, 2012 3:20 pm

Habían terminado las clases. Yo me sentía un poco triste, y todavía faltaban dos horas para el ensayo de vocal adrenaline. Me dio bastante flojera volver a mi casa para volver a Carmel de nuevo, así que me quedé. Me dirigí hacia la sala de música, que tenía un piano. Recordé una de las últimas canciones en las que estaba trabajando, era de una de mis cantantes favoritas, antigua, pero era, por lo menos para mí, casi legendaria; Adele. La canción se llamaba 'Turning Tables'.

Todo Carmel estaba vacío, excepto los Sharks, que estaban entrenando, como siempre. Sin pensarlo dos veces, me senté frente al piano y me puse a cantar. El sonido del piano se apoderó de mí y de la sala de música. Cada una de las palabras que decía, las estaba sintiendo de verdad.- Close enough to start a war... All that I have, is on the floor- Mis manos se guiaban solas, yo tocaba el piano desde que era pequeña y esta canción no era precisamente difícil.

God only knows what we're fighting for - Estaba frustrada, desde hacía 17 años consecutivos, había pasado San Valentín, (o mejor dicho, mi cumpleaños.) totalmente sola. Siempre todos tenían algo que hacer con sus parejas ese día. Y yo, estaba sola, siempre. Y cuando justo pensaba que iba a pasarlo acompañada, todo había sido una broma. - Next time I'll be braver, I'll be my own savior...- Esta canción era perfecta para la situación por la que había pasado. La voz se me quiso quebrar, pero yo la aclaré y seguí cantando.

Terminé la canción y una lágrima se había escapado de mi. Escuché un ruido atrás mío, me asusté tremendamente, creía que estaba sola. Me sequé la lágrima rápidamente y volteé para ver si había alguien. Al parecer, ese alguien se había escondido, pues no había nadie. Tal vez sólo eran ideas mías. Seguí tocando el piano, pero esta vez sin cantar la canción, simplemente me estaba dejando llevar por la melodía.




Indiana Sunshine Flannagan

Indiana S. Flannagan

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 23/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay alguien ahí? {Josh}

Mensaje por Josh W. Carter el Sáb Feb 04, 2012 12:46 pm

I lost my maps, there’s no turning back. All I see is a city of strangers.

La música suena desde mi iPhone en el bolsillo de la chaqueta a través de los auriculares hasta inundar mis oídos. Simples señales eléctricas portadora de vibraciones en el aire previamente grabadas. Siempre me ha fascinado como algo así podía crear tales emociones, como una simple perturbación en el aire podía tener un significado intrínseco y, como las palabras que suelen acompañarles nos hacen establecer comparaciones o identificar hechos. Da igual que tipo de persona seas, cual sea tu pasado, tus aficiones, tus defectos, siempre encontrarás una melodía o una letra en la que sentirse identificado. Quizás eso fue lo que me llamó la atención desde pequeño para estudiar música, o quizás fuesen los deseos posteriores de todo adolescente por formar una banda y aspirar a convertirse en estrellas del rock rodeados de alcohol, instrumentos y chicas guapas en cada rincón del país. Debo reconocer que ese sueño sigue ahí, en alguna parte; quizás un poco oscurecido por la tonelada de problemas y responsabilidades.

Miro el reloj, impaciente. Hace apenas diez minutos que he salido de la charla con el profesor. Al parecer me toca aumentar mi horario de clases en un par de asignaturas debido al “desajuste educacional” entre el estado de California y Ohio. Eso era lo que él había dicho. ¿Traducción? Más clases que echarme a las espaldas. Cómo sobrevivir es algo que escapa a mis predicciones, cuando no estaba en Vocal Adrenaline al menos contaba con el tiempo suficiente como para pasar por casa y dar señales de vida de vez en cuando; ahora mi horario se ha convertido en: levantarse por las mañanas corriendo, llegar al instituto corriendo, atender al ensayo, ir a trabajar corriendo, volver a casa reventado para dormir y vuelta a empezar. Empiezo a plantearme que la gente en Ohio piensa que un chico de dieciocho años no tiene ningún deseo de vida social.

I'm ready to go, I think you already know. We can save this, Los Angeles.

Cerca de hora y medio para el dichoso ensayo. Sé que ir a casa y volver es una completa estupidez ya que apenas me dará tiempo a concentrarme en cualquier actividad que quiera hacer para coger el coche de vuelta y llegar a tiempo. Y llegar tarde no es una de mis opciones, conozco los límites y sé que estoy calando en los nervios de la gente; la idea había sido esa desde un principio, pero llegar tarde seguramente colmaría el vaso de la paciencia de más de uno y no tengo ninguna duda de que cualquiera de ellos correría con gusto para ir a informar al director sobre mi irresponsabilidad. Y expulsión al canto. No podría seguir en aquello mucho tiempo más, más bien no quería seguir en aquello mucho tiempo más por lo que, pasado un tiempo prudencial e intentando corregir ligeramente mi comportamiento, intentaría convencer al director de hacer borrón y cuenta nueva.

Ya. Como si fuera tan fácil, Josh— suelto en voz baja o lo que creo que lo es debido a que con la música sonando en mis oídos el control del volumen al hablar a veces se me hace un poco complicado de controlar.

I'm holding my ground before the streets get me down. I can shake this, Los Angeles. I'm braking, I'm fading, I'm waiting for you.

Comienzo a recorrer los pasillos entonces, todos ellos completamente vacíos y no me extraña, las clases habían terminado hacía ya bastante tiempo y la gente no solía tardar en huir despavorida del edificio, tampoco podría culparles por ello. La idea más inteligente si es que tengo que esperar allí hasta el dichoso ensayo es encontrar un aula lo suficientemente silenciosa y vacía como para poder enfocarme en los deberes del día siguiente; de esa forma al menos conseguiría eliminar algo de mi ajetreado horario diario.
Miro a todos lados, derecha e izquierda; distintos pasillos y aulas de todo tipo se abren lugar a mi avance. Debo reconocerlo, aún no domino los pasillos y estancias de Carmel High. Por mucho que hacer una exploración sin permiso e investigar cada rincón del lugar sería lo más habitual en mí, he estado tan desilusionado con el nuevo instituto que incluso la brillante posibilidad de una sesión de exploración ha perdido todo su brillo a mis ojos.

We'll leave the radio on until the feeling is gone. I won't miss this, Los Angeles.

¿huh?— murmuro extrañado. A la música de mis oídos se le añade otra ajena, notas que sé que no deberían de estar ahí ya que conozco la canción y que juntas suenan bastante mal debido a la diferencia de escala.

Dirijo mi mano derecho a mi móvil y apago la música quitándome los auriculares de los oídos. Ahora que no tengo el ajustado compás de cuatro por cuatro anterior en la cabeza puedo prestar más atención a la melodía que inunda el pasillo. El sonido parece proceder de una de las habitaciones cercanas.

Wow—digo para mí mismo. Quien sea está cantando y no puedo decir que no sea impresionante desde luego.

Me aproximo a la puerta sin dudarlo ni un solo segundo. Por lo que puedo ver se trata de la sala de música. Al entreabrir la puerta el sonido fluye con mayor facilidad aparte de permitirme ver el interior. Cual es mi sorpresa al ver de quien es la encargada de tocar el piano en estos momentos. Reconocer la voz de Indiana es tarea fácil, desde luego una voz así no es sencilla de pasar por alto y mucho menos de olvidar a quien pertenece. El problema viene cuando su propietaria parece pasar la mayor parte del tiempo ocultándola a mi parecer.

Indiana Flannagan. De todas las personas de Vocal Adrenaline y posiblemente del noventa por ciento de alumnos de todo Carmel High podría decir que aquella chica era de mis favoritas. Al menos había sido de las pocas en ofrecerse para ayudarme cuando llegué y la que no huyó despavorida cuando se dio cuenta de mi habilidad para atraer a los problemas. Creo que agradecimiento es la mejor palabra para describir mi relación con ella, aunque en el poco tiempo que llevo aquí la cosa ha ido evolucionando y poco a poco hemos tomado un poco de confianza. Demasiada confianza más bien.

Empujo un poco más la puerta obteniendo como resultado un crujido ante el que maldigo interiormente. No soy el único que se ha percatado pues el sonido procedente del piano para en ese preciso momento dejando en el aire nada más que el retazo de sus últimas notas aún sostenidas en el ambiente. La chica se gira, pero yo soy lo suficientemente rápido como para desaparecer del espacio que deja visible la puerta, siempre lo he sido; puede que no sea el hombre con más fuerza del mundo, pero a velocidad y agilidad siempre era complicado ganarme. Siempre he mantenido el pensamiento de que para poder hacerte algo primero alguien tiene que conseguir atraparte.

Resoplo aliviado cuando el sonido del piano vuelve a filtrarse entre el espacio que deja el marco de la puerta. Esta vez no es acompañado por su voz y finalmente decido que es hora de acabar con la broma y dar la cara. Mi idea de hacer los deberes se ha ido al traste ¿Cómo pensar en deberes con la chica allí sola y aburrida? No, yo soy un buen samaritano, o más bien amigo, y la obligación de los amigos es matar el aburrimiento del otro, o al menos una de las muchas.

No me es difícil colarme en la habitación sin ningún nuevo ruido cerrando la puerta silenciosamente a mi paso y andando cuidadosamente a sus espaldas hasta acabar justo detrás suya sin ser percibido. Estiro entonces el cuello, colando la cabeza por encima de su hombro.

Me gustaba más cuando estabas cantando— confieso delatando mi muy cercana presencia y de paso dando a entender que era yo el que merodeaba segundos antes— De todas formas ten cuidado. Me han dicho que aquí en Carmel si te oyen cantar te secuestran y te meten en su secta secreta. Vocal Adrenaline creo que lo llaman— bromeo poniendo los ojos en blanco.
Retiro la cabeza y recupero mi posición erguida habitual para instantes después sentarme a su izquierda en el asiento del piano. Eso era justamente lo que habían hecho conmigo y por ello justamente estaba allí en aquellos momentos, esperando matar el tiempo hasta el ensayo como un imbécil; aunque al menos ahora ella está allí para hacerme compañía.

Vaya, más de una hora de antelación…— comento contemplando las teclas del piano mientras me quito la mochila y la dejo caer a un lado— No me digas que estás ensayando para por fin bajar los ánimos de nuestras queridas divas. Creo que tendré que ir a apuntar este día en el calendario.— comento con una media sonrisa de diversión, girando entonces la cabeza hacia la derecha para contemplarla.

Noto entonces que la chica no está demasiado contenta que se diga. Mi cara y tono de voz cambian por completo en esos momentos mientras empiezo a sentir algo de rabia en mi interior, subiendo por mi cuerpo y acomodándose en mi estómago facilitando a crear una sensación amarga. No me gusta ver a Indiana triste, sin embargo no me escapa que en muchas ocasiones la chica presta demasiada atención a cualquier tontería y finalmente acaba afectándole— ¿Un mal día?




Joshua W. Carter

Even when you get lost and you're scared
when you wanna give up I don't care. Hold on, you're almost there.

Josh W. Carter

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 31/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay alguien ahí? {Josh}

Mensaje por Indiana S. Flannagan el Dom Feb 05, 2012 1:43 am

Seguí tocando y de pronto, escucho un 'me gustaba más cuando estabas cantando' que me asustó un poco, pero no era nadie más que Josh, uno de mis mejores amigos en Carmel, reconocí su voz al instante. Luego agregó que si te escuchaban cantar en Carmel, te metían en VA. Yo conocía muy bien esa situación, porque gracias a mí, era que Josh estaba en VA. Si, si, yo y mi bocota, pero... ¿qué querían que hiciera? la música me salvó a mí, me ayudó (y me sigue ayudando) como vía de escape cuando tengo problemas. ¿Qué cosa más adecuada para alguien como Josh, que unirse a VA?. Claro, que este me odiaría si supiera que fui yo quien lo metí en este 'lío'. Algún día se lo diría y nos reiríamos de eso. Me limité a poner una sarcástica media sonrisa en mi rostro y agregué: Si supieras... Tengo beca en Carmel porque estudiaba en McKinley y me escucharon cantar. Hicieron todo lo posible para que me una a Vocal Adrenaline.

Mis manos seguían acariciando las teclas del piano, haciendo la suave melodía que estaba acompañando a mi voz hace un rato. No había apartado la cabeza de ahí, pero sin embargo estaba atenta a lo que decía mi amigo. De pronto, siento que se Josh se sentó a a mi costado en el asiento del piano. - No, simplemente me dio pereza tener que ir a mi casa para luego volver, no le vi mucho sentido. Además, me conozco, iba a quedarme tocando el piano allá y luego llegaría tarde y las divas...tú sabes cómo son.- Dije con media sonrisa en mi rostro. Seguía triste por lo que me habían hecho, pero Josh me distraería un poco, verdad?. Justo él mencionó algo sobre las divas, a lo que agregué: Deberíamos hacer un dueto algún día, las divas se morirían de envidia con el hecho de sólo tener que hacernos los coros y eso.-dije divertida.

Luego Josh me miró y se dió cuenta de que no todo andaba bien. Él siempre notaba qué me pasaba en verdad, y no sólo la máscara de 'chica divertida' que inconscientemente me ponía. Del poco tiempo que nos conocíamos, sabíamos muy bien cómo era el otro, y, a pesar de lo que le había hecho a Riles, se había vuelto un amigo muy cercano. Nunca entendí bien como pasó. - Digamos que... por primera vez es un problema de verdad.-dije triste e intentando poner una sonrisa.Tomé un poco de aire, a penas recordaba lo que me habían hecho, los ojos se me llenaban de lágrimas.

Resulta, que un chico me había hecho creer que estaba enamorado de mí. Sí, así como lo oyen, yo le creí. Nadie podría estar enamorado de mí, aunque fuera la única chica que quedara. Después de haber 'declarado su amor' me preguntó si quería salir con él. Yo estaba desconcertada, pero feliz, por lo que acepté. Me hizo ir a Breadstix, lo estuve esperando por dos horas, y cuando ya estaba completamente convencida de que no vendría, cuando yo estaba en la puerta, veo que él aparece con su novia y con sus amigos, quienes se rieron de mí y me lanzaron un par de granizados. Eso había pasado el día de ayer y aún no se me borraba ese recuerdo. Habían jugado conmigo, me habían dado una esperanza totalmente irreal, justo días antes de San Valentín. Estaba devastada.




Indiana Sunshine Flannagan

Indiana S. Flannagan

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 23/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay alguien ahí? {Josh}

Mensaje por Josh W. Carter el Lun Feb 06, 2012 4:30 pm

Una sonora carcajada sale de lo más profundo de ser cuando de repente ella salta que realmente ella no estudiaba allí, sino que el motivo por el que ahora se encuentra aquí es que el instituto le ofreció beca al conocer de su voz. Tampoco me extraña, desde luego una voz como la suya no se encuentra todos los días a la vuelta de la esquina y ya es sabido que la reputación de Vocal Adrenaline tiene en el instituto y de lo que son capaces para obtener a las mejores voces de toda la ciudad con tal de seguir ganando competiciones. No puedo evitar que me haga gracia, desde luego sí que parece una secta. Quién sabe, a lo mejor su próximo proyecto es instalar micrófonos en los baños o vestuarios por si alguien canta en la ducha.

Después de un par de minutos y ayudado por el pensamiento anterior consigo para de reír. A mis oídos vuelve la melodía de antes, aunque esta vez con menos intensidad para permitirle hablar y explicarme qué hace realmente allí tan temprano. Bueno, si eso es lo que tenía pensado hacer en casa es una opción inteligente, se ahorraba el par de viajes que suponen la ida y vuelta porque además tiene razón sobre la gente de Carmel: mejor no llegar tarde. Experiencia propia.

¿Por qué no?— contesto observándola distraídamente jugar aún con las teclas entre los dedos de sus manos— Morirán de envidia.

Al parecer este año la participación masculina en el grupo había disminuido con respecto a años anteriores por lo que por excepción de unos pocos chicos, todos nos encontrábamos siempre en la sala de ensayos rodeado de chicas. No es que me queje por las vistas o la compañía, pero cuando en esa compañía entra gente como Kirsten o Prue casi que pasar el tiempo en el zoo se me presenta más comunicativo y práctico que intentar mantener una conversación por muy poca ropa que decidieran ponerse cualquier día de estos.
Porque así eran la mayoría de Vocal Adrenaline. Siempre he pensado desde una primera impresión que pusiera un espejo gigante en el escenario conseguiría mantenerlos entretenidos a todos por el tiempo suficiente para que me dejasen en paz. El caso es que las voces masculinas están solicitadas en el grupo y uno de mis mayores temas de discusión con la mayoría viene al negarme a cantar demasiado habitualmente o negarle a algunas cantar algún dúo con ellas. Estoy seguro que de cantar ahora con Indie todas nos mirarían con envidia y aunque no es algo que busque precisamente, la idea de fastidiarles un rato es demasiado bonita como para incluso negarme a cantar.

El grave sonido que se precede a continuación no es más que el anuncio de que he apoyado mi codo izquierdo en las teclas del piano para apoyar parte de mi cuerpo y así poder girarme con mayor facilidad para observar a la chica. Dice que ahora el problema es serio. Trago saliva, preparándome para escucharla hablar. Ya estoy acostumbrado a los problemas de Indie, esos problemas que solo ella considera realmente problemas. Para cualquier otra persona sus preocupaciones no serían más que un motivo para irse de fiesta y emborracharse o simplemente reírse de las circunstancias. Pero no, la chica se toma las cosas demasiado en serio. La miro atento, examinando su perfil con cuidado y consiguiendo apreciar la tristeza en él. Ambos nos parecemos, cuando tenemos algo en mente nos limitamos a poner buena cara para que nadie pregunte.

Quizás ese fuese el hecho de que ambos acabásemos llevándonos tan bien, quizás somos capaces de leernos el uno al otro más allá de lo que los otros puedan llegar a ver en esa tan bien confeccionada máscara que ya se nos ha convertido en costumbre llevar. Observo como intenta tomar aire, y al segundo siguiente puedo ver ese brillo en sus ojos, ese que indica la lucha de algunas lágrimas por salir.

“Uuuh”— pienso para mi mismo al ver la escena por mucho que mi rostro mantenga la misma expresión, aunque quizás mis ojos puedan llegar a reflejar ahora parte de la preocupación que pasa por mi cabeza.

Hey, Indie, ¿Qué es lo que pasa?— pregunto acercándome un poco más en el banco totalmente serio.

Antes de que quiera darme cuenta tengo la mandíbula apretada. Nunca he soportado ver llorar a nadie que me importe, es una de esas situaciones que por muy estúpido que suenen me provoca la necesidad de salir corriendo y huir lo más lejos posible hasta conseguir quitarme la escena de la mente. Pero no, por regla general no solía correr, más bien me quedaba en el sitio sin saber bien que decir para hacer sentir mejor a la persona en cuestión. No soy un gran apoyo, es algo que tengo asumido desde siempre.

Sabes que puedes contármelo si quieres— digo entonces en un susurro. No sé cuanto tiempo he pasado en silencio, seguramente unos segundos pero algo en mi cabeza hace que parezca una eternidad— Anda, ven aquí— antes de que pueda contestarme he pasado mi brazo derecho por sus hombros atrayéndola hasta mi pecho en la escasa distancia que nos separaba segundos antes en el banco del piano.

Podría ser un desastre consolando a gente, pero el abrazar a alguien cuando está triste es un gesto que he tenido desde siempre y que al menos parece que la mayoría de las ocasiones tiene un éxito considerable. Quizás porque más de una vez yo mismo hubiese agradecido que alguien hubiese venido y me hubiera dado un abrazo cuando todo el mundo se me venía encima y sin embargo no recibía nada parecido de nadie.




Joshua W. Carter

Even when you get lost and you're scared
when you wanna give up I don't care. Hold on, you're almost there.

Josh W. Carter

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 31/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay alguien ahí? {Josh}

Mensaje por Indiana S. Flannagan el Lun Feb 06, 2012 7:44 pm

Josh me entendía. Bastaban un par de miradas para que yo supiera si le sucedía algo malo y viceversa. Esta vez, él había notado lo que me pasaba y al no escuchar respuesta alguna por parte mía, me había abrazado, él era más alto que yo, así que cuando él me abrazó, yo estuve a la altura de su pecho. Le devolví el abrazo, eso era lo que más necesitaba. Pasamos bastante rato (o eso me pareció) abrazados y en silencio. Una lágrima se derramó por mi mejilla. Cuando por fin me atreví a hablar.

Está este chico. Mientras trabajaba en el Starbucks me hizo creer que yo le gustaba desde hacía bastante tiempo y yo... no estaba segura, pero me convenció de que si.-Interrumpí mis palabras para tomar un poco de aire, no quería llorar. Odiaba llorar frente a mis amigos. Los hacía sentir mal y eso era lo que menos quería.- Luego me dijo que quería ir a Breadstix conmigo. Ayer, estuve cerca de dos horas esperándolo en Breadstix. Cuando ya me había dado por vencida y estaba casi en la puerta, los encuentro. Sí. A él y a su novia o quien sea. Besándose. Me sentí más que mal, pero eso no era todo. Él me dijo: ¿En serio creerías que saldría contigo?. Pero eso no es lo peor. Cuando estaba a punto de irme de ahí, como cuatro amigos de él, vinieron con granizados y me bañaron en ellos. Luego, todos se rieron de mí.- Pensé que al desahogarme diciendo lo que me había pasado, iba a sentirme mejor, pero pasó todo lo contrario, al revivir esas escenas en mi mente, se me había hecho un nudo en la garganta.

Ya no había nada que decir, por lo que me quedé ahí, inmóvil, con los ojos cristalizados y la cabeza apoyada en el pecho de Josh. Me sentía muy mal, en McKinley ya había pasado por la horrible sensación de un granizado en mi cuerpo, pero esta vez el granizado sirvió como algo que me aseguraba que no estaba dentro de otra de mis pesadillas. Ahora mis esperanzas habían decaído lo suficiente para no creer en los hombres nunca más. ¿Es que acaso el bullying no podía detenerse nunca?. Sí, debí haber pensado dos veces antes de salir con alguien con quien nunca había hablado.

Sí, fui una tonta Josh. Lo sé.- Dije apenada, aún apoyada en su pecho. Ahora sí que no quería volver a McKinley, el chico que me había hecho la broma, era de los Titans. Yo pensaba que las únicas que me hacían bullying eran las cheerios. Bueno, en parte habían sido las cheerios, pues la novia de el chico era una de las cheerios que me atormentaban todos los días. Pero, no entendía qué les molestaba de mí, ya ni siquiera estudiaba en McKinley. ¿Qué les había hecho yo?. No tenía idea alguna.




Indiana Sunshine Flannagan

Indiana S. Flannagan

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 23/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay alguien ahí? {Josh}

Mensaje por Josh W. Carter el Lun Feb 13, 2012 12:26 pm

No pone muchas quejas, por lo que a los pocos segundos sus brazos pasan por mi espalda mientras noto la presión de su cara en mi pecho. Lo único que me limito a hacer en ese momento es afianzar un poco mejor mi brazo derecho sobre sus hombros y apoyar mi barbilla sobre su cabeza en busca de una posición cómoda en la que pasar el tiempo lo más cómodo posible.

Ahora el silencio se ha hecho mucho más espeso que antes dejando todo en una calma casi absoluta e irreal, de esas que son completamente imposibles por mucho que nuestros oídos no puedan registrar la mayoría de esos sonidos. Sin nuestras voces conversando o la melodía que tocaba hasta hace unos segundos todo parece más vacío, pero también más tranquilo y en paz. Muevo ligeramente la cabeza sobre la suya en busca de no clavarle mi barbilla y dispuesto a mantener la postura todo lo que Indiana considere necesario. Ahora que lo pienso no es demasiado normal para mí estar en dicha posición con nadie, de hecho creo que hacía siglos que no lo hacía, no desde que había partido de Los Angeles.

Cuando decide romper el silencio vuelvo al mundo real dispuesto a escuchar cada detalle de su problema y por otra parte agradecido. Que no preguntase por los problemas de la gente no significa que no me importen, y sé que de ver a Indiana así lo más seguro es que incluso yo acabase dándole vueltas a cual podría ser su tema de preocupación esta vez. Irónico, nunca le doy la importancia suficiente a mis propios problemas pero los del resto pueden llegar a quitarme el sueño, desde luego lo mío no es normal, pero supongo que es algo que tengo más que asumido con el paso de los años.

Su voz suena despacio, en un tono bajo; después de todo está a escasa distancia de mí y no hay ningún ruido por lo que la necesidad de alzar la voz sería completamente estúpida e innecesaria. Tampoco se sabe nunca quién puede estar cotilleando entre los pasillos por mucho que todo suene en calma y supuestamente a esas horas nadie deba rondar por allí. ¿Nosotros lo hacemos no? Nada descarta la posibilidad de que seamos los únicos.
Habría que estar realmente sordo para no notar el tono de pesar con el que pronuncia cada una de esas palabras, como esas que luchan por salir con la esperanza de encontrar algún consuelo al expresarse en voz alta pero que a la vez cuestan ser dichas por diversos motivos.

Y la historia comienza. Al parecer un chico la había convencido para salir. Al principio no entiendo dónde está exactamente el problema en ello cuando hace una pausa. ¿El chico no le gustaba? ¿Había ido mal? Entonces vuelve a la carga mientras mi expectación aumenta por segundos, casi con miedo a que fuese a parar y decidir que es mejor no seguir contando nada. Desde luego no soy el mejor consejero en temas amorosos, más bien podría ser el peor de toda la historia, pero aun así tengo interés por saber que es lo que la está molestando; de lo contrario sé que me embargará esa molesta sensación de impotencia que ya de por sí tengo ahora mismo al no saber demasiado bien que puedo hacer al respecto.

Pero todos mis pensamientos se difuminan pues la chica sigue hablando. Por lo visto ella accedió a la cita pues comenta como estuvo esperándole por dos horas en Breadstix pero el muchacho no se presentó. Me cabrea el hecho de que de que el muy imbécil la hubiese dejado plantada durante tanto tiempo sin ni siquiera avisar. La visión de una Indiana sola esperando en Breadstix mientras su ilusión se va consumiendo conforme pasa el tiempo no es la mejor visión para mantenerme de buen humor ¿Qué se había creído ese imbécil?

Pero al parecer, si creo que ese es el colmo del asunto me doy cuenta de mi equivocación conforme continúa hablando ¿He dicho imbécil? No, sin duda es un término demasiado escaso para describir las ganas de partirle la cara al sujeto en cuestión por la actuación que seguramente para él habrá sido estelar y divertida mientras que para mí tan solo queda como una broma cruel y de mal gusto. No puedo hacer más que apretar mi brazo contra su cuerpo para pegarla más al mío en un intento mudo de expresar todas esas palabras y frases que la gente dice en ese tipo de ocasiones pero las cuales yo odio utilizar por ese simple motivo.

Todo se ha quedado en silencio después de sus últimas palabras y yo intento aún asimilar toda la escena del relato, como si de una película proyectada en mi cabeza se tratase y pudiese observar cada detalle. Sé que no debería estar haciendo esto pues tan solo consigue ponerme de peor humor. Después de unos segundos todo lo que sale de mi boca es un suspiro en un intento de que toda la tensión acumulada por mi cuerpo se escape junto con el dióxido de carbono.

No fuiste una estúpida— murmuro contra su pelo rubio después de su comentario, seguramente ha malinterpretado mi suspiro— Es estúpido es él, ¿Quién es?

Vale, ir a una cita con un completo desconocido no es lo más brillante que mi amiga podría haber hecho, pero sin duda alguna lo que nadie se espera es encontrarse con algún niñato con ganas de joder el día a alguien, en este caso, Indie. En mi cabeza van apareciendo diferentes ideas de tortura para el susodicho. Podría intentar algo con su novia, eso le daría en el orgullo y casi puedo apostar un brazo a que no me sería muy difícil conseguirlo, después de todo muy buena persona no debe de ser para prestarse a hacerle algo así a alguien, por lo que tampoco me extrañaría que lo consiguiese sin mucha dificultad. La idea de ajustar cuentas a la vieja usanza también suena entretenida, quizás con la nariz rota fuera yo el que le preguntase como piensa que alguien quisiese salir con él.

Cualquier chico sería afortunado en salir contigo, Indie— digo separándome unos centímetros para poder observarla detenidamente— y no me digas que no— añado inmediatamente, sabiendo que seguramente interrumpirá para decir que no llevo la razón— te lo dice uno, después de todo.

Nunca he entendido los problemas de la chica con respecto a si misma, su baja autoestima o sus extraños convencimientos que la sumían ligeramente cada vez más en algo totalmente ajeno y alejado de la verdadera realidad. Y desde luego yo no voy a dejar que se lo crea, mucho menos por un imbécil que lo último que merece es conseguir que se venga abajo.




Joshua W. Carter

Even when you get lost and you're scared
when you wanna give up I don't care. Hold on, you're almost there.

Josh W. Carter

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 31/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay alguien ahí? {Josh}

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 1:01 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.