Conectarse

Recuperar mi contraseña





Últimos temas
» » Registro de PB
Vie Mayo 11, 2012 9:47 pm por Aaron J. Jones

» » Registro de Nombre y Apellido
Vie Mayo 11, 2012 9:47 pm por Aaron J. Jones

» » Registro de Grupo
Vie Mayo 11, 2012 9:37 pm por Aaron J. Jones

» » Registro de Voz
Vie Mayo 11, 2012 9:36 pm por Aaron J. Jones

» Una tarde normal siempre puede convertirse en una tarde señalada (Abraham) +18
Lun Feb 27, 2012 7:32 pm por Christine E. Willer

» Anuncio N°4: Primera Limpieza del Foro
Dom Feb 26, 2012 9:56 pm por Cameron L. Abrams

» Step-sister...I'm looking for you, now! {0/1}
Mar Feb 21, 2012 12:20 pm por Bambi S. Marsden

» Y PERRY? / BUSCANDO A NEMO! (1/3) {and more}
Mar Feb 21, 2012 12:07 pm por Bambi S. Marsden

» Conociendo...nos....[ Jack & Tom]
Lun Feb 20, 2012 4:29 pm por Tom McHale

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 25 el Lun Ene 23, 2012 3:46 pm.








Image and video hosting by TinyPic






Image and video hosting by TinyPicUniversité FourvièreLonelyHeartsClubFinite IncantatemImage and video hosting by TinyPicCzenE4.pngSecrets of hogwartsBSRol Anatomia de GreyWorlds Collide: The AftermathImage and video hosting by TinyPicLive Your DreamRXJ DarkRomanceImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicTeatro de los vampirosTwilight MoonNew York LivePhotobucketHogwarts Night RPGLa Galia del LirioInternado Convetry Foro RolPhotobucket This is my destinyRUN AWAY RPGSleeping BeauttyPanem GamesForo rol Life you think you hadAshley


Glee Second Generation por Jude D. Hudson & Kirsten St. James, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported


AGRADECEMOS A:
Glee Argentina
Google Images
Tumblr
Wiki Glee
A Thousand Fireflies

Work Can Wait [Mathias]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Work Can Wait [Mathias]

Mensaje por Kirsten St. James el Dom Ene 22, 2012 9:41 pm

El termómetro marcaba 4°C la tarde de esa tarde de lunes cuando Kirsten salió de su casa en dirección al trabajo. Se despidió de su padre dándole un beso en la mejilla y diciéndole que volvería a las ocho más tardar si es que no surgía nada de último momento. El volvo en el que se manejaba no emitía ningún sonido aparte de las canciones que sonaban en el estéreo a todo volumen. La morocha tenía esa manía de enchufar su iPod al auto y reproducir sus canciones favoritas; la melodía de Highway to Hell inició e instantáneamente una sonrisa se dibujó en el rostro de la morocha. Esa canción estaba en su top 10, sobre todo porque su padre la había interpretado con Vocal Adrenaline añares atrás. Kirsten tomó aire y cantó a todo pulmón, acertando toda las notas y creyéndose en un concierto adentro del auto. Se detuvo en un semáforo y comenzó a repiquetear los dedos en el volante al tiempo que echaba un vistazo alrededor. Sus ojos se posaron en una sucursal de Banana Republic que había allí. Miró el reloj del auto, 16:23, su turno iniciaba a las 16:30. Ni bien la luz se puso verde pisó a fondo el acelerador y estacionó en la cuadra siguiente. Tenía tiempo para hacer unas compras, después de todo el trabajo podía esperar. Descendió del coche, cruzo la avenida y se metió de lleno en el negocio. Pasaron cinco, diez, quince minutos hasta que decidió que vestido iba a probarse e hicieron falta solo dos segundos para que decidiera que le quedaba perfecto. Hizo el pago con el efectivo que su padre le había dado para sus ahorros la semana pasada. Salió de la tienda con una sonrisa en el rostro.

Ya se le había hecho tarde para su hora de entrada, mas no se preocupó por ello, como siempre. En relación a veces anteriores, este lunes llegaba temprano. Aparcó en la puerta de Starbucks, prácticamente ese lugar estaba reservado para ella. Cuando bajó del auto una brisa congelada le golpeó el rostro, lo que hizo que se apurara para llegar la puerta. Empujó el vidrio -¡Boom baby!- exclamó y todos los presentes se voltearon a verla. Así era Kirsten, causando "furor" por donde pasaba. Sonrió a las personas y se dirigió directo al cuarto de empleados. Allí dejó su abrigo y el gorro de lana junto con su bolso. Asomó la cabeza hacia el exterior y notó que Anderson no andaba por ahí. Corrió hasta la caja y se sentó en el banquito, sonriendo y pensando Te he ganado Scott. Ya no había modo de que le cediera ese lugar al chico, a Kirsten le gustaba de lejos mucho más contar billetes que preparar todo tipo de café. Inmediatamente comenzó a atender a los clientes que se acercaban, siempre buscando el modo de que compraran más de lo que en realidad querían.

La jornada se calmó luego de unos minutos, el lugar estaba medianamente lleno y nadie parecía necesitar nada, por lo que la morocha abrió la caja y extrajo la lima que guardaba allí. Sin descaro comenzó a arreglarse las manos, procurando que quedaran perfectas. Una sombra dibujó su silueta frente a ella tapándole la luz artificial que las lámparas del negocio emitían -Buenas tardes, ¿que desea?- pronunció la frase con la que atendía al publico. Levantó la vista y sus ojos se toparon con el rostro de Mathias. Sonrió. Se preguntaba que andaría haciendo el allí, no veía a ninguno de sus amigos ni tampoco a alguien de su familia.



kirsten olivia st.james
GIRLS JUST WANNA HAVE FUN

Kirsten St. James
Admin

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 14/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Work Can Wait [Mathias]

Mensaje por Mathias R. Hudson el Lun Ene 23, 2012 12:18 pm

Hacía un frío de mil diablos. La clase de frío que le hacía desear acurrucarse cerca de una chimenea prendida y jugar a la videoconsola hasta quedarse sin ojos y sin dedos. Él era un chico de clima cálido. Verano y playa era todo lo que necesitaba para ser feliz, y era por eso que no era extraño ver a Matt con la nariz arrugada y cara de pocos amigos cuando empezaba a considerar que hacía demasiado frío.
Sin embargo aquella tarde no iba a tener la suerte de poderse quedar en casa, o al menos no por un buen rato, pues su padre había llegado con una larga lista de recados para el taller con los que tendría que ayudarle y que le tendrían recorriendo prácticamente toda la ciudad.

Normalmente no intentaba escaquearse de los favores que le pedía su padre, al contrario, le ayudaba casi por voluntad propia, pero aquella tarde intentó por todos los medios buscarse una excusa para no hacerlo. Primero probó con que tenía un trabajo por hacer, luego fingió haberse olvidado del entrenamiento de los Titans, y luego que se había estado encontrando mal durante todo el día. Evidentemente quedó claro que eran excusas cuando inventó la segunda, y aún más cuando tuvo la poca vergüenza de inventar una tercera.

Así que, sin más remedio, acabó recorriendo las calles de Ohio, abrigado hasta las orejas, de tienda en tienda, cumpliendo con la lista que su padre le había encargado. Ya estaba terminando, y en su mente empezaba a planificar lo que le quedaba de tarde cómodamente sentado en su sofá cuando, al pasar por delante del Starbucks pensó en Kirsten. Consultó la hora en su reloj de pulsera y al ver que apenas eran las cinco se dio cuenta de que ella debía estar trabajando. Una sonrisa se dibujó en sus labios cuando decidió hacer una parada en la interminable lista y entrar a tomar un café calentisimo, y de paso ver a su chica.

El calor del interior del local lo recibió, y soltando un suspiro de alivio se quitó la bufanda de alrededor del cuello mientras divisaba a Kirsten en la caja, aparentemente sin nada mejor que hacer que limarse las uñas. Encaminó sus pasos hacía ahí, y amplió un poco su sonrisa cuando ella preguntó qué deseaba, antes de haberse dado cuenta de que era él.

- Pues ya que lo preguntas, un caffè latte muy muy muy caliente y un beso no estaría mal. – le siguió el juego mientras se quitaba el gorro de lana y se desabrochaba la chaqueta. Ya no tenía sentido llevar más capas que una cebolla. - Y antes que digas nada, si, mi plan es quedarme un rato. Fuera parece que estemos en Siberia y mi padre me tiene haciendo de recadero.

Mathias R. Hudson

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Work Can Wait [Mathias]

Mensaje por Kirsten St. James el Lun Ene 23, 2012 9:11 pm

Kirsten pensaba en el día en que usaría ese vestido, probablemente la semana próxima para ir al instituto, combinado con unas buenas medias de lana que le cubrieran la totalidad de sus piernas quedaría perfecto. Comenzó a trabajar en la uña de su anular. Escuchó el pedido de Mathias y antes que nada se puso de pie para darle un suave beso en los labios. No volvió a sentarse, tenía planeado aprovechar de la presencia de su novio para tomarse un descanso. Marcó el precio del latte en la caja y miró al chico -Lo siento, pero tendrás que pagar. Ya me han dicho que no puedo invitar bebidas y menos si lo hago a nombre de Scott- se encogió de hombros haciendo parecer que no era tan grave descontarle dinero del salario a su compañero -Dos dólares con cincuenta- anunció con voz firme. Esperó a que le pagara para luego meter el efectivo en la caja -¡Anderson!- palmeó dos veces como si se tratase de llamar a su esclavo -Cubre mi puesto, voy a tomarme un descanso- remarcó el un para que quedara claro que no sería su único receso durante la tarde. Así era Kirsten, jugaba los juegos pero usaba sus propias reglas. Procedió a avanzar hasta las máquinas de café y buscó dos vasos grandes para empezar a preparar el café. -¿Y porqué eres tu el recadero? Tengo entendido que a la enana le gusta el frío, ¿no podía salir ella a recoger cosas por tu padre? ¿Acaso tiene que dar una conferencia de perdedores para perdedores?- o sí, Kirsten se había olvidado por completo de que hablaba con el hermano de la enana. Y ella había soltado todo como si hubiese estado dirigiéndose a Lena -Lo siento- se retractó -¿Acaso Julie, Tuffe, Atún (como sea) está ocupada? preguntó desde el otro lado de la máquina. Se necesitaron dos segundos para que la morocha terminara con su labor; con el tiempo que llevaba allí ya se había aprendido todos los trucos para agilizar el proceso. Un Mathias seguido de un corazón podía leerse en el vaso que le correspondía a su novio. Estaba escrito con aquella letra cursiva repleta de firuletes que la chica solía usar de vez en cuando. Le acercó el latte y dio la vuelta para salir de detrás de la barra.

Se acercó al muchacho y se estiró un poco para darle otro beso. Era una de las cosas que le encantaban de él, que fuese alto -Ven, nos sentemos por ahí- señaló con la cabeza una mesa vacía con un cartel de "Reservado". Era la mesa a la que Kirsten siempre le ponía ese cartel, para tenerla disponible en ocasiones como aquella -¿No crees que mi cabello luce más brillante? He cambiado de shampoo, supuestamente este le dará un look más brillante y natural. A decir verdad yo si noto un cambio, aunque lo voy usando una sola vez. Imagínate como será en una semana, se verá más increíble de lo que es- comentó emocionada empezando a hablar de ella, como siempre. Se sentó a la mesa sonriente, moviendo el cabello para hacer "demostraciones" de como lucía cuando bailaba y el reflector la iluminaba.



kirsten olivia st.james
GIRLS JUST WANNA HAVE FUN

Kirsten St. James
Admin

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 14/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Work Can Wait [Mathias]

Mensaje por Mathias R. Hudson el Mar Ene 24, 2012 11:48 am

Ya estaba sacando su cartera del bolsillo trasero de los vaqueros que vestía ese día cuando Kirsten le dijo que tendría que pagar. Si que a veces había sacado sus cafés gratis, pero sabía que no le era sencillo a su chica el esconder aquellas cosas, o al menos eso creía. Dejó los dos dolares con cincuenta en el mostrador mientras negaba levemente con la cabeza al escuchar que cargaba las bebidas gratuitas a nombre de Scott, su compañero de trabajo.

- Algún día te meterás en líos por estas cosas. - aunque sabía que era inútil intentar aconsejar a Kirsten sobre como tratar a la otra gente. Estaba seguro que por mucho que él dijera ella continuaria haciendo y diciendo lo que quisiera.

Los comentarios que siguieron fueron una nueva muestra de ello, sin embargo estos le hicieron arrugar un poco la frente porque le tocaban más de cerca. No era ningún secreto de que Kirsten y Jude no se llevaban en absoluto, y por mucho que había creído que al empezar a salir con Kirsten le ayudaría a poder hacer de intermediario para suavizar aquella relación, el paso de las semanas le había demostrado lo equivocado que estaba.

- Jude, - dijo poniendo especial énfasis en el nombre, aunque sabía que Kirsten lo olvidaría tan pronto como él hubiera acabado de pronunciarlo - tenía ensayo, y no podía perderselo por no sé qué que tenían que practicar sin falta. ¿Hay algun regional, estatal o lo que sea pronto y yo no lo sé? - terminó preguntando. La verdad es que nunca se había aprendido los nombres y el orden de todas aquellas competiciones en los que los coros solían participar.

Tomó el café que ella le alargaba, sonriendo al ver su nombre seguido del corazón escrito en el vaso de papel, y acentuando esa sonrisa cuando recibió el segundo beso por parte de la chica. Sin duda su tarde, que había empezado con unas prespectivas negras, estaba mejorando muchísimo.
Dio media vuelta para seguirla hacia la mesa que ella le indicaba y fue entonces, justo antes de sentarse que una melena rubia entre todas las de los clientes de la cafeteria hizo que su corazón se acelerase.

"Es Caitlin que ha venido a contarselo todo a Kirsten." fue lo primero que alcanzó a pensar, y es que las constantes amenazas de la rubia en que iba a hacerlo le perseguían incluso en sueños. Fue entonces cuando la rubia giró un poco la cabeza hacia la derecha, riendo por algo que su acompañante le había dicho y pudo ver que, en realidad, no era ella. Soltó un suspiro imperceptible sintiendose seguro y aliviado.

Giró la mirada hacia Kirsten que le había dicho algo acerca de su pelo, y lo movía de un lado para el otro lado para enseñarle alguna cosa que no alcanzaba a comprender.

- Emmm... - dudó mientras su mente trabajaba a toda velocidad para encontrar algo adecuado para decir y que su novia no notara lo distraido que había estado segundos antes - ¿Entonces te has cortado el pelo? Te queda muy bien. - terminó preguntando. La mayoría de las veces en las que ella intentaba hacerle notar algo sobre su peinado y él no notaba ninguna diferencia respecto días anteriores, la respuesta solía ser que había ido a cortarse las puntas o algo parecido. Sólo esperaba no haber metido la pata. - Es que me pareció ver a alguien conocido y... - dejó la frase al aire, esperando que le sirviera de excusa para su falta de atención que seguro ella había notado.



Mathias R. Hudson

Mathias R. Hudson

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Work Can Wait [Mathias]

Mensaje por Kirsten St. James el Mar Ene 24, 2012 6:51 pm

A ella poco le importaba que pudiese meterse en líos, sabía que su padre siempre los resolvería de un modo u otro. Y cuando el cabeza de los St. James ya no se encontrase (cosa que Kirsten esperaba que pasara en un siglo o dos, cuanto más tarde mejor) la adolescente contaba con que una noche pudiese arreglarlo. Así de sencillo, si tenía que venderse para zafar de algo grave sin duda lo haría; no tenía vergüenza para nada, era completamente capaz de hacer cualquier cosa... claro, siempre que ganara algo a cambio. Volvió a encogerse de hombros.

Escuchó el nombre que Mathias le decía y así de rápido como su cerebro lo procesó se encargó de borrarlo de su registro, tal como hacía con todo nombre que carecía de importancia a su parecer. Y aunque los chicos de New Directions cantaran cosas como "Trabajarás para mi y cuando eso suceda te arrepentirás de haberme tratado mal" o "Seré una súper estrella y desearás haber sido bueno conmigo", Kirsten seguiría ignorándolos o en su defecto tratándolos hostilmente porque estaba convencida de que si ellos alcanzaban algo grande, ella alcanzaría algo aún más grande -Los Seccionales- respondió a la pregunta del chico como si fuese lo más obvio-Pero no hay de que preocuparse, Vocal Adrenaline no compite contra New Directions en esa instancia. Aún así, estábamos pensando en hacer una grabación de nuestro número y enviársela luego con una foto del trofeo para que se hagan una idea de lo que serán las regionales- comentó como si se tratase de algo cotidiano hacer eso en lugar de un plan cuya finalidad es derrumbar el espíritu del otro grupo -Algunos chicos dicen que no es necesario porque McKinley no tiene ni un octavo de chance de ganarnos, pero tener algunos puntos a favor desde el inicio nunca viene mal- añadió. Así funcionaba su mente, las cosas malas no eran malas para ella, sencillamente no tenían un fin que beneficiaba a todos.

Fue ahí que Kirsten empezó a mover su cabello de un lado a otro, supuestamente mostrando como brillaba más o menos según la luz. No se le pasó por alto que Mathias había dedicado una mirada a una rubia, cosa que ella también hizo pero con ojos de asesina serial, preguntándose en su mente que le habría visto mientras seguía parloteando acerca de las propiedades del nuevo shampoo que usaba. Rió un segundo por el intento de zafarse del chico y luego se puso completamente seria -No, Mathias, no- dijo como si estuviese respondiendo por enésima vez la misma pregunta a un niño que aún no entiende la lección del día -Créeme que ni siquiera para hacerme diálisis me cortaría el cabello. Ni aunque sea cuestión de vida o muerte-. Una de las "propiedades", si así se le quiere decir, del pelo de ella era que a diferencia del de las otras chicas no se florecía con el paso del tiempo, podía tenerlo un año sin recortarlo y seguiría igual de excepcional. Claro que, por órdenes de su madre, tenía que cortarse un poco las puntas una vez por semestre, de ese modo no le quedaba demasiado largo. Kirsten puso especial atención en la excusa que su novio le ofrecía ante su falta de atención. Alzó ambas cejas en una reacción algo sorprendida -¿Alguien conocido? Últimamente te fijas en cada rubia que pasa cerca nuestro, ¿son todas ellas parecidas a alguien conocido? ¿O es que te gustan las rubias ahora?- si algún reportero lograba sacar una foto en ese momento tendría en sus manos la única evidencia de un momento de debilidad de la morocha. Había bajado el tono de voz al pronunciar la última pregunta y casi se había quebrado mientras la decía. Más que llorar porque no la amaban, lloraría porque la dejaban, sin importar de quien se tratase o de si ella amaba o no a esa persona. Kirsten simplemente no podría contra la humillación de ser abandonada cuando se consideraba a sí misma lo mejor de lo mejor.



kirsten olivia st.james
GIRLS JUST WANNA HAVE FUN

Kirsten St. James
Admin

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 14/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Work Can Wait [Mathias]

Mensaje por Mathias R. Hudson el Mar Ene 24, 2012 8:32 pm

No hizo ningún comentario ante todo aquel despliegue de comentarios hostiles hacia New Directions, primero porque sabía que no serviría de nada y segundo porque en el fondo creía que toda aquella rivalidad de coros era una tremenda tonteria. Evidentemente no era algo que pudiera decir en voz alta, porque todo el mundo a su alrededor parecía obsesionadisimo con el tema, y además no quería meterse en rivalidades entre institutos, un modo de evitar discusiones tanto con Kirsten como con sus hermanos.
Las únicas rivalidades que él entendía eran las deportivas. Esas que si tenían sentido, las que animaban los partidos y le hacían salir al campo con ganas de machacar y triturar, con aquella mentalidad que les hacía ganar partidos. ¿Todo lo demás? Tonterias.

Sin embargo cuando vio el rumbo que tomaba la conversación hubiera preferido una y mil veces quedarse discutiendo sobre los dos institutos, sobre coros, sobre seccionales, regionales, nacionales y lo que hiciera falta. Incluso habría preferido cantar delante de todo el instituto (cosa que suponía una de sus peores pesadillas) antes de seguir por ese camino, pero evidentemente había metido la pata y ya no había vuelta atrás.
Por unos instantes pensó que tal vez aquel era el momento de sincerarse, de contarle todo lo sucedido, de disculparse por haber sido un capullo infiel y de prometerle que no había significado nada y que no volvería a suceder. Pero evidentemente conocía a Kirsten lo suficiente para saber que aquello no sería suficiente, se enfurecería, le dejaria y luego se aseguraría de que su vida fuera un infierno. Y aquel pensamiento fue suficiente para mantenerle callado y mentir. Una vez más.

- Pues si, me pareció Dorothy. Dorothy Evans, no sé si la conoces. Le dejé unos videojuegos hace unos días y tiene que devolvermelos. Nada más. - dijo sin ningún rastro de duda en la voz - ¿Como crees que podría fijarme en ninguna rubia si salgo con la morena más maravillosa de Ohio?

"Así es Matt, sigue así y mentirás con la misma facilidad que respiras." pensó para si con amargura. La verdad es que no quería mentir, pero sabía que decir la verdad en aquellos momentos podría hacer que todo lo que consideraba importante en su vida se viniera abajo.

- No tengo ojos para nadie más que no seas tu. - le aseguró con una sonrisa, alargando su mano derecha por encima de la mesa para apretar la de Kirsten, mientras por dentro se sentía la peor persona del mundo. Definitivamente iba a ir al infierno.



Mathias R. Hudson

Mathias R. Hudson

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Work Can Wait [Mathias]

Mensaje por Kirsten St. James el Miér Ene 25, 2012 10:46 am

Dorothy Evans, le sonaba de algún lado, sólo tuvo que pensarlo unos segundos hasta reconocer en su mente el rostro de aquella chica -¿No es la niña que a veces anda contigo y con Brent? La he visto alguna vez en un ensayo de Vocal Adrenaline, decir que se quedó con la boca abierta es poco, parecía estupefacta, hasta yo (arriba del escenario) lo notaba-. No terminaba de creerle lo de los videojuegos, sobretodo porque sabía que Mathias era adicto a ellos y Kirsten no lo veía capaz de desprenderse por unos días de los mismos; sin embargo, tampoco hallaba un motivo para dudar, todo parecía bastante razonable, en especial que él hubiese pensado que aquella chica era Evans ya que tenía la nariz parecida a la de Dorothy.

El apretón en la mano que vino con sus palabras sumado a esa sonrisa definitivamente la hicieron sentir mejor -Te creo- dio su voto de fe mirándolo a los ojos con expresión dulce, moviendo ligeramente su mano para que los dedos de ambos quedaran entrelazados. Añadió una sonrisa. Le creía de veras y se rehúso a escuchar a esa minúscula parte que quería dudar. Por única vez, Kirsten se decidió a no crear un drama sobre el tema.

Miró un poco a su alrededor, notando que algunos clientes ya se habían marchado mientras otros aún esperaban ser atendidos. Ni se molestó en pensar en ayudar a Scott, el podría sólo, era algo así como un entrenamiento para la guerra, sin contar que nada tenía que ver con la guerra y que ellos no se relacionaban ni de lejos con ella. En fin, el punto era que Kirsten siempre tenía la excusa de porqué no debía ayudar a su compañero en momentos como esos. Sólo se dignaba a pararse y a colaborar cuando veía que al otro le estaba yendo bastante mal. Bebió un poco de su latte con la mirada aún puesta en la fila de clientela y acudió a su memoria otro tema del que le interesaba hablar. Miró a su novio -Dime, ¿has pensando lo de transferirte a Carmel? Será muy sencillo hacerlo, prácticamente lo tengo todo resuelto ya. Vamos a ser la pareja más popular allá, sin contar que ambos estaremos en Vocal Adrenaline: seremos como dioses- puso especial énfasis en lo último que dijo. Kirsten intentaba por todos los medios convencer a Mathias de transferirse, siempre le recordaba lo genial que era Carmel High aunque a veces se le iba la mano al hablar de la exigencia de los ensayos y de lo estricto que era el entrenador.



kirsten olivia st.james
GIRLS JUST WANNA HAVE FUN

Kirsten St. James
Admin

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 14/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Work Can Wait [Mathias]

Mensaje por Mathias R. Hudson el Miér Ene 25, 2012 12:20 pm

El comprobar que Kirsten le creía fue todo un alivio, y al mismo tiempo la confirmación de que se había vuelto un experto con las mentiras. Y fue entonces cuando decidió que lo de Caitlin no podía llegar a saberse nunca. Jamás. Haría todo lo que estuviera en sus manos para que siguiera siendo un secreto.

- Si, ella es. - asintió cuando Kirsten logró ubicar a Dorothy como la chica que siempre iba con él y con Brent, y como la chica que había quedado completamente embobada con Vocal Adrenaline.

Precisamente también era la chica que compartía con su novia el intento de que él se cambiara de instituto. Conocía las razones de Kirsten, pero las de Dorothy seguían siendo una incognita, aunque en realidad creía que en algún momento había oído algo acerca de un chico del otro instituto. La verdad es que cuando las conversaciones con la rubia se tornaban demasiado "de chicas", él tenía tendencia a desconectar.

Y precisamente el siguiente tema del que su novia quiso hablar fue, precisamente, su cambio al Carmel High. Una vez más. Hasta el momento se había servido de respuestas vagas, sin decir ninguna cosa en concreto porque sabía que cuando algo se metía en la cabecita de Kirsten era muy complicado hacerla cambiar de idea. Pero la verdad era que no tenía muchas ganas de cambiarse. En el McKinley tenía todo lo que necesitaba, y para verla a ella había miles de momentos fuera de su horario lectivo.

- Pero estoy a gusto en el McKinley. Sin contar que no puedo dejar tirados a los del equipo a estas alturas de temporada. Nosotros tenemos todas las tardes y los fines de semana para vernos. Estamos bien así, ¿no? - aquella era la versión suavizada de las razones por las que había llegado a la conclusión de no cambiarse, además ahí estaba aquella suposición de que iba a unirse a Vocal Adrenaline. Nunca debió acceder a aquella demostración de canto que ella le había pedido en la intimidad - Además ya sabes que yo no soy de cantar en público. No se me da bien.

Después de aquella negativa sabía que debía agregar algo que la mantuviera distraida, para que no tuviera tiempo de sentirse demasiado decepcionada. No le había pasado por alto el hecho de que ella había dicho que ya tenía prácticamente resuelto todo el papeleo para su cambio.

- Dorothy también está intentando que me cambie al Carmel. Desde que fue de visita que muere por matricularse ahí. Creo que es algo relacionado con un chico. ¿Has oido algo al respecto? - si, aquella era su estrategia, esperando que un buen cotilleo la mantuviera lo suficientemente ocupada para preocuparse demasiado por su enésima negativa.



Mathias R. Hudson

Mathias R. Hudson

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Work Can Wait [Mathias]

Mensaje por Kirsten St. James el Miér Ene 25, 2012 7:57 pm

O sí, Kirsten se acordaba bien de aquellos a los que les encantaba Vocal Adrenaline, ahora que Mathias le había confirmado su suposición sobre Dorothy comenzaba a recordar a la perfección lo que había alcanzado a ver de la pequeña rubia: el cabello, la forma de la cara, toda la pinta de ser artista... Le caía bien, aunque no la conociese personalmente le agradaba esa muchachita, sobretodo y únicamente porque era una "fan" del coro. Ya le pediría después a su novio que las presentase, a ver si de ese modo convencía a rubiales de buscar más adeptos para la hora de la competencia.

Escuchó todo lo que el chico le dijo acerca de cuanto le gustaba McKinley y de porque se rehusaba a cambiarse. Sabía que para Mathias el fútbol era importante del mismo modo en el que el canto lo era para ella, pero aún así habló nuevamente de lo genial que era el otro instituto -¿A gusto en el McKinley? Apuesto a que estás repleto de deberes y estudios de los que no puedes zafar y también debes andar hasta las manos con las prácticas de los Titanes. En Carmel te ponen un chico asiático que cumple todo por ti y que además lo hace gustoso. Incluso te pregunta si no necesitas que haga algo más. Son como...secretarios o algo así, puedes pedirle que te traiga algo desde Nueva York y se irá hasta allí para traértelo. Y todo para que puedas dedicarte a lo que quieras: deportes o arte- explicó demostrando lo increíble que era con el tono de voz con el que habló -Cantas bien, Matty. No sé porque no quieres admitirlo. Lo del público se supera rápido, un ensayo, a lo sumo dos y ya te sientes dueño del escenario- lo miró con ojos de cachorro y tomándole ambas manos.

Pensó acerca de las palabras que le dijo después, a decir verdad no había escuchado nada al respecto y eso teniendo en cuenta que Kirsten tenía un talento especial para estar al tanto de todo lo que sucedía dentro de Carmel. Se encogió de hombros -No he escuchado nada, pero puedo pedirle a Quentin que averigüe si es lo que quieres- ofreció -Oh, y cuando veas a Dorothy dile que si de verdad quiere matricularse sólo necesita completar unos papeles, yo me encargaré de que esté dentro de Carmel en un abrir y cerrar de ojos- dijo sonriente y segura. Lo bueno de ser parte de Vocal Adrenaline era que podías obtener todo lo que quisieses, sin importar de que se trate -¿Crees que podrías presentármela? Parece ser tan agradable...- la excusa para conocerla era esa, parece ser tan agradable. Lo que en realidad quería Kirsten era conseguir más público que los apoyase en las competencias y si tenía que aprovecharse de una niña no tan niña para lograrlo lo haría.



kirsten olivia st.james
GIRLS JUST WANNA HAVE FUN

Kirsten St. James
Admin

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 14/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Work Can Wait [Mathias]

Mensaje por Mathias R. Hudson el Jue Ene 26, 2012 12:09 pm

A pesar de que solo hacía un mes que salían, parecía que Kirsten le conocía mejor de lo que él se conocía a si mismo, porque fue a dar justo en el clavo. Los montones de deberes y trabajos que lo agobiaban, los entrenamientos cada vez más largos y cansados de los Titans y los malditos examenes por los que se suponia debía sacar tiempo para estudiar estaban acabando con sus nervios y, de paso, con sus energias. Y también era cierto que, de todas las maravillas que habían estado intentando venderle sobre Carmel High, la que más había envidiado y lo que había hecho que llegara a plantearse el cambio, había sido lo de tener un asiático para hacerle todo el "trabajo sucio". Y precisamente fue eso lo que Kirsten fue a recordarle una vez más, haciendo la prespectiva todavía más atractiva. Ahí él podría dedicarse sólo a jugar a fútbol, sin tener que preocuparse por nada más.

¿Porque seguía con sus negativas? Porque era una cuestión de orgullo. Su padre lo había hecho, había estudiado en el McKinley con todas sus exigencias y había conseguido triunfar en el fútbol, y todavía le había sobrado tiempo para el coro. Así que él no podía ser menos. Era un Hudson y solo por eso tenía que ser capaz de sobrellevar todo eso, aún y cuando no era el estudiante modelo ni de lejos.

- Te has olvidado de los trabajos, redacciones, examenes parciales y examenes finales. - dijo con una sonrisa resignada - Pero no necesito a un chico asiático. He podido hacerlo hasta ahora, y tampoco me queda tanto para graduarme, y quedarme en el equipo siendo el quarterback titular es la única opción que tengo para conseguir la beca de fútbol para la universidad.

Sí, seguía con la idea de conseguir aquella beca, aunque sabía que sería complicado. Pocos lo conseguían y por mucho que él quisiera creer lo contrario los Titans no eran de los mejores equipos de su competición. Aún así, era su mejor opción, y no haría nada que pudiera desviarlo de ese camino.

- Cuando seas novia de un famoso jugador te alegrarás de que no me cambiara de instituto. - intentó bromear.

Dio un último sorbo a su vaso de café, apurando su contenido. Desde luego le había venido bien para entrar en calor, se hechó hacía atrás en la silla y amplió su sonrisa al ver como Kirsten se ofrecía a ayudar a Dorothy si ella continuaba con la idea de cambiarse de instituto. Precisamente lo mismo que le había dicho a su amiga hacía unos días. Además le hacía ilusión, de una forma casi absurda e infantil, que su novia y su mejor amiga se pudieran llegar a llevar bien, ya que con su hermana había asumido que no había nada que hacer.

- Claro. Es genial, ya verás. Precisamente el otro día le dije que si lo que le preocupaba era no conocer a nadie en el instituto, que no me necesitaba a mi. Bastaba con conocerte a ti, y que tu la ayudarias a adaptarse y eso. - respondió con entusiasmo - Pero no hagas que tu hermano averigüe nada. Ya me lo contará bien cuando tenga ganas de hacerlo.

Su vista se desvió unos instantes hasta la cola de clientes que esperaban en la caja. No eran muchisimos pero si que empezaban a acumularse. Miró a Kirsten, que parecía ajena a todo aquello mientras que Scott empezaba a parecer estresado tras la barra.

- ¿Seguro que Scott puede solo? - preguntó con cautela, intentando que no pareciera que se metía en cosas que no eran de su incumbencia, pero lo último que quería es estar distrayendo a la morena cuando se suponía que debía estar trabajando.



Mathias R. Hudson

Mathias R. Hudson

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Work Can Wait [Mathias]

Mensaje por Kirsten St. James el Vie Ene 27, 2012 10:58 am

Al ver que ya no había modo de convencerlo (al menos esa tarde) la chica se echó para atrás apoyándose en el respaldo de la silla y mirando alrededor. Pensaba en todas las veces que había ganado pero no le era suficiente, Kirsten no aceptaba la derrota ni en casos como aquel. Cuando le ganaban sucedía exactamente lo que pasaba en esos momentos, no podía sostener la mirada a los ojos, no pronunciaba palabra. Consideró lo de siempre: pararse y marcharse con todo el orgullo que aún le quedaba, pero esta vez se trataba de Mathias, no podía dejarlo allí sin más. Luego escuchó el intento de broma que él dijo y se le ocurrió otra cosa -Me alegraría de todos modos, si te cambiaras o no de instituto. Carmel también tiene su equipo de fútbol, puedes entrar allí- dijo en plan caprichoso. Estaba casi segura de que haría caso omiso de aquello sin embargo no perdía nada con intentarlo.

No le tomó por sorpresa que Mathias le preguntara si su compañero podía sólo. Ella quería creer que sí cuando la realidad era que no. ¿Lo subestimaba? Probablemente, pero Kirsten estaba segura de que ningún humano era capaz de atender a una clientela considerable por si sólo y hacerlo bien. Es decir, si Scott fallaba en algo (dar mal el cambio, confundirse con el pedido, etc.) la culpa iba a ser de ambos. No es que a ella le importase que la regañaran por algo más, no obstante nunca venía mal un poco de gloria por hacer algo bueno. Suspiró notablemente antes de hablar -No, sé que no puede. ¿Sabes algo? A veces me molesta que las personas no puedan arreglárselas cuando yo si puedo- comentó con tranquilidad. Y con que... ¿descaro? lo decía, ya que cuando a ella le tocaban las colas largas su compañero siempre estaba allí para ayudarla. El tema era que tan poco se fijaba en las personas a su alrededor que sentía que lo hacía sola. Bebió lo último que le quedaba del café y se puso de pie -¿Haremos algo mañana?- preguntó volviendo la mirada hacia él. Se imaginó que probablemente le diría que no, y eso no le molestaría, ella sabía que a Mathias no le gustaba ni de broma el frío. Pero que el chico tampoco planease librarse de ella si nevaba, Kirsten era una fanática de la nieve y era perfectamente capaz de ir a buscarlo a su casa para pasar un tiempo a la intemperie.

Off: perdón por no haber respondido ayer, estuve hasta las manos con códigos y editando mensajes @.@ Y perdón por el post corto, parece que la imaginación me volvió a abandonar u.u



kirsten olivia st.james
GIRLS JUST WANNA HAVE FUN

Kirsten St. James
Admin

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 14/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Work Can Wait [Mathias]

Mensaje por Mathias R. Hudson el Vie Ene 27, 2012 8:01 pm

Si, Kirsten podía ser la más obstinada del mundo, pero él tampoco se quedaba atrás. Podía dudar y nunca saber que decisión tomar en muchas cosas, pero no cuando se trataba de su futuro en el mundo del fútbol. Era de las cosas que tenía perfectamente claras. Así que una vez más tenía la respuesta precisa para darle a Kirsten.

- Si, sé que tenéis equipo. Pero deberia adaptarme a los nuevos compañeros, no seria el quarterback titular, ni siquiera creo que pudiera ser titular. Los ojeadores de la universidad vendrían, no me verían, y a la mierda con todo. - se encogió de hombros, como si aquella explicación fuera suficiente para todo.

Al parecer había dado en el clavo cuando le preguntó a Kirsten si Scott podía solo. La cola cada vez era más larga, y la cara de agobio del chico más notable. Al ver como su novia se levantaba supo que aquel breve parentesis para el café había terminado, y que ella debía volver al trabajo y él a terminar con la lista de encargos de su padre.
Sin embargo antes de irse ella le preguntó si quería hacer algo mañana.

Sabía que en sus "algos" no entraban las tardes tranquilas en casa, viendo una pelicula y quedandose acurrucados en el sofá, cerca de la calefacción y a salvo del frío polar que reinaba en las calles. Era por eso que estuvo a nada de decirle que no, que debía hacer cualquier cosa que le sirviera de excusa. Pero claro, acababa de darle la enésima negativa con respecto a lo del cambio de instituto, y además seguía habiendo el detalle de la infidelidad, por el que se sentía terriblemente culpable. ¿Que tipo de persona seria si ahora le negaba la cita de mañana por algo tan vanal como el frio?

- ¿Que te parece si te invito a cenar en Breadstix? - si, ya, no era el Ritz ni nada parecido, pero su precaria economia que solo se basaba en las horas en las que ayudaba a su padre en el taller no daba para mucho más. Además el restaurante le daba la oportunidad de salir pero mantenerse lejos de las calles.

Off: No te preocupes, a mi tampoco me salió la gran cosa xD Y con lo de las respuestas, sin prisa. Soy paciente :3



Mathias R. Hudson

Mathias R. Hudson

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Work Can Wait [Mathias]

Mensaje por Kirsten St. James el Sáb Ene 28, 2012 11:15 pm

Entendía a la perfección lo que él le decía, ya que a ella le pasaría lo mismo si se pasaba de un coro a otro. Sencillamente, su currículo para la Universidad no quedaría igual de impresionante sin dos primeros puestos más en los Nacionales. Ella ni de broma se pasaría a McKinley, nunca jamás de los jamases, con sólo pensar que tendría que ver al duende todos los días le daban ganas de vomitar. Sin contar que sería obligación asistir a las clases y romperse la espalda estudiando. ¿Para que estudiar cosas como Historia o Física cuando su futuro estaba en cantar y/o actuar? No le veía ni principio ni final, era como aprender cosas de jardinería y luego ser plomero. Una ironía sin gracia. Aún así, ese era el caso para Kirsten, la morocha se negaba a asumir que probablemente a los demás les sucedía lo mismo. Es decir, ella era consciente de la situación de Mathias, de ahí a que le importase mucho había un gran paso. Kirs sólo quería pasearse con él en los pasillos de Carmel, durante los tiempos libres, durante la hora del almuerzo, durante los ensayos... era, sin duda, un objetivo egoísta con el que ella sólo quería salir mejor parada.

Consideró lo de Breadstix incluso cuando ella ya tenía algo más en mente. Es que el restaurante le daba la oportunidad de alardear indirectamente del chico con el que salía y aprovechar para demostrarle a las chicas de Vocal Adrenaline y a las demás adolescentes que estuviesen ahí presentes lo que era un verdadero trofeo. Sin embargo, optó por proponer lo que había estado rondando en su cabeza -Suena interesante pero tenía pensada otra cosa- se acercó un poco más a él hasta el punto que sus labios casi rozaban su oído -Verás, mis padres se van de la ciudad mañana por la mañana temprano y volverán el fin de semana, y deshacerse de mi hermano es bastante fácil. Ya sabes, si quieres venir a casa por la noche... creo que me entiendes- hablaba con un tono increíblemente seductor, desde luego que compartir otra noche con Mathias más una cama le sonaba bueno en demasía -¿Qué dices?- preguntó parándose ahora de modo que él pudiera verla. Sonrió y parpadeó coquetamente con el objetivo de que no hubiese modo de negarse. Y la verdad era que no sabía que haría si él se negaba ya que nunca se le habían negado a ella, Kirsten St. James, en asuntos como aquel. No es que hubiese estado con miles de tíos pero si con algunos, y cuando se trataba de ella seduciendo nadie le decía que no.



kirsten olivia st.james
GIRLS JUST WANNA HAVE FUN

Kirsten St. James
Admin

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 14/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Work Can Wait [Mathias]

Mensaje por Mathias R. Hudson el Dom Ene 29, 2012 5:02 pm

Cuando Kirsten le dijo que tenía una idea mejor que ir a cenar a Breadstix, Matt se imaginó a si mismo patinando sobre hielo, paseando por algún parque helado o cualquier otra actividad al aire libre que le iba a suponer morirse de frío. Literalmente.
Pero pronto le quedó claro hasta que punto se equivocaba cuando ella le dijo que sus padres no iban a estar en la ciudad y que estaria sola en casa. Una proposición indecente en toda regla susurrada en el oído, que hizo que sus hormonas masculinas decidieron por él.

- Suena interesante. - dijo, imitando su respuesta de hacía apenas unos instantes, pero evidentemente decir que sonaba interesante era quedarse muy pero que muy corto.

A parte de las obvias razones por las que aceptaría, consideraba que la noche con Kirsten podía significar un punto de inflexión en todo el caos que había supuesto su vida sentimental en los últimos días. El que la última chica con la que hubiera compartido cama no fuera su novia desde luego suponía un problema. Si solucionaba aquello tal vez todo volviera a la normalidad.

- ¿A que hora quieres que vaya? Tengo que preparar mi plan B, ya sabes que mi madre es muy tradicional con estas cosas. Mi versión oficial con ella será que me quedo a dormir a casa de Brent para estudiar.

Si, mentía a su madre. Su padre era más comprensivo con aquel tipo de cosas pero no conseguía nunca que Rachel diera su brazo a torcer. Para ella sus hijos debían permanecer puros e inocentes hasta ser mayores, y evidentemente no consideraba a ninguno de los tres lo suficientemente mayor. Por suerte Brent siempre le servía de excusa para aquel tipo de cosas, aún y cuando no lo avisara sabía que su amigo le cubriría las espaldas.

- Y solo para que quede claro, la compañía será muchisimo mejor. - le dijo antes de darle un beso a modo de despedida y empezar a ponerse la chaqueta de nuevo - Deberia irme a terminar con los encargos y tu a rescatar a Scott.



Mathias R. Hudson

Mathias R. Hudson

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Work Can Wait [Mathias]

Mensaje por Kirsten St. James el Lun Ene 30, 2012 10:57 am

Su sonrisa se acrecentó al escuchar que Mathias aceptaba su propuesta. Le dio un poco de gracia que él dijera que usaría a Brent como excusa, otra vez, sin embargo ella era consciente de que la Sra. Hudson era insoportablemente tradicional en algunos aspectos, sobretodo en aquel. Parecía ser que le encantaba todo el rollo de que sus hijos debían ser puros hasta quién-sabe-que-edad cuando era bien sabido que ella había perdido su virginidad de adolescente. Vale, no era bien sabido pero Kirsten lo sabía -Yo diría que a las diez. Podemos saquear la estantería de licores de mi padre, quizás entretenernos un rato con lo que haya en el camino y luego que pase lo que tenga que pasar- respondió imaginándose bajo los primeros efectos de un poco de alcohol. Y es que era tan delgada que con apenas un par de tragos se ponía "contenta" y con dos pares más ya estaba borracha; eso no significaba que no supiese controlarse a la hora de tomar, Jesse le había enseñado cual era su propio límite antes de perder todo pensamiento sensato.

Le ayudó un poco a abrocharse la chaqueta y después ella le dio un beso de despedida a él -Nos vemos- dijo con la sonrisa aún en su rostro. No se fue sin antes coger los dos vasos vacíos y los arrojó en el primer cesto de basura que encontró. En ningún momento se apresuró por llegar tras la barra, como siempre se tomó su tiempo en hacer las cosas. Le indicó a Scott que ella se haría cargo de la caja y retomó el trabajo ni bien estuvo en su puesto. Agilizó un poco la situación aunque no estuviese tomando con rapidez los pedidos. Cuando su chico estuvo a punto de pasar por el umbral de la puerta lo saludó con la mano, y se halló a si misma impaciente y con ganas de que repentinamente fuese martes. Espió la pantalla de su móvil, de acuerdo con el indicador de temperatura que había descargado de la web, hacía más frío que cuando ella había llegado al trabajo. Sólo deseó que a Mathias eso no le afectara mucho -Buentas tardes, ¿que desea?- preguntó al siguiente cliente -¿Le gustaría agregar un muffin por un dólar más?- al parecer a aquel hombre le había resultado tentador acompañar su café con un muffin y aceptó la oferta. Kirsten le cobró y luego le pasó el pedido a Scott.



kirsten olivia st.james
GIRLS JUST WANNA HAVE FUN

Kirsten St. James
Admin

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 14/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Work Can Wait [Mathias]

Mensaje por Kirsten St. James el Lun Ene 30, 2012 12:29 pm



tema cerrado.
------



kirsten olivia st.james
GIRLS JUST WANNA HAVE FUN

Kirsten St. James
Admin

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 14/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Work Can Wait [Mathias]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:55 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.