Conectarse

Recuperar mi contraseña





Últimos temas
» » Registro de PB
Vie Mayo 11, 2012 9:47 pm por Aaron J. Jones

» » Registro de Nombre y Apellido
Vie Mayo 11, 2012 9:47 pm por Aaron J. Jones

» » Registro de Grupo
Vie Mayo 11, 2012 9:37 pm por Aaron J. Jones

» » Registro de Voz
Vie Mayo 11, 2012 9:36 pm por Aaron J. Jones

» Una tarde normal siempre puede convertirse en una tarde señalada (Abraham) +18
Lun Feb 27, 2012 7:32 pm por Christine E. Willer

» Anuncio N°4: Primera Limpieza del Foro
Dom Feb 26, 2012 9:56 pm por Cameron L. Abrams

» Step-sister...I'm looking for you, now! {0/1}
Mar Feb 21, 2012 12:20 pm por Bambi S. Marsden

» Y PERRY? / BUSCANDO A NEMO! (1/3) {and more}
Mar Feb 21, 2012 12:07 pm por Bambi S. Marsden

» Conociendo...nos....[ Jack & Tom]
Lun Feb 20, 2012 4:29 pm por Tom McHale

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 25 el Lun Ene 23, 2012 3:46 pm.








Image and video hosting by TinyPic






Image and video hosting by TinyPicUniversité FourvièreLonelyHeartsClubFinite IncantatemImage and video hosting by TinyPicCzenE4.pngSecrets of hogwartsBSRol Anatomia de GreyWorlds Collide: The AftermathImage and video hosting by TinyPicLive Your DreamRXJ DarkRomanceImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicTeatro de los vampirosTwilight MoonNew York LivePhotobucketHogwarts Night RPGLa Galia del LirioInternado Convetry Foro RolPhotobucket This is my destinyRUN AWAY RPGSleeping BeauttyPanem GamesForo rol Life you think you hadAshley


Glee Second Generation por Jude D. Hudson & Kirsten St. James, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported


AGRADECEMOS A:
Glee Argentina
Google Images
Tumblr
Wiki Glee
A Thousand Fireflies

No hace mal un ensayo [Savannah V. López]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No hace mal un ensayo [Savannah V. López]

Mensaje por Steven J. Scofield el Dom Ene 22, 2012 6:58 pm

Era uno de los miembros más recientes dentro del grupo, apenas llevaba un par de días dentro de el colegio, y aun estando con ellos, me costaba trabajo poder acoplarme a ellos y a sus charlas, que prácticamente no sabía nada. A cada clase y reunión del club, me la pasaba como un marginado, arrinconado de todos, una actitud que en realidad no me sorprendía mucho de mí, al estar con muchos reunidos tenía una actitud bastante tímida. No llamaba mucho la atención dentro del grupo, lo cual no sabía si era preocupante o no. Si quería destacar y ayudar a mis compañeros debía mostrarme, eso era lo que me preocupaba y lo que no me preocupaba era que no tenía que estar con todos… debía dejar de ser tan asocial, sin embargo siempre lo tímido me ganaba cosa que nunca pude evitar de ser. Solo pasaba las horas dentro del club callado y escuchando a mis compañeros interpretar sus números e igual interpretaba mi canción y volvía a mi pequeño rincón del salón.

Al terminarse la reunión del club, no tenía bastantes ánimos para ir a casa y después buscar trabajo. No me gustaba ser dependiente de mi tía, tampoco quería verme como uno más al que tenían que alimentar, así que intentaría ayudar a mis tíos, con los gastos de mis estudios y algunas extra clases que tomaba cuando en algunas materias fallaba y porque no? Comprarme algunos gustos, como ropa, o un celular que ya me hacía bastante falta, en especial la ropa, solo pude llevarme muy poca en mis maletas. La mayoría de lo que cargue al llegar aquí fueron mis instrumentos, como mi guitarra y mi violín.

Al salir de la clase del club, tome rumbo hacía el auditorio o eso creía, aun no conocía en totalidad toda la escuela, solo lo básico, salones de clases, cafetería y el salón donde se hacían las reuniones del club. Al estar dando varias vueltas por el instituto al fin encontré el auditorio, entre y camine por los pasillos donde estaban las filas de asientos, para llegar al escenario. Al llegar a este, di un gran suspiro de nostalgia, ya llevaba bastante tiempo sin pararme en un escenario, recuerdo que mi última presentación fue cuando tenía 12 años en un recital de violines o de canto o de guitarra…. Ya ni seguro estoy, el escenario me recordaba bastante a mi familia, a mis padres que todo el tiempo iban a mis presentaciones… tal vez esto de entrar al club sería un error, haría que recordara mucho mi familia, pero la música era mi vida, con ella había aprendido bastante y gracias a ella estaba en estos lugares. Tome un ligero respiro, en esta ocasión traje mi guitarra propia, no me gustaba pedirla prestada. Mi guitarra era acústica, en color azul marino y negro en los bordes de esta. La saque de su estuche y la afine un poco, ya tenía mucho tiempo arrumbada en mi habitación y de seguro la necesitaba. Llego a mi vista un piano en color negro, me acerque a él tocando una tecla para ver si aún funcionaba y para mi suerte funcionaba. Solo esperaba que nadie me llamara la atención por tocarlo, así que me senté en el banco que estaba enfrente del piano y toque la siguiente melodía:

Mientras que al sonido de la melodía del que tanto me gustaba comencé a cantar algo fuerte, pero desde el principio daba con todo mi sentimiento a la canción y en especial a la letra que tanto me gustaba. A cada palabra rítmica que salía de mis labios, tomaba más confianza, y aumentaba el sonido de mi voz. Me desenvolvía de tal manera al expresarme de esta manera que tanto me gustaba… la música.


I hung up the phone tonight
Something happened for the first time deep inside
It was a rush, what a rush

'Cause the possibility
That you would ever feel the same way about me
It's just too much, just too much

Why do I keep running from the truth?
All I ever think about is you
You got me hypnotized, so mesmerized
And I've just got to know

Do you ever think when you're all alone
All that we can be, where this thing can go?
Am I crazy or falling in love?
Is it real or just another crush?


A la ultima parte que era mi favorita, aumente el sentimiento, mi espalda junto con mi cuerpo se movía de atrás hacía delante, como si bailara tocando el piano, a ese grado me dejaba llevar por la música.




Steven J. Scofield

Mensajes : 60
Fecha de inscripción : 21/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hace mal un ensayo [Savannah V. López]

Mensaje por Savannah López el Dom Ene 22, 2012 7:31 pm

En realidad, Savannah no había tenido demasiado tiempo libre en los últimos días. Cuando no estaba en clase, estaba ensayando con las Cheerios o básicamente, andando con las Cheerios. En las prácticas, en las clases, en los pasillos, luego del insitituto, en su casa... era como si derepente hubiesen comenzado a monopolizar su vida, y ella se dejaba. Sólo quería un poco de paz y tranquilidad, sin tener que hablar de zapatos, vestidos, fiestas o chicos estúpidos que simplemente no se daban cuenta que se morían por sus huesos. A Savannah, personalmente, ninguno parecía llamar su atención, todos eran más de lo mismo: mucho músculo, poco seso. Como había dicho una vez Caitlin, los tíos piensan con lo que llevan entre las piernas, Sav. Bueno, Caitlin Evans tenía mucha razón. Como Savannah no parecía necesitar pasárse el resto del día tras un chico a la espera de que éste por fin decidiese invitarla a salir, se separó del grupo, excusándose con que tenía que reunírse con su madre. Pobre, ya la había usado de excusa un par de veces antes, tendría que pagárselo con un almuerzo, pero de verdad. Su madre rápidamente salió de entre sus pensamientos también, mientras caminaba por el pasillo con su uniforme rojo, su uniforme de las Cheerios. Cuando tú llevabas el uniforme, todos parecían notárte, mientras avanzabas por el corredor, miles de ojos curiosos se posaban en tí, pero si en cambio pasabas vistiendo ropa normal, nadie ni siquiera notaba tu presencia. El poder del uniforme, pensó para sus adentros con una risita.

Hizo una rápida parada en su casillero para dejar un par de libros y luego de acomodarse un par de mechones rebeldes en el pequeño espejo que le había incorporado un par de cursos trás -chica, que si no tienes un espejo en tu casillero, no eres nadie- y lo cerró de un portazo. Ahora, con las manos libres, tenía que reprimir el impulso de intentar estirar su falda hacia abajo. Era tan corta, que apenas cubría lo que se tenía que cubrir. Esa era la idea: provocar, pero dejar algo a la imaginación. Pues bueno, no iba a haber nada para la imaginación si las corrientes de viento que circulaban por ahí no paraban de una buena vez. Seguro que más de uno estaba amando al viento en ése momento. Si hay algo que diferencia a las chicas de los chicos, es que ellas sí saben disimular, pueden mirar a alguien sin parecer violadores en serie, pero los chicos... bueno, los pobres a duras penas si pueden mantener la boca cerrada. Mientras avanza por el pasillo, piensa en la mariposa que lleva en el cuello, libre, sin que nadie le diga qué tiene que hacer; desearía ser una mariposa, sí, y poder ir a donde quisiera cuando quisiera, justo como estaba haciendo en ese momento. El problema era que no sabía muy bien a dónde ir. Casa no parecía precisamente un destino muy emocionante y regresar con las Cheerios era impensable. Y como no era día de trabajo... acababa de quedárse sin ideas, justo cuando se topó con el auditorio. Pabellón Cívico April Rhodes. De seguro que April Rhodes había sido alguien con mucho dinero, ya sabes, para donar un auditorio y todo eso.

Se deslizó por la puerta doble -que estaba también misteriosamente entre abierta- y no pudo evitar sorprenderse or el panorama que se baría ante sus ojos. Savannah no acostumbraba ir mucho allí, ya que no pertenecía al club de canto, New Directions o algo así, además, las Cheerios nunca prácticaban allí, sólo en el gimnasio. Era un luugar grande y espacioso, con filas y filas de asientos, pero no fue eso lo que llamó su atención, si no el enorme escenario, apenas iluminado bajo las tenues lámparas de iluminación. Sí, su madre seguramente había pisado ese mismo escenario cuando estudiaba allí. Sonrió de sólo pensarlo. Su madre, allí, cantando. Hacía mucho que no la oía cantar, sólo en un par de cintas de las Seccionales que había entrado abandonadas en el ático, y eso que las había visto cuando ella no estaba en casa. Había también un majestuoso piano negro, que brillaba bajo las luces del escenario. Savannah no sabía tocar ningún instrumento, pero seguramente sería divertido tocar el piano, o tal vez, la guitarra. Estaba tan ensimismada admirando el lugar, que ni siquiera había notado que había alguien más allí, algo que no era muy difícil de deducir teniendo en cuenta que estaba tocando el piano que segundos antes había visto.

Sus pies comenzaron a movérse casi involuntariamente hacia el escenario siguiendo el camino que llevaba directo hacia donde estaba el misterioso chico de bonita voz. Y buen gusto musical, había que agregar. Aún así, permaneció un par de filas detrás, donde la iluminación del escenario no podía captarla completamente.

Do you catch a breath when I look at you?
Are you holding back like the way I do?
'Cause I'm trying and trying to walk away
But I know this crush ain't goin' away-ay-ay-ay-ay
No tenía la misma voz suave que el chico, pero aún así, cantó el estribillo que bien conocía. No era su canción favorita, pero sin duda la letra era muy bonita. ¿Qué se sentiría que alguien te cantase esa canción? Permaneció de pie, a medio paso entre el escenario e irse. Había interrumpido a alguien en medio de una canción, y según sabía, eso no era precisamente bueno.


look for the girl with the broken smile
ask her if she wants to stay a while a nd she will be loved. she will be loved.


Savannah López

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 21/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hace mal un ensayo [Savannah V. López]

Mensaje por Steven J. Scofield el Dom Ene 22, 2012 9:56 pm

El eco de mi voz, pasaba de un extremo del auditorio al otro y terminaba regresando a mí. Efecto que daba cuando un gran espacio estaba totalmente vacío y aparte un escenario estaba diseñado de cierta forma para que el eco de la voz, y se escuchara mejor la acústica, no sabía de dónde había aprendido esto?… supongo que en mis clases de música que cursaba cuando era pequeño, y cosas que se quedaron en mi memoria. Aquella melodía combinada con mi voz, que no era perfecta pero si estaba bastante bien, para que me hayan aceptado dentro de New Directions, pero con aquellos simples sonidos del alma, como solía llamarlos hacían que mi piel se estremeciera con tan solo llegara el sonido a mis oídos. No comprendía porque la música tenía este efecto tan grande en mí, que me servía como sedante, me calmaba totalmente, ya empezaba a recordar, tantos años de lecciones de piano en tan solo minutos. No podía explicar lo que sentía al volver a tocar y cantar, sentía como que parte de mi alma que había desaparecido junto con mis padres volvía a renacer e incorporarse de nuevo a mí, con la música me sentía completo, nada me faltaba y lograba que me perdiera en mi mundo, cosa que nadie lograba hacer ni nada… muchas personas tomaban la música como cualquier pasatiempo, algo de ocio o cosas así, pero para las personas que la sientes, que la viven, que influye todo el tiempo en su vida, era más que un simple pasatiempo o algo en que perder el tiempo. Era… una pasión, para mí era una pasión, era mi alma hablando…
Al ritmo que seguía mi voz acompañando a los hermosos sonidos que emitía el piano a cada tecla que presionaba, movía mis pies junto con mi cuerpo de una forma rítmica, a este grado me ponía al dejarme llevar por la música y más si llevaba tanto tiempo sin hacer algo de sonidos rítmicos. Por lo que eso me satisfacía a un grado máximo, al punto de sentir la canción, sentir la letra, como si la viviera… como si sintiera lo que el compositor sentía, ósea enamoramiento, estaba completamente enamorado tanto de la letra como de los sonidos que emitía el piano. No podía imaginarme como me pondría con esta canción si en verdad estuviera enamorado… pero ya tenía canción a quien dedicarle por si alguna vez mi corazón latiera por alguien, aunque no me quería apresurar bastante, apenas era nuevo en el instituto y aun me faltaba por lo menos conocer a un amigo. En aquellos momentos estaba tan perdido entre la letra y la melodía que no había notado que había entrado alguien… no me sorprendía, cuando me tomaban muy inspirado, era casi imposible que escuchara o me diera cuenta de lo que sucedía alrededor, solo estaba yo, mi voz y el piano juntos, haciendo una combinación perfecta… o eso al menos creía yo.

Seguía con la canción, sin embargo antes de que siguiera cantando, una voz femenina me interrumpió, me puse muy nervioso, pero no paraba de tocar el piano, para no estropear su parte, estaba muy apenado, pero trataba de calmarme, pero al seguir escuchando su voz, me calme un poco y voltee hacía donde provenía aquella voz dulce, al ver a la chica. Su piel era color miel, y sus ojos castaños, eso alcazaba a notar desde donde estaba, también tenía su cabello recogido por una coleta y tenía el uniforme de las Cheerios, algo que se me hizo extraño que cantara junto conmigo… ya que por lo que sabía eran chicas plástico, chicas que solo les importaba su aspecto y ese tipo de cosas, pero al escucharla le sonreí un poco y cuando termino su parte, continúe con la canción.


Has it ever crossed your mind
When we're hanging, spending time girl, are we just friends?
Is there more, is there more?

See it's a chance we've gotta take
'Cause I believe that we can make this into something that will last
Last forever, forever


Mientras cantaba, me quede mirando sus ojos fijamente, con una sonrisa en mis labios y con mi cabeza le hice la seña de invitarla a pasar. No me molesto que viniera a cantar, fue al contrario, me agrado bastante, que si ella quería se podía quedar, nunca me vendría mal un poco de compañía en aquel lugar tan grande y vacio, y aparte por lo menos intentaría formar una amistad con aquella chica.




Steven J. Scofield

Mensajes : 60
Fecha de inscripción : 21/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hace mal un ensayo [Savannah V. López]

Mensaje por Savannah López el Lun Ene 23, 2012 6:58 pm

Era, sin duda, algo que no sucedía todos los días. Savannah no era el tipo de chica que acostumbraba irrumpir en un lugar y comenzar a cantar a toda voz con un completo desconocido, comenzando con que casi nunca cantaba... lo cual era, sinceramente, una pena. No había heredado la hermosa voz de su madre, que sólo había podido reproducir en las viejas cintas de sus años mozos, pero aún así, desearía poder tener una voz como la de ella, de esas que hacen que todos quieran escucharla. Una voz que enamora. Era obvio que su voz no era algo genético, ya que Santana no era su madre biológica, tal vez su verdadera madre, ésa que le abandonó en un cochino orfanato y ni siquiera volteó a mirar atrás, cantaba, pero lo dudaba mucho, y si lo hacía, no le importaba. Todo lo que concernía a ella, no le importaba, no le interesaba en lo más mínimo. Ella le había abandonado y ahora ella la abandonaba a ella en pensamiento. ¿Le estaría buscando?, bueno, si lo estaba haciendo, que nunca le encontrase. Suspiró de sólo pensárlo. Su madre buscándola, já, jaja. Aún bajo las tenues luces del escenario, pudo vislumbrar los ojos del chico del piano, eran claros, pero no lograba deescifrar qué tono exactamente. Eran muy bonitos, sí, como su voz. También tocaba muy bien, pero lo que más le impresionaba era su voz, y la pasión que le ponía al hacerlo. Ella nunca se había sentido así al cantar, ¿qué se sentiría? Seguro que era una sensación agradable.

Intentó concentrase en averiguar si le conocía de algún lado, pero teniéndo en cuenta que ella conocía a casi toda la población estudiantil de McKinley, así que lo más probable era que fuese nuevo o hubiese vivido escondido todo este tiempo. Sí, la primera opción era la más segura, aunque una nunca sabe... total. Le miró con atención mientras éste retomaba la siguiente estrofa, sin dejar de tocar. Sus dedos eran como polillas, que se posaban sobre las teclas, apenas tocándolas con la punta de sus dedos. Sí, acababa de decidir que admiraba a los pianistas, y eso incluía al chico misterioso. Si no pertenecía ya al club de canto, Beth Puckerman estaba en las nubes. Es que era... magnísico, uhm, sí, lo era. Tomó el gesto del chico como una invitación a que subiese al escenario, y aunque no estuvo muy segura al principio, caminó hasta allí revoloteando con su falda de las Cheerios. Uh, el uniforme. No debería estar allí con un desconocido tocando el piano con su uniforme, sólo Dios sabía qué llegarían a pensar si le vieren. Miró disimuladamente a ambos lados, y como no vió a nadie, decidió que era seguro. De todos modos, no creía que muchas animadoras siguiesen en el instituto y menos desearan ir allí. El auditorio era para perdedores, decían ellas. Ahora que había escuchado al chico, comenzaba a discrepar aquello. Aunque en cierto modo siempre lo había hecho, sólo que había fingido estar de acuerdo con ellas.

-Buena elección -dice con una sonrisa, una sonrisa tímida, de medio lado, pero aún así, una sonrisa. Savannah casi nunca elogiaba el trabajo ajeno. Admiró de cerca el piano, negro y brillando bajo la iluminación del auditiorio. Era hermoso. Volvió la vista hacia el chico.- ¿Cómo te llamas?


look for the girl with the broken smile
ask her if she wants to stay a while a nd she will be loved. she will be loved.


Savannah López

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 21/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hace mal un ensayo [Savannah V. López]

Mensaje por Steven J. Scofield el Mar Ene 24, 2012 1:46 am

La chica por lo que alcance a notar, tomo la decisión de acercarse, la notaba algo tímida e indecisa, no me sorprendía, era popular y aparte apenas la conocía, ya había tenido oportunidad de mirarla recorrer por los pasillos del instituto, con sus amigas, no era el tipo de personas que le gustaban llamar la atención, siempre me gustaba pasar desapercibido, no me gustaba tener muchos problemas, por llamar la atención. Cuando la chica camino hacía el escenario, volví la mirada hacía las teclas del piano, posaba mis dedos sobre las teclas del piano algo torpe, ya había perdido algo de práctica, y no lo hacía con tanta fluidez como tiempo antes, pero trataba de no salirme de tono, aun moviendo mis piernas y parte de mi cuerpo al ritmo de la melodía y sin dejar de cantar bajo la tenue luz que se iluminaba debajo del escenario.

Do you ever think when you're all alone
All that we can be, where this thing can go?
Am I crazy or falling in love?
Is it real or just another crush?

Do you catch a breath when I look at you?
Are you holding back like the way I do?
'Cause I'm trying and trying to walk away
But I know this crush ain't goin' away-ay-ay-ay-ayy
Goin' away-ay-ay-ay-ayy

Why do I keep running from the truth?
All I ever think about is you
You got me hypnotized, so mesmerized
And I've just got to know.


Mi voz continuo cantando mientras que la chica se acercaba, aun sin dejar de cantar con ese sentimiento que me caracterizaba, siempre cantaba más con el alma y el corazón, que con mi voz, que solo serbia para ayudar a mi corazón a expresar lo que sentía, pasando el tiempo aumentaba el volumen a mi voz, y al fuerza con la que presionaba las teclas del piano, pero a la vez lo hacía con delicadeza para evitar algún destrozo a este hermoso piano, en color negro, sin duda un fiel compañero para mi, aunque fuera un objeto inanimado, para mí era más que eso, era algo para desahogar cada sentimiento guardado dentro de mí. Miraba hacía las filas de enfrente, imaginando que mis padres estaban presentes, la canción no iba a los sentimientos de nostalgia tan fuertes de nostalgia que sentía en aquellos momentos, no me podía permitir llorar en esos momentos, estaba una chica presente, y eso sin duda me ponía muy apenado, y bueno era una de las Cheerios, conociéndolas de lejos, se burlaría de mi, por mostrar “sentimientos” ya de igual manera los estaba mostrando al cantar de esa manera.

No había notado cuando la chica llego hasta donde estaba, sino hasta que la escuche, por lo que deje de tocar de inmediato, por educación, voltee algo apenado, era mujer y las mujeres siempre lograban que me pusiera tímido. Cuando deje de tocar, me voltee y la mire directamente a los ojos, mantuve mis manos sobre las teclas, pero ya no tocaba. Por lo menos le gustaba la canción, y también notaba que no venía a molestarme al contrario elogio la canción que interpretaba y que ella tuvo una pequeña participación, algo que me alegraba en cierta parte
–Gracias… una de mis canciones favoritas- musite tímido, mirando solo un par de segundos a la chica, no lo negaba era muy hermosa, cosa que me ponía aun más nervioso. Baje la mirada y cuando pregunto mi nombre me levante del banco que tenía el piano, me arme de valor para volver a mirarla a los ojos –Steven… puedes decirme Steve…- susurré con un tono de voz bajo y tímido –Y ¿Tu cómo te llamas?..- el hecho de que sea una chica popular por ser porrista, no significaba que supiera su nombre, era nuevo y la verdad no conocía alguien fuera del Glee club.




Steven J. Scofield

Mensajes : 60
Fecha de inscripción : 21/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hace mal un ensayo [Savannah V. López]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:54 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.